Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2020). Celtas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/celtas/). Última edición: agosto 2020. Consultado el 21 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Celtas

Grupo de sociedades con una lengua de origen común que se distribuyó por Europa, aproximadamente desde el 1200 a. C.

Tabla de contenidos:

Datos

Fecha Desde el 1200 a. C. al 43 d. C.
Ubicación Europa.
Forma de gobierno Tribus independientes.
Religión Politeísmo.
Economía Agricultura, ganadería y comercio.

¿Quiénes eran los celtas?

Publicidad

El término celta hace referencia a un grupo de sociedades con una lengua de origen común que se distribuyó por Europa desde el 1200 a. C. aproximadamente.

Los celtas se extendieron por casi toda Europa hasta que fueron sometidos primero por los romanos y luego por los pueblos germánicos (visigodos, francos, burgundios, vándalos, etc.) hasta que prácticamente desaparecieron como comunidades. Sin embargo, tanto su lengua como muchos de sus rasgos culturales han perdurado hasta la actualidad.

Los pueblos celtas nunca formaron una confederación o un Estado, sino que solo tenían su lengua en común y ciertas costumbres y tradiciones.

El nombre «celta» proviene de la denominación que le dieron los griegos, en cambio los romanos los llamaron «galos».

Ubicación

Hacia el siglo VI o V a. C., distintas tribus celtas instaladas en el centro de Europa comenzaron a dispersarse hacia el este, llegando a la meseta de Anatolia; hacia el oeste, hasta las islas británicas, y hacia el sur, donde ocuparon el norte de Italia y atacaron la ciudad de Roma en el 387 a. C.

Alrededor del siglo V a. C. se instalaron en las islas británicas, la Bretaña francesa y en algunas regiones de la Península Ibérica. Estos grupos resistieron la conquista romana hasta que fueron sometidos completamente en el 43 d. C.

Algunas tribus permanecieron en las islas británicas y más adelante retornaron al continente, donde se ubicaron en la región de la Bretaña francesa.

Publicidad, continua debajo
Ubicación de las tribus celtas (marrón oscuro) y su expansión cultural (marrón claro).

Ubicación de las tribus celtas (marrón oscuro) y su expansión cultural (marrón claro).

Características

Las principales características de los celtas son las siguientes:

  • Vivían en aldeas amuralladas desde donde comerciaban con las poblaciones vecinas.
  • Construían unas casas circulares de piedra con techo cónico de paja.
  • Eran reconocidos guerreros y hábiles jinetes. Usaban pantalones, joyas y una larga capa y casco, pero solían ir a la batalla desnudos. Sus armas eran la espada de hierro, la lanza y un escudo de cuero. Algunos textos mencionan que acostumbraban a conservar como trofeo las cabezas de los enemigos vencidos.
  • Si bien eran guerreros valientes y arriesgados, no tenían estrategias claras y eran bastante indisciplinados. Como consecuencia, no pudieron resistir el avance del organizado ejército romano.
  • Las ricas tradiciones celtas se transmitían a través de los bardos. En su formación, los bardos debían aprender de memoria todas las narraciones literarias, históricas y mitológicas de la tradición celta y se especializaban en narrarlas al grupo.
  • La situación de las mujeres en la sociedad era bastante igualitaria con respecto a otras sociedades de la época. Podían ser guerreras y líderes políticas o religiosas. Disponían de sus bienes, podían divorciarse y tenían independencia ante las decisiones de sus maridos.

Organización política y social

Organización política

Cada tribu celta tenía un jefe, en general guerrero, que podía ser hombre o mujer. Este recibía consejos de los druidas, quienes podían ejercer la justicia.

Organización social

Los celtas se organizaban en tribus, cada una de las cuales tenía sus propias costumbres. En general, cada tribu vivía en una aldea. La sociedad celta se dividía de acuerdo con las actividades que realizaba. Existía una jerarquía superior integrada por los jefes políticos y los guerreros, y también por el grupo que era depositario de los saberes astronómicos, religiosos, mitológicos, literarios, etc. Estos eran los druidas, los vates y bardos.

Los druidas eran hombres o mujeres que cumplían funciones relacionadas con la religión, la medicina, la educación y la justicia. Eran considerados sabios por los miembros del grupo.

En un nivel inferior se encontraba el resto de los habitantes de las aldeas, quienes eran campesinos y artesanos.

Religión y creencias

Los primeros celtas eran politeístas. Además, rendían culto a ciertos elementos de la naturaleza. Le daban gran importancia a los bosques y consideraban sagrados a algunos árboles, por ejemplo el roble.

Al no constituir un Estado unificado, los diversos grupos celtas rendían culto a distintas divinidades, aunque parecen haber compartido algunas. Sin embargo, estos dioses recibieron nombres diferentes según las regiones donde eran venerados.

Algunos de los dioses celtas más comunes fueron:

Dios Función
Lug, Lugh o Lugus Presente en todos los grupos celtas, era el dios de todas las habilidades y las actividades humanas. Estaba por encima de los demás dioses.
Dana, Dannan, Danu Diosa madre universal.
Morrigan Diosa (en algunas versiones dios) de la guerra.
Teutates o Tutatis Uno de los principales dioses entre los galos y los bretones. Se lo consideraba protector de esos pueblos.
Belenus Dios del sol, de la luz y del fuego.
Cernunnos Dios de espíritu animal, relacionado con la fertilidad y la prosperidad.

A partir de la conquista romana, los celtas fueron cristianizados y muchos dioses se asimilaron a los santos cristianos.

Costumbres

Las costumbres más relevantes de los celtas son las siguientes:

Detalle de un carnyx, instrumento musical antiguo de los celtas.

Detalle de un carnyx, instrumento musical antiguo de los celtas.

  • Fueron excelentes orfebres. Se destacaron en la fabricación de elementos de bronce.
  • Sus actividades económicas más importante eran la agricultura y la ganadería. Sin embargo, a medida que tomaron contacto con otros pueblos, especialmente durante la expansión romana, se fue haciendo más importante la actividad comercial.
  • Los motivos de lazos, espirales y figuras animales y vegetales sintéticas son características del arte celta. En un principio se utilizaban para decorar las piezas de bronce o piedra. Cuando se cristianizaron, se emplearon en la iluminación de libros y en la ornamentación de objetos sagrados.
Bibliografía:
  • Sainero, Ramón. Diccionario Akal de mitología celta. Madrid, Akal. 1999.
  • Simón, Francisco Marco. Los celtas. Madrid, Biblioteca de la Historia. 2006.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2020). Celtas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/celtas/). Última edición: agosto 2020. Consultado el 21 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!