Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

10 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de la Vuelta de Obligado. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-la-vuelta-de-obligado/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Batalla de la Vuelta de Obligado

Enfrentamiento bélico entre fuerzas de la Confederación Argentina y una escuadra anglo-francesa que pretendía navegar los ríos interiores argentinos.

Tabla de contenidos:

Datos

Fecha 20 de noviembre de 1845.
Lugar Vuelta de Obligado, San Pedro, provincia de Buenos Aires.
Beligerantes Fuerzas de la Confederación Argentina vs. Escuadra anglo-francesa.
Resultado Victoria militar de la escuadra anglo-francesa y firma de tratados de paz.

¿Qué fue?

Publicidad

La batalla de la Vuelta de Obligado fue un enfrentamiento bélico entre las fuerzas de la Confederación Argentina y una escuadra anglo-francesa que pretendía navegar los ríos interiores argentinos.

Tuvo lugar el 20 de noviembre de 1845 sobre las aguas del río Paraná, cerca de la localidad bonaerense de San Pedro y en el marco del bloqueo anglo-francés del Río de la Plata (1845-1850).

Batalla de la Vuelta de Obligado. Pintura realizada por el artista uruguayo Manuel Larravide a principios del siglo XX.

Batalla de la Vuelta de Obligado. Pintura realizada por el artista uruguayo Manuel Larravide a principios del siglo XX.

La batalla lleva este nombre porque se desarrolló en un lugar donde el cauce del río se vuelve más angosto y gira, formando una especie de S que obliga a los buques a disminuir su velocidad.

Para complicar más aún la navegación de los buques extranjeros, las tropas argentinas lideradas por el general Lucio N. Mansilla, colocaron 24 barcazas unidas por 3 grandes cadenas que iban de orilla a orilla. Esto permitió provocar serios daños a las naves europeas desde 4 baterías instaladas sobre las barrancas del río. Sin embargo, la flota invasora forzó el paso y consiguió su propósito de navegar río arriba.

Contexto histórico

En la década de 1840 el Estado nacional argentino no estaba aún constituido. Las 14 provincias que existían en aquel entonces estaban unidas por el Pacto Federal de 1831 y formaban parte de la Confederación Argentina. Esta era una unión laxa en la que no había ni leyes ni autoridades comunes, ya que cada provincia era autónoma y se gobernaba a sí misma.

Juan Manuel de Rosas era gobernador de la provincia de Buenos Aires desde 1835 y, por delegación de todas las provincias, era el encargado de las relaciones exteriores de la Confederación. Rosas había prohibido la navegación de los ríos interiores argentinos a los buques extranjeros, a los cuales quería forzar a anclar en el puerto de Buenos Aires y pagar aranceles a la aduana porteña.

Esta prohibición provocó roces diplomáticos con los gobiernos de la Francia de Luis Felipe y de la Gran Bretaña victoriana, que querían establecer relaciones comerciales con las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes, sin pasar por Buenos Aires ni reconocer la autoridad de Rosas.

Publicidad, continua debajo

Esos roces estaban potenciados por los enfrentamientos entre unitarios y federales. Derrotados en 1831, los unitarios se exiliaron en Montevideo y Santiago de Chile, desde donde instaban a los gobiernos extranjeros a intervenir en el Río de la Plata para derrocar a Rosas.

El primer gran conflicto entre Rosas y las potencias europeas tuvo lugar en 1838, cuando una escuadra francesa bloqueó el puerto de Buenos Aires y ocupó la Isla Martín García. El bloqueo se mantuvo hasta octubre de 1840, cuando se firmó un acuerdo entre los franceses y el gobierno de Rosas.

Tres años después, Rosas decidió intervenir en la guerra civil uruguaya que enfrentaba a los colorados de Fructuoso Rivera con los blancos de Manuel Oribe. Apoyado por Rosas, Oribe sitió la ciudad de Montevideo, generando un conflicto que dificultó las relaciones comerciales en la cuenca del Plata.

A principios de 1845, fuerzas entrerrianas comandadas por un aliado de Rosas, Justo José de Urquiza, invadieron Uruguay y vencieron a las fuerzas de Rivera en India Muerta. Luego de esta batalla, que presagiaba la caída de Montevideo, Rosas recibió un ultimátum de Francia y Gran Bretaña para que retirara sus fuerzas de Uruguay y permitiera la libre navegación de los ríos. Ante la negativa del gobernador porteño, comenzó el bloqueo anglo-francés de 1845.

Desarrollo

Ante el avance de la flota invasora, el general Mansilla decidió fortificar el recodo del río Paraná conocido como «Vuelta de Obligado». Para ello, ordenó colocar 24 barcazas unidas por tres grandes cadenas que iban de costa a costa. También montó 21 cañones sobre las barrancas del río, en las que se situaron unos 2.000 hombres.

La batalla se inició cuando la nave capitana francesa quedó de frente a las baterías defensoras, que abrieron fuego matando a unos treinta hombres y dañando seriamente su arboladura.

Acto seguido, los invasores intentaron acercarse a las cadenas, pero fueron repelidos por el intenso fuego de los defensores. En la media hora siguiente las tropas argentinas dejaron fuera de combate a los bergantines Dolphin y Pandour, y obligaron a retroceder al Comus y al Fulton.

Al promediar las 2 horas desde el inicio de las hostilidades, comenzaron a escasear las municiones entre las fuerzas defensoras. Fue entonces que los atacantes se lanzaron sobre las cadenas y a martillazos sobre un yunque lograron cortarlas.

Para este momento casi todos los cañones de la costa estaban destruidos y sus artilleros muertos, por lo que la flota anglo francesa procedió a desembarcar sus tropas. Dos batallones británicos avanzaron contra la batería del sur. Un grupo de soldados argentinos salió a su encuentro bayoneta en mano, pero retrocedieron al ver caer a Mansilla, que fue herido en el pecho.

El coronel Ramón Rodríguez tomó entonces la iniciativa, cargando contra los invasores y haciéndolos retroceder. Pero tuvo que ceder posiciones tras una contra carga de 500 infantes al mando del almirante francés Théhouart.

Posteriormente intervino la caballería argentina, que por algunos minutos logró equiparar la situación, para dispersarse poco después ante la superioridad de las fuerzas extranjeras.

Reembarcadas las tropas que habían bajado a tierra, ingleses y franceses forzaron el paso y continuaron navegando hasta llegar a Corrientes.

Causas

Entre las causas de la batalla de la Vuelta de Obligado se destacan las siguientes:

  • La decisión de los gobiernos de Francia y Gran Bretaña de establecer relaciones comerciales directas con las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes, sin pasar por el puerto de Buenos Aires ni pagar aranceles aduaneros.
  • El desarrollo de la navegación a vapor que, en el contexto de la Revolución Industrial, permitió a los buques con carga remontar los ríos en contra de la corriente en tiempos relativamente breves.
  • Los pedidos de auxilio de Fructuoso Rivera a Francia y Gran Bretaña para que intervinieran a su favor y se levantara el sitio de Montevideo.
  • Las injerencias del gobierno del Brasil, que era aliado de Rivera y quería impedir que Rosas controlara ambas márgenes del Río de la Plata.
  • Las incitaciones de los unitarios argentinos para que Francia y Gran Bretaña los ayudaran a derrocar a Rosas.
  • La voluntad de Rosas tanto de defender la soberanía argentina como de preservar los intereses porteños con la vigencia de la política de puerto único. Esta disposición pretendía hacer de Buenos Aires un paso obligado de todas las mercaderías que entraran y salieran del país.

Consecuencias

Las principales consecuencias de la batalla de la Vuelta de Obligado fueron las siguientes:

  • Francia y Gran Bretaña obtuvieron una victoria militar que no fue compensada por las ventajas económicas obtenidas, debido al alto costo que demandó la operación y a las escasas ventas de sus productos en Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes.
  • Rosas fortaleció su posición de poder ya que pudo presentarse como un firme defensor de la soberanía argentina frente a los atropellos de las superpotencias de aquel entonces.
  • La resistencia puesta de manifiesto por las fuerzas del gobierno de Rosas, que en 1846 volvieron a bombardear a la flota invasora, ésta vez a la altura de las localidades de Acevedo, San Lorenzo y Quebracho, provocándole serios daños. Esto obligó a los invasores a pactar y a aceptar la soberanía de la Confederación Argentina sobre sus ríos interiores.
  • Durante las décadas de 1960 y 1970, el revisionismo histórico consideró a la batalla de la Vuelta de Obligado como uno de los hitos más importantes en la lucha por el reconocimiento de la soberanía de los nuevos Estados latinoamericanos.
  • En el año 2010 en el marco de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo, el decreto 1584/2010 estableció al 20 de noviembre, aniversario de la batalla de la Vuelta de Obligado, como Día de la Soberanía Nacional argentina.
  • La batalla de la Vuelta de Obligado es recordada en los billetes de 20 pesos argentinos, los cuales en el frente llevan el retrato de Juan Manuel de Rosas y en su reverso una imagen de la batalla de la Vuelta de Obligado.

Protagonistas

Los principales protagonistas de la batalla de la Vuelta de Obligado fueron los siguientes:

  • Samuel Inglefield (1783-1848): militar inglés que luchó durante las guerras napoleónicas y que comandó la flota británica durante la batalla de la Vuelta de Obligado. Ofició luego como comandante naval en China y en las Indias Orientales. Murió luchando en Bombay en 1848.
  • Lucio Norberto Mansilla (1792-1871): militar y político argentino. Participó del cruce de los Andes y luchó en la batalla de Chacabuco. Ocupó luego el cargo de gobernador de Entre Ríos y firmó el Tratado del Cuadrilátero (1822). Posteriormente luchó en la guerra del Brasil y se casó con una hermana de Rosas. En 1854 dirigió las tropas argentinas en la Vuelta de Obligado.
  • Ramón Rodríguez (1792-1866): militar argentino que luchó en la guerra del Brasil y en las guerras civiles argentinas. Con el grado de coronel peleó en la batalla de la Vuelta de Obligado, durante la cual dirigió una de las baterías de artillería que provocó serios daños a las naves francesas y británicas.
  • François Tréhouart de Beaulieu (1798-1873): militar y político francés, que alcanzó el grado de almirante. Comandó la flota francesa durante la batalla de la Vuelta de Obligado, tras la cual fue declarado Gran Oficial de la Legión de Honor. Se destacó luego en las operaciones navales que tuvieron lugar durante la guerra de Crimea. Culminó su carrera como senador del Segundo Imperio francés.
  • Juan Bautista Thorne (1807-1885): militar argentino de origen estadounidense. Luchó durante la guerra del Brasil y en las guerras civiles argentinas. En 1845 Mansilla lo puso al frente de una de las baterías que bombardearon a la flota anglo francesa en la Vuelta de Obligado. En 1846 volvió a enfrentar a los invasores en la batalla de Quebracho, durante la cual resultó herido en un hombro.
Bibliografía:
  • Ansaldi, Waldo. Rosas y su tiempo. Buenos Aires, CEAL. 1984.
  • Halperín Donghi, Tulio. Historia argentina. De la revolución de independencia a la confederación rosista. Buenos Aires, Paidós. 1972.
  • Luna, Félix. Breve historia de los argentinos. Buenos Aires, Planeta. 1993.
  • Romero, José Luis. Breve historia de la Argentina. Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica. 1997.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de la Vuelta de Obligado. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-la-vuelta-de-obligado/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!