Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2023). Antonio López de Santa Anna. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/antonio-lopez-de-santa-anna/). Última edición: febrero 2023. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Antonio López de Santa Anna

Militar mexicano que dominó la vida política de su país entre 1823 y 1855.

Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Xalapa, Virreinato de Nueva España, 21 de febrero de 1794.
Fallecimiento Ciudad de México, México, 21 de junio de 1876.
Ocupación Militar y dirigente político, once veces presidente de México entre 1833 y 1855.
Causa de la muerte Diarrea crónica.

¿Quién fue Antonio López de Santa Anna?

Publicidad

Antonio López de Santa Anna fue un militar mexicano que dominó la vida política de su país entre 1823 y 1855. Durante esos treinta y dos años ostentó el poder en reiteradas ocasiones (fue once veces presidente y dos veces gobernador), mientras que en otras digitó desde las sombras los relevos presidenciales.

Pragmático y oportunista, apoyó tanto a liberales y federalistas, como a conservadores y centralistas, sin mostrar ningún escrúpulo por cambiar de partido o ideología.

De actitudes grotescas, es recordado como el general que fue capturado mientras dormía una siesta en su tienda de campaña o como el presidente que organizó un funeral para darle sepultura a la pierna que había perdido en la lucha contra los franceses.

Retrato de Antonio López de Santa Anna.

Retrato de Antonio López de Santa Anna, pintado por Carlos París a mediados del siglo XIX.

Infancia, juventud y formación militar

Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón nació el 21 de febrero de 1794 en la ciudad de Xalapa, en el Virreinato de Nueva España.

Sus padres fueron Manuela Pérez de Lebrón y Antonio López de Santa Anna y Pérez, un notario español de buena posición económica.

Durante su adolescencia su familia se radicó en la ciudad de Veracruz, donde ingresó como cadete en el Ejército Real, pese a la oposición de su padre, que deseaba que estudiara Derecho.

La Independencia de México

En 1810 se desempeñaba como capitán del ejército realista cuando se produjo el Grito de Dolores y se inició la lucha por la Independencia.

Publicidad, continua debajo

Su regimiento fue movilizado para combatir a las tropas de Miguel Hidalgo, pero tras el fusilamiento del sacerdote criollo, fue destinado a Texas, donde se hizo adicto a los juegos de naipes y las riñas de gallo.

Durante toda una década combatió incansablemente las distintas fases del movimiento insurreccional. Pero en 1821, tras el advenimiento del Trienio Liberal en España, adhirió al Plan de Iguala, que permitió proclamar la Independencia de México.

Influencia política

A partir de 1822, cuando emitió el Plan de Veracruz y desconoció a Agustín de Iturbide como emperador, Santa Anna se convirtió en uno de los dirigentes más importantes de su país.

Esa influencia quedó demostrada en 1828, cuando se opuso a la elección de Manuel Gómez Pedraza como sucesor del presidente Guadalupe Victoria y apoyó en cambio a Vicente Guerrero. Su influjo se acrecentó al año siguiente cuando en la Batalla de Tampico consiguió rechazar una expedición española que intentaba restaurar el régimen colonial. La victoria le valió el ascenso a general de división y la aclamación como un héroe nacional.

Ayudó luego a Anastasio Bustamante a derrocar a Guerrero y llegar a la presidencia, para obligarlo a renunciar poco después en favor de Gómez Pedraza, al que se había opuesto cuatro años antes.

Presidencias

En 1833 asumió personalmente la presidencia de la República, iniciando una seguidilla de cuatro mandatos breves y casi consecutivos.

Durante esos mandatos dio un notable viraje ideológico; comenzó gobernando con el apoyo de los federalistas anticlericales y avalando sus reformas liberales. Pero luego se alió con los conservadores católicos, que los instaron a imponer una constitución centralista que suprimió el régimen federal.

Tras la rebelión del Estado de Texas, Santa Anna se puso al frente del ejército y obtuvo una gran victoria en la batalla de El Álamo (1836), pero un mes después sufrió una humillante derrota en la batalla de San Jacinto. Tras ser tomado prisionero y firmar el Tratado de Velasco, fue enviado a Washington, donde el presidente estadounidense Andrew Jackson le exigió que respetase la Independencia de Texas.

A su regreso a Veracruz, su carrera política parecía terminada, ya que había perdido su prestigio militar y el apoyo popular. Pero luego de perder una pierna durante la Guerra de los Pasteles volvió a ser considerado como un héroe nacional.

Aprovechando esa popularidad, Santa Anna asumió otra vez la presidencia durante 1839, para volver al poder en 1841, 1843 y 1844. Pero tras conocerse las negociaciones que concluyeron con la anexión de Texas por los Estados Unidos, se exilió en Cuba.

Al estallar la guerra mexicano-estadounidense, en 1846, fue convocado para dirigir las hostilidades, situación que Santa Anna aprovechó para hacerse una vez más con la presidencia. Pero su incapacidad para frenar los avances estadounidenses derivó en la ocupación de la capital y en la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, por el que México perdió la mitad de su territorio.

Santa Anna partió otra vez al exilio, pero los liberales que lo sucedieron en el poder no lograron estabilizar la situación política y económica. Aprovechó entonces una convocatoria de los conservadores para regresar al país en 1853 e iniciar su último mandato presidencial.

Su gobierno pronto derivo en una dictadura, durante la cual se autoproclamó como presidente vitalicio, se hizo llamar “Alteza Serenísima” e impuso impuestos ridículos, entre ellos a la posesión de puertas, perros y ventanas. También cedió a los Estados Unidos el territorio de La Mesilla, a cambio de unos 10 millones de dólares, que al parecer utilizó en beneficio propio.

Su gobierno llegó a su fin en 1855 cuando los liberales proclamaron el Plan de Ayutla, que consiguió una gran adhesión en todo el país.

Vida privada

En 1825 Santa Anna había contraído matrimonio con Inés García Uscanga, una joven de 14 años que pertenecía a una familia acomodada del Estado de Veracruz. El matrimonio tuvo cuatro hijos (Antonio, Manuel, Guadalupe y María del Carmen), de los cuales 3 alcanzaron la edad adulta.

En 1844, cuarenta días después de la repentina muerte de Inés, se casó con María de los Dolores Tosta Gómez. El casamiento causó gran revuelo entre la sociedad capitalina porque rompió los códigos de la época, que obligaban a los cónyuges sobrevivientes a guardar dos años de luto.

María de los Dolores lo acompañó durante el resto de su vida, sin que la pareja tuviera descendencia.

Retrato de María Dolores de Tosta

Retrato de María Dolores de Tosta, primera dama de México entre 1853 y 1855. Retrato realizado por el pintor mexicano Juan Cordero en 1855.

Muerte

Luego de la Revolución de Ayutla se exilió en Cuba, Colombia y las Islas Vírgenes. En el extranjero perdió toda su influencia y poder político y sus bienes fueron confiscados.

En 1864 ofreció sus servicios militares para luchar contra el Segundo Imperio Mexicano. Pero como Benito Juárez ignoró su ofrecimiento, decidió ponerse a las órdenes del emperador Maximiliano I, quien también desechó su oferta.

En 1874, el presidente Sebastián Lerdo de Tejada autorizó su regreso a la patria. Vivió sus últimos años en la pobreza y olvidado por casi todos. Para aliviar sus pesares, su esposa Dolores solía contratar indigentes para que pasaran a saludarlo y recordar las glorias pasadas.

Murió el 21 de junio de 1876 luego de padecer una diarrea crónica. Sus restos fueron sepultados en el Panteón del Tepeyac, en las afueras de la ciudad capital.

Bibliografía:
  • Fowler, Will. Santa Anna. ¿Héroe o villano? Barcelona, Crítica, 2014.
  • Melgar-Adalid, Mario. La última jugada de Santa Anna. México, Penguin Random House, 2014.
  • Rosas, Alejandro. Mitos de la historia mexicana. De Hidalgo a Zedillo. Madrid, Planeta, 2006.
  • Salado Álvarez, Victoriano. Su Alteza Serenísima. México, Terracota, 2013.
  • Villalpando, José Manuel. Los presidentes de México. Madrid, Planeta, 2001.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2023). Antonio López de Santa Anna. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/antonio-lopez-de-santa-anna/). Última edición: febrero 2023. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!