Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Adrián Giorgio (2021). Interjección. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/interjeccion/). Última edición: diciembre 2021. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Interjección

Palabras invariables con las que se forman frases exclamativas.

6m
·
Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

Las interjecciones son palabras invariables, con las que se forman frases exclamativas. Manifiestan emociones, sentimientos, impresiones súbitas o realizan actos de habla apelativos. En este sentido, se emplean para apelar al receptor, como fórmula de saludo.

Las interjecciones pueden formarse por una palabra tónica o un grupo de palabras que construyen enunciados exclamativos, por lo tanto, la entonación también será exclamativa. Por ejemplo: ¡Oh! ¡Hola!

Características

Las interjecciones tienen las siguientes características principales:

  • Son palabras invariables, es decir, no tienen afijos flexivos con información gramatical.
  • Son un tipo de oración independiente con un significado completo en sí mismo.
  • No cumplen ninguna función sintáctica dentro de las oraciones.
  • Pueden considerarse una clase de palabras, aunque no tengan función sintáctica.
  • Se escriben siempre dentro de signos de admiración, o en algunos casos de interrogación.
  • Algunas interjecciones no tienen vocales, pero se pueden pronunciar. Por ejemplo: ¡shhh!, ¡pfff!
  • Se utilizan en medios gráficos como animaciones, historietas y cómics.
  • Reproducen sonidos de la realidad.
  • Es posible que haya dos o más interjecciones juntas.
  • Expresan un sentimiento del hablante.
  • Apelan al interlocutor por medio de saludos o fórmulas de cortesía.

Tipos

Las interjecciones se pueden dividir en dos tipos según el origen y la forma.

El origen

Desde una mirada gramatical, las interjecciones se pueden dividir según el origen.  Se pueden encontrar dos grandes grupos:

  • Interjecciones propias: son las palabras que aparecen entre signos de admiración, son interjecciones exclamativas. También pueden estar entre signos de interrogación. Por ejemplo: ¡Ay!, ¡uf!, ¡eh!, ¡oh!, ¿eh?
  • Interjecciones impropias: son palabras que en origen no eran interjecciones, sino sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, grupo nominal o frases, pero se utilizan como interjecciones. No son interjecciones idiomáticas puras. Por ejemplo: ¡Cuidado! ¡Demonios! (sustantivos). ¡Genial! ¡Bueno! (adjetivos). ¡Vamos! ¡Andá! (verbos), ¡Pronto! ¡Bien! (adverbios). ¡Santo Dios! ¡Ahí va! (grupos nominales y frases).

La forma

Por su forma las interjecciones tienen cinco subgrupos:

  • Interjección imitativa: estas interjecciones se formaron como onomatopeya, es decir con la finalidad de imitar ruidos de la realidad. Por ejemplo: ¡Pum!, ¡Miau!, ¡Guau!, ¡Plaf!
  • Interjección expresiva: son un grupo de interjecciones que trata de reflejar una emoción o sensación del emisor, en vez de un sonido de la realidad o un hecho. Se las utiliza únicamente con la función emotiva o expresiva del lenguaje. Por ejemplo: ¡Ah! (¡alegría!), ¡Uf! (¡cansancio, hastío!)
  • Interjección apelativa: son un tipo de interjección que se utiliza para comenzar la conversación o comunicación. Es la manera para establecer el contacto con el receptor antes de emitir el mensaje. También se las puede usar para intervenir en la voluntad del destinatario. Por ejemplo: ¡Chist!, acércate por el costado del teatro. ¡Eu! Te estoy hablando.
  • interjecciones formularias: son las interjecciones que se pueden utilizar para iniciar o finalizar la comunicación. Son funcionales en los actos sociales del saludo o despedida. Por ejemplo: ¡Hola!, ¡Hasta luego!, ¡Chau!
  • Interjecciones por traslación: son palabras tónicas o grupos de palabras que se usan de manera aislada. No son específicamente interjecciones, pero al ser utilizados con una entonación específica (exclamativa) y de forma aislada, funcionan como interjecciones. Por ejemplo: ¡Cuidado!, ¡Mentira!, ¡Lástima!

Otras clasificaciones de la interjección

Algunos gramáticos hacen una clasificación diferente de las interjecciones. Por ejemplo, José Martínez de Sousa, Manuel Seco y Leonardo Gómez Torrego hacen una mezcla de las dos clasificaciones expuestas.

Publicidad, continua debajo

Plantean un criterio mixto según sus funciones comunicativas y por su morfología o estructura:

  • Imitativas.
  • Expresivas.
  • Apelativas.
  • Por traslación.

La nueva gramática

La nueva gramática básica de la lengua española (2011) divide las interjecciones por su significado semántico. Reconoce interjecciones apelativas o directivas e interjecciones expresivas o sintomáticas:

  • Apelativas o directivas: se dirigen al interlocutor con la intención de provocar una reacción emocional o movilizar la acción. Dentro de este grupo se encuentran las que poseen una función social como el saludo, el brindis o la despedida. Y otras buscan una reacción dirigida a los animales. Por ejemplo: ¡Adiós!, ¡Gracias! ¡Ojo! ¡Chin chin!, ¡Arre!
  • Expresivas o sintomáticas: están dirigidas al receptor y buscan manifestar emociones, sentimientos y estados de ánimo. Por ejemplo ¡Ay!, ¡Ojalá!

Ejemplos

Ejemplos de interjecciones propias

Algunos ejemplos de interjecciones propias son:

  • ¡ah!: expresa asombro, comprensión, sorpresa o placer.
  • ¡arre!: para azuzar a un caballo. En el español rioplatense se usa para representar ironía.
  • ¡aúpa! o ¡upa!: anima a levantarse. La usan los niños para que los levanten en brazos.
  • ¡bah!: expresa desprecio, desinterés.
  • ¡chao!: es un saludo coloquial, adiós o hasta luego.
  • ¡eh!: expresa rechazo, desaprobación, o sorpresa.
  • ¿eh?: expresa duda, se usa en la conversación para consultar si se ha comprendido lo dicho.
  • ¡epa!: funciona como advertencia. En América Latina también se usa para llamar la atención. En Venezuela es común como saludo informal entre hombres.
  • ¡hola!: saludo, bienvenida.
  • ¡huy! o ¡uy!: expresa asombro, sorpresa por algo insólito. Se puede escribir con o sin hache, según la RAE.
  • ¡oh!: se utiliza para expresar asombro, admiración.

Ejemplos de interjecciones impropias

Algunos ejemplos de interjecciones impropias creadas a partir de otras palabras son:

  • De sustantivos o sintagmas nominales: ¡Cielos! ¡Virgen santa! ¡Dios! ¡Diablos!
  • De verbos: ¡Vamos! ¡Venga!
  • De adverbios: ¡Tarde! ¡adelante! ¡fuera!
  • De adjetivos: ¡Bravo! ¡Excelente!

Oraciones con interjecciones

Algunas oraciones que hacen uso de interjecciones pueden ser:

  • ¡Epa!, casi te caés.
  • ¡Ah! Por fin entiendo esa historia.
  • ¡Uy! ¡Qué susto nos dimos!
  • ¡Guau! Es maravilloso.
  • Si pudiera volver al mar en el verano, ¡ah! qué lindo sería.
  • ¡Chao! Nos vemos pronto.
  • Todos me dicen que hacer, pero ¡uy!, no les diga algo yo porque se enojan.
  • ¡Shhh!, necesito que hagan silencio de una vez.
  • ¡Psss! ¡hey! ¿Me escuchás?
Bibliografía:
  • Avendaño, F. C., y otros; Lengua y literatura 1. Prácticas del lenguaje. Editorial Santillana. 2012.
  • Antico, D., y otros. Activados 3. Prácticas del lenguaje. Editorial Puerto de palos. 2014.
  • Brito Barrote, M. (Ed.). Lengua y Literatura II. Convergente. Editorial Edelvives. 2018.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciado en Letras Modernas y Técnico en Corrección Literaria (Universidad Nacional de Córdoba, Argentina).

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Adrián Giorgio (2021). Interjección. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/interjeccion/). Última edición: diciembre 2021. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!