Información del artículo

Fecha de publicación

marzo 4, 2022

Última edición

marzo 4, 2022

Tiempo estimado de lectura

10 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2022). Biomas terrestres. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/biomas-terrestres/). Última edición: marzo 2022. Consultado el 28 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Biomas terrestres

Conjuntos de ecosistemas que se agrupan por compartir determinadas características.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

Los biomas terrestres son conjuntos de ecosistemas que se agrupan por compartir determinadas características, como la temperatura, las precipitaciones y la vegetación predominante.

En este tipo de bioma, su nombre hace referencia a la vegetación predominante, como el bosque templado de coníferas o el pastizal y matorral templado.

El primer eslabón de las redes tróficas terrestres está compuesto por las plantas. El desarrollo de las distintas formas de vida vegetal depende principalmente de la temperatura, que disminuye a medida que aumentan la latitud y la altura, y las precipitaciones, cuya distribución depende de los vientos y las grandes cadenas montañosas. La composición de minerales del suelo también es un factor clave en el desarrollo de la flora.

Por lo tanto, se puede decir que la vida sobre la superficie terrestre está determinada por factores físicos. El concepto de bioma demuestra que en aquellos lugares de la Tierra donde hay un mismo clima, los organismos también son muy similares, aunque no estén genéticamente relacionados.

Características

Los biomas terrestres se caracterizan por:

  • Su posición geográfica, más precisamente, su latitud y altitud;
  • Su temperatura, que depende de la posición geográfica;
  • Sus precipitaciones, tanto en forma de agua como de nieve;
  • Su vegetación predominante, que depende de las anteriores características físicas;
  • Su fauna predominante, que es un resultado de las características físicas y la flora.

Todas estas características permiten agrupar los múltiples ecosistemas que hay en todo el mundo en un número reducido de biomas terrestres.

Tipos

Existen diferentes criterios de clasificación que determinan una mayor o menor cantidad de biomas terrestres. Esto se debe a la cantidad de características tenidas en cuenta y al nivel de detalle con el que se clasifican los biomas. Por ejemplo, en algunas clasificaciones se tienen en cuenta características del suelo y en otras no, o algunas consideran un mayor número de tipos vegetales que otras.

Publicidad, continua debajo

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), se identifican 14 biomas terrestres.

Bosque húmedo tropical y subtropical de frondosas

Este bioma también recibe el nombre de selva lluviosa, pluvisilva o bosque lluvioso, entre otros. Su clima es principalmente tropical, con temperaturas que rondan los 20°C a 25°C y precipitaciones que superan los 2500 mm anuales y se distribuyen a lo largo de todo el año.

Se caracteriza por presentar una vegetación densa y con muchos estratos. Predominan las plantas perennifolias y de hoja ancha, lo cual les permite captar la luz solar de manera más eficiente en un ambiente con tanta competencia por este recurso.

La pluvisilva se localiza alrededor del ecuador, más precisamente en Centroamérica, el norte de Sudamérica, el centro de África y el sudeste de Asia. También encontramos este bioma en las costas que reciben vientos alisios, como ocurre en amplios sectores de las costas este de África y América del Sur.

Bosque seco tropical y subtropical de hoja ancha

Este bioma también recibe el nombre de bosque xerófilo, selva caducifolia o hiemisilva, entre otros. Su clima es cálido durante todo el año, con temperaturas que rondan los 25°C y 30°C, y con precipitaciones que van de los 300 a los 1500 mm anuales y se concentran en verano.

Predominan los árboles caducifolios que pierden sus hojas durante la estación seca. Esto permite la llegada de luz a los estratos más bajos, lo que permite el desarrollo de un denso sotobosque.

La hiemisilva suele encontrarse como una transición entre las selvas lluviosas y los biomas más áridos, como desiertos y sabanas. Por ejemplo, en el centro de Sudamérica, en la costa del Pacífico de Ecuador, Perú y México, y en gran parte de la India.

Bosque templado de frondosas y mixto

Este bioma incluye a los bosques caducifolios, las selvas templadas y los bosques mixtos en los que conviven árboles caducifolios y perennifolios. Su clima es templado con veranos cálidos y húmedos e inviernos fríos. Las precipitaciones van desde los 700 a los 1500 mm anuales y su estacionalidad es variada: en algunas regiones se distribuyen a lo largo de todo el año y en otras se concentran en invierno o verano.

Los bosques agrupados en este bioma varían mucho con la estacionalidad de las precipitaciones y la humedad del clima. En algunos predominan los árboles caducifolios de hojas anchas, como el roble, el arce y la haya, que pierden sus hojas en el invierno. En otros predominan los árboles perennifolios y los musgos.

El bosque templado de frondosas y mixto ocupa latitudes medias y, por lo tanto, está expuesto a masas de aire frío y cálido. Particularmente se localiza en gran parte de Europa, en el este de Norteamérica, Asia y Oceanía, y en el sudoeste de Sudamérica.

Bosque boreal o taiga

Este bioma se caracteriza por presentar un clima con estaciones bien marcadas: inviernos fríos y secos, con temperaturas que llegan a los -40 °C, y veranos cálidos y húmedos con temperaturas que alcanzan los 20 °C. Por su parte, las precipitaciones rondan los 500 mm anuales.

Predominan las coníferas, como los pinos, los alerces y los abetos. Gracias a sus hojas aciculares, son capaces de sobrevivir a las heladas y perder poca agua frente a las duras condiciones invernales. La taiga se localiza solo en el hemisferio norte, por debajo de la tundra, por lo que ocupa gran parte de Norteamérica, Europa y Asia.

Bosque subtropical y bosque templado de coníferas

Estos biomas se asemejan por su vegetación predominante, las coníferas, que en algunos casos pueden combinarse con frondosas. Suelen desarrollarse en zonas altas, con climas templados a fríos y precipitaciones intermedias a escasas.

Por lo general, estos bosques están acompañados de un sotobosque denso compuesto por helechos, arbustos y árboles pequeños. Por lo que puede decirse que la vegetación está distribuida en dos estratos.

Ambos biomas se localizan principalmente en el hemisferio norte, por ejemplo en la costa oeste de Norteamérica, el Himalaya y el Cáucaso, con excepción del sudoeste de Sudamérica, Nueva Zelanda y Tasmania.

Bosque y matorral mediterráneo

Este bioma también recibe el nombre de durisilva y se desarrolla en regiones de clima mediterráneo, con inviernos templados, veranos secos y primaveras muy lluviosas.

Predominan especies vegetales esclerófilas y xerófilas que están adaptadas a sobrevivir la aridez del verano, como la encina.

El bosque y matorral mediterráneo se localiza principalmente alrededor del mar Mediterráneo, es decir, al sur de Europa y norte de África. También puede encontrarse al sur de Australia, en California y en una porción de Chile.

Tundra

La tundra presenta un clima muy frío y seco. El rango de temperaturas va de los -40 °C a los 18 °C y las precipitaciones son de 150 a 125 mm anuales, las cuales se concentran en el verano.

Se caracteriza por tener el suelo permanentemente congelado, denominado permafrost, que durante el verano da lugar a un suelo muy húmedo y pantanoso. Esto no permite el crecimiento de muchos árboles, por lo que predominan los líquenes, los musgos, los pastos y los arbustos.

La tundra se localiza al sur del Ártico, más precisamente en Alaska, el norte de Canadá y Rusia, el sur de Groenlandia y parte de los países nórdicos. También es posible encontrar este bioma en la cumbre de las montañas.

Sabana y matorral tropical y subtropical

Este bioma se caracteriza por tener un clima tropical seco, con temperaturas que rondan los 25 °C y una temporada seca prolongada.

Predomina el estrato herbáceo que es continuo y está formado por pastos altos. Suelen haber pocos árboles y de copa pequeña, por lo que el estrato arbóreo es pobre.

La sabana y el matorral tropical y subtropical se localizan principalmente en el hemisferio sur, en la zona de transición entre las selvas y los desiertos. Más específicamente en el norte de Australia, el centro y sur de África y parte de Brasil.

Sabana inundada

Este bioma presenta un clima cálido y húmedo, siendo la característica distintiva que el terreno se mantiene inundado todo el año o en alguna estación. Esto permite el desarrollo de pantanos herbáceos y suelos muy ricos en nutrientes.

La sabana inundada se localiza solo en América, Asia y África, por ejemplo en el Pantanal de Sudamérica, en los Everglades de la costa este de Norteamérica y en los dambos del centro-este de África.

Pastizal y matorral templado

Este bioma se caracteriza por presentar un clima templado a frío, con precipitaciones variables y una marcada estacionalidad. En aquellos lugares más áridos, se desarrollan estepas en las que predominan los arbustos. Mientras que en las regiones donde las precipitaciones superan los 600 mm anuales, se desarrollan praderas en las que predominan las hierbas. En la mayoría de los casos, la riqueza de estos suelos ha favorecido la extensión de los cultivos de cereales y oleaginosas y el desplazamiento de los pastizales.

El pastizal y matorral templado se localiza en las regiones centrales de los continentes. Particularmente, se reconocen cinco grandes áreas en el planeta: las Grandes Llanuras de Norteamérica, la pampa de Sudamérica, los veld de Sudáfrica, las estepas de Asia y las sabanas del sur de Australia.

Pradera y matorral de montaña

Este bioma se caracteriza por encontrarse en las alturas, por encima de la línea de los árboles, donde el clima es frío. En las zonas más altas predominan las praderas de hierbas, mientras que entre estas y la línea de los árboles (que se encuentran a menor altitud) predominan los arbustos. Dado que estas praderas o matorrales están separados entre sí por zonas de menor altitud y con características climáticas diferentes, evolucionan de manera independiente como si fuesen islas.

La pradera y el matorral de montaña se localizan principalmente en la Cordillera de los Andes y en los Alpes.

Desierto y matorral xerófilo

Este bioma se caracteriza por tener un clima árido, que puede ser cálido o frío. Por consiguiente, la vegetación está adaptada a la escasez de agua: hojas con forma de espinas, troncos engrosados que almacenan agua y raíces profundas, entre otras características. Entre la vegetación xerófila se encuentran las cactáceas y las bromeliáceas. En particular, en los semidesiertos también pueden desarrollarse árboles caducifolios y arbustos adaptados a la aridez.

El desierto y matorral xerófilo se localiza en gran parte de Australia, de África (por ejemplos los desiertos de Sahara y Kalahari) y del Cercano Oriente, en el centro-oeste de Norteamérica (por ejemplo los desiertos de Sonora y de Baja California) y en parte de Sudamérica.

Manglar

Este bioma presenta un clima tropical y se caracteriza por el desarrollo del mangle, un tipo de árbol que crece en las zonas intermareales. El mangle está adaptado a la inundación y la salinidad del agua y el suelo.

El manglar se localiza en estuarios y zonas costeras de América, África, Asia y Oceanía.

Bibliografía:
  • Curtis, H. et al. Biología. (7a ed.) Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana. 2008.
  • Olson, D. M., Dinerstein, E. The Global 200: Priority ecoregions for global conservation. Annals of the Missouri Botanical Garden 89(2):199-224. 2002.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2022). Biomas terrestres. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/biomas-terrestres/). Última edición: marzo 2022. Consultado el 28 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!