Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

8 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2018). Tasa de interés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/tasa-de-interes/). Última edición: octubre 2018. Consultado el 27 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Tasa de interés

Costo del dinero, expresado como un porcentaje, que se aplica a una suma de dinero prestada o invertida durante un período de tiempo determinado.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

La tasa de interés es el costo del dinero, expresado como un porcentaje, que se aplica a una suma de dinero prestada o invertida durante un período de tiempo determinado. Es un indicador clave en el ámbito financiero y económico, ya que afecta tanto a los prestamistas como a los prestatarios.

Las tasas de interés son determinadas por diversos factores, incluyendo las políticas económicas, la inflación, la oferta y la demanda de dinero, y el riesgo asociado con el préstamo o la inversión. Los bancos centrales suelen influir en las tasas de interés a corto plazo mediante la fijación de tasas de interés de referencia para controlar la inflación y fomentar el crecimiento económico.

Tipos y clasificación

La tasa de interés puede clasificarse en los siguientes tipos:

  • Nominal: la tasa de interés nominal es el porcentaje que se especifica en un contrato o acuerdo financiero. Representa el costo del dinero sin tener en cuenta el efecto de la inflación. Es la tasa anunciada y acordada entre las partes involucradas. Por ejemplo, una tarjeta de crédito puede tener una tasa de interés nominal del 15% anual, pero este valor no considera el impacto de la inflación o la variación en el poder adquisitivo.
  • Real: la tasa de interés real ajusta la tasa nominal teniendo en cuenta la tasa de inflación. Es una medida más precisa del costo real del dinero o del rendimiento de una inversión. Se calcula restando la tasa de inflación de la tasa de interés nominal. Por ejemplo, si la tasa de interés nominal es del 8% y la tasa de inflación es del 2%, la tasa de interés real sería del 6%. Esta ajuste refleja la verdadera ganancia o pérdida de poder adquisitivo.
  • Fijas: en un préstamo con tasa de interés fija, el porcentaje de interés permanece constante a lo largo del plazo del préstamo. Esto brinda estabilidad al prestatario, ya que los pagos mensuales son predecibles y no se ven afectados por las fluctuaciones del mercado financiero.
  • Variables: contrariamente, las tasas de interés variables fluctúan según cambios en las tasas de interés de referencia del mercado. Estos cambios pueden afectar el costo del préstamo, lo que añade un nivel de incertidumbre para el prestatario. Sin embargo, en algunos casos, las tasas variables pueden resultar más beneficiosas si disminuyen con el tiempo.
  • Compuestas: las tasas de interés compuestas se aplican sobre el capital inicial y los intereses acumulados. Es decir, los intereses generados en cada periodo se suman al capital, y la tasa de interés se aplica al monto total en el siguiente periodo. Este método resulta en un crecimiento exponencial de la deuda o el rendimiento de la inversión con el tiempo.
  • Simple: en contraste, las tasas de interés simple se calculan únicamente sobre el capital inicial. Los intereses generados no se suman al principal, lo que lleva a un crecimiento lineal de la deuda o el rendimiento.

Factores que la influyen

La tasa de interés es influenciada por diversos factores económicos y financieros. Estos factores afectan la oferta y la demanda de dinero en el mercado y, en última instancia, determinan el costo del dinero. Aquí se describen algunos de los factores más relevantes que afectan la tasa de interés:

  • Política monetaria: las decisiones de política monetaria tomadas por el banco central de un país son cruciales. Por ejemplo, si el banco central decide aumentar las tasas de interés de referencia, esto puede conducir a un aumento generalizado en las tasas de interés en la economía.
  • Inflación: la tasa de inflación tiene un impacto directo en la tasa de interés real. Si la inflación es alta, puede erosionar el poder adquisitivo de la moneda, lo que lleva a tasas de interés más altas para compensar esa pérdida de valor.
  • Oferta y demanda de dinero: la cantidad de dinero en circulación en la economía influye en las tasas de interés. Si hay una gran oferta de dinero y una demanda relativamente baja, las tasas pueden tender a ser más bajas, y viceversa.
  • Perspectivas económicas: las expectativas sobre el crecimiento económico futuro también afectan las tasas de interés. En una economía en crecimiento, es más probable que las tasas de interés aumenten para controlar la inflación. En tiempos de recesión, las tasas pueden bajar para estimular la inversión y el gasto.
  • Tasas de interés de mercado: las tasas de interés de mercado, determinadas por la oferta y la demanda en los mercados financieros, también influyen en las tasas de interés. Si las tasas de mercado son altas, es probable que las tasas de interés en general sean más altas.
  • Tipo de préstamo o inversión: el propósito del préstamo o la inversión también puede afectar la tasa de interés. Por ejemplo, las tasas de interés para préstamos hipotecarios pueden ser diferentes de las tasas para préstamos estudiantiles o tarjetas de crédito.
  • Expectativas del mercado: las expectativas y percepciones del mercado también influyen en las tasas de interés. Si los participantes del mercado anticipan cambios en la política económica o en las condiciones financieras, esto puede afectar las tasas de interés.
  • Tasas internacionales: las tasas de interés en otros países también pueden tener un impacto, especialmente en un mundo globalizado. Los flujos de capital entre países pueden estar influenciados por las diferencias en las tasas de interés.
  • Regulaciones gubernamentales: las regulaciones gubernamentales, como límites a las tasas de interés o medidas para fomentar la competencia en el sector financiero, también pueden afectar las tasas de interés.

Impacto en la economía

Las tasas de interés desempeñan un papel fundamental en la economía, influyendo en la toma de decisiones financieras de diversos actores, desde individuos hasta grandes corporaciones y gobiernos. Cuando las tasas aumentan, los costos de endeudamiento también lo hacen, lo que desalienta el gasto y la inversión. Este fenómeno puede llevar a una disminución en la actividad económica, afectando negativamente el consumo y la inversión empresarial.

Por otro lado, tasas de interés más bajas tienen el potencial de estimular la economía. Al hacer que sea más atractivo pedir prestado, las tasas bajas pueden impulsar el gasto y la inversión, fomentando el crecimiento económico. Sin embargo, este estímulo también puede llevar a un aumento en la deuda, lo que presenta sus propios riesgos.

Las tasas de interés también juegan un papel clave en los mercados financieros. Impactan en el rendimiento de activos como bonos y acciones, afectando a los inversores y a la asignación de capital. Además, las decisiones de los bancos centrales para ajustar las tasas como parte de la política monetaria tienen efectos directos en el control de la inflación y el empleo.

Ejemplos

A continuación se proponen algunos ejemplos de situaciones que conllevan una tasa de interés:

  • Tasa de interés hipotecaria: supongamos que una institución financiera ofrece una tasa de interés del 4.5% anual para un préstamo hipotecario a 30 años. Esto significa que el prestatario pagaría un 4.5% adicional sobre el monto del préstamo cada año hasta que se pague por completo.
  • Tasa de interés de tarjeta de crédito: una tarjeta de crédito puede tener una tasa de interés del 18% anual. Si un titular de tarjeta tiene un saldo de $1,000 y no paga el total al final del mes, se le aplicará un interés del 18%, lo que resultaría en $180 adicionales al año si el saldo no se reduce.
  • Tasa de interés de préstamo estudiantil: un préstamo estudiantil podría tener una tasa de interés del 6% anual. Esto se aplicaría al saldo del préstamo durante el período de reembolso. Por ejemplo, en un préstamo de $10,000, el prestatario pagaría un 6% de interés adicional cada año.
  • Tasa de interés de cuenta de ahorro: un banco podría ofrecer una tasa de interés del 1.5% anual en una cuenta de ahorros. Esto significa que el saldo de la cuenta aumentaría en un 1.5% cada año debido al interés generado.
  • Tasa de interés de préstamo de auto: una institución financiera puede establecer una tasa de interés del 5% anual para un préstamo de auto a cinco años. El prestatario pagaría un 5% adicional sobre el monto del préstamo cada año hasta que se complete el pago.
Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2018). Tasa de interés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/tasa-de-interes/). Última edición: octubre 2018. Consultado el 27 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!