Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Diana Frederick (2018). Deflación. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/deflacion/). Última edición: septiembre 2018. Consultado el 26 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Deflación

Caída o descenso generalizado y amplio de los precios de los bienes y servicios.

7m
·
Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

La deflación es la caída o descenso generalizado y amplio de los precios de los bienes y servicios en una economía.

La deflación suele producirse cuando disminuye la demanda de mercado y aumenta la oferta, por lo tanto, los productores se ven obligados a bajar los precios para ajustarse a la nueva demanda.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) establece que para determinar la deflación, esta debe presentarse como mínimo en un período de 2 semestres.

Características

La deflación presenta las siguientes características principales:

  • Se produce cuando la oferta de bienes y servicios es mayor que su demanda.
  • Debido a la baja de precios, las ganancias de las empresas se ven directamente afectadas.
  • Puede producir desempleo y recesión económica.
  • Priva a los bancos de la capacidad de proporcionar préstamos.
  • Comprende 3 tipos de deflación: histórica, correctiva e inflacionaria.

Causas

Las principales causas que generan una la deflación son las siguientes:

  • Disminución de la demanda: una caída significativa en la demanda de bienes y servicios puede llevar a una disminución generalizada de los precios. Esto puede ocurrir durante períodos de recesión económica, cuando los consumidores reducen sus gastos debido a la incertidumbre financiera, la pérdida de empleo u otras preocupaciones económicas.
  • Sobreoferta de bienes y servicios: cuando la oferta de bienes y servicios supera la demanda en el mercado, los productores pueden reducir los precios para intentar vender su exceso de inventario. Esta situación de sobreoferta contribuye a la deflación, ya que los precios tienden a disminuir en respuesta a la falta de equilibrio entre la oferta y la demanda.
  • Reducción de los costos de producción: si las empresas logran reducir significativamente sus costos de producción, ya sea a través de mejoras tecnológicas, eficiencias operativas o menores costos de materias primas, pueden optar por reducir los precios de sus productos. Aunque esto puede ser beneficioso para los consumidores, si la tendencia se generaliza, puede conducir a la deflación.
  • Caída de los precios de los activos: la deflación también puede ser desencadenada por una disminución en los precios de los activos, como bienes raíces o acciones. Cuando los activos pierden valor, la riqueza de los hogares disminuye, lo que puede resultar en una reducción del gasto y la inversión, contribuyendo a la deflación.
  • Deuda insostenible: la carga de la deuda puede ser un factor importante. En un entorno deflacionario, el valor real de la deuda aumenta, ya que los precios generales están disminuyendo. Esto puede llevar a una disminución en el gasto y la inversión, ya que las empresas y los individuos luchan por hacer frente a sus obligaciones financieras.
  • Política monetaria restrictiva: las decisiones de los bancos centrales para mantener tasas de interés elevadas o para restringir la oferta de dinero pueden contribuir a la deflación. Una política monetaria restrictiva puede desincentivar el gasto y la inversión, ya que los costos de endeudamiento son altos y la disponibilidad de crédito es limitada.

Consecuencias e impacto

Las principales consecuencias generas por la deflación son las siguientes:

  • Caída en el consumo: los consumidores pueden postergar las compras esperando precios más bajos en el futuro, lo que conduce a una disminución en la demanda de bienes y servicios.
  • Impacto en la inversión: las empresas pueden reducir la inversión en nuevos proyectos y expansión debido a la perspectiva de menores ganancias en el futuro.
  • Aumento del desempleo: la reducción en la producción y la inversión puede llevar a una disminución en la demanda de trabajo, lo que resulta en mayores tasas de desempleo.
  • Deuda más costosa: la deflación puede aumentar el valor real de la deuda, ya que los precios disminuyen mientras que los niveles de deuda permanecen constantes. Esto puede hacer que el servicio de la deuda sea más oneroso para los prestatarios.
  • Problemas en el sector financiero: las instituciones financieras pueden enfrentar dificultades, ya que la disminución de los precios de los activos afecta sus balances y puede resultar en pérdidas para aquellos que tienen inversiones en activos devaluados.
  • Impacto en deudores e inversionistas: aquellos que tienen deudas fijas pueden experimentar una carga de deuda más pesada en términos reales. Además, los inversionistas pueden ver disminuir el valor de sus activos financieros.
  • Desincentivo a la gente: la expectativa de que los precios seguirán disminuyendo puede desincentivar el gasto, ya que los consumidores pueden posponer sus compras en anticipación de precios más bajos en el futuro.

Tipos

Los principales tipos de deflación son:

Publicidad, continua debajo
  • Deflación histórica: se produce lentamente y es causada por el aumento de la producción per cápita. Suele darse en países como Suiza, donde el valor de la moneda perdura por mucho tiempo y la producción aumenta continuamente.
  • Deflación correctiva: Cuando los precios en la economía regresan a su valor anterior, es decir, a los establecidos antes de la inflación, esta puede ser accionada aumentando bruscamente los precios o aumentando los intereses. Se produce después de una expansión monetaria.
  • Deflación recesiva: es una reducción general de los precios, ocurre de manera intencionada cuando los bancos centrales quieren retirar un porcentaje del dinero circulante mediante la elevación de tipos de interés.
  • Deflación inflacionaria: se produce cuando luego de experimentar una burbuja monetaria masiva, los precios tratan de regresar al momento inicial, es decir, a los precios establecidos antes de la inflación. Sin embargo, el Banco Central tiende a imposibilitar esto.

Medidas contra la deflación

A continuación, se exponen algunas medidas para combatir la deflación:

  • Política Monetaria expansiva: los bancos centrales pueden reducir las tasas de interés para hacer que el crédito sea más accesible y alentar el gasto y la inversión. Además, pueden llevar a cabo políticas de flexibilización cuantitativa, que implica la compra masiva de activos financieros para aumentar la oferta de dinero y reducir las tasas de interés a largo plazo.
  • Estímulo fiscal: los gobiernos pueden implementar políticas fiscales expansivas, como aumentar el gasto público o reducir los impuestos, para estimular la demanda agregada y fomentar el crecimiento económico.
  • Intervención cambiaria: en algunos casos, los países pueden intervenir en los mercados de divisas para debilitar su propia moneda, lo que puede hacer que las exportaciones sean más competitivas y estimular la demanda externa.
  • Expectativas inflacionarias: las autoridades pueden comunicar claramente su compromiso de evitar la deflación y mantener la estabilidad de precios. La gestión de las expectativas puede ser crucial para influir en el comportamiento de consumidores y empresas.
  • Reformas estructurales: implementar reformas económicas estructurales que mejoren la productividad y la eficiencia del mercado puede contribuir a un crecimiento sostenible y mitigar los riesgos de deflación.

Ejemplos históricos

Algunos ejemplos de deflación incluyen:

  • La Gran Depresión de la década de 1930, que fue causada en parte por una deflación severa debido a una combinación de factores, como la contracción del crédito, el colapso de la confianza en el sistema bancario y la caída de la demanda agregada.
  • Japón experimentó una deflación durante la década de 1990 y principios de 2000 debido a una combinación de factores, incluyendo una baja tasa de crecimiento económico, un alto endeudamiento y una política monetaria acomodaticia.
  • La crisis financiera global de 2008 también llevó a una deflación en varios países, debido a una caída en la demanda agregada y un aumento en el desempleo.
Bibliografía:
  • Alessandro Vercelli. Inflación y deflación (Primera edición). Okios-tau. 1988.
  • Philipp Bagus. Defendiendo la deflación (Primera edición). Editorial Innisfree. 2020.
  • A. L Antonaya, A. Premchand. Aspectos del presupuesto público (Primera edición). International Monetary Fund. 1988.
  • John Maynard Keynes. Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. (Primera edición). Fondo de Cultura Económica USA. 2006.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Contadora pública (CECAR - Corporación Universitaria del Caribe). Especialista en gestión pública (UNAD Colombia). Diplomado en normas contables (Universidad de Colombia). Escritora y redactora con 20 años de experiencia en lectura crítica.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Diana Frederick (2018). Deflación. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/deflacion/). Última edición: septiembre 2018. Consultado el 26 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!