Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2022). Muralla china. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/muralla-china/). Última edición: agosto 2022. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Muralla china

Serie de murallas defensivas construidas en China.

6m
·
Tabla de contenidos:

¿Qué es la muralla china?

Publicidad

La muralla china o Gran Muralla es una de las obras humanas más grandiosas que se hayan realizado. Su nombre en chino es como wanli changcheng que significa «la muralla de diez li de longitud».

Está constituida por una serie de murallas defensivas, algunas de las cuales no están conectadas entre sí, que fueron construidas a lo largo del tiempo y con diferentes métodos.

El tramo más largo que perdura hasta la actualidad se extiende a lo largo de unos 2900 kilómetros desde el límite con Corea, en la costa oriental de la China sobre el Mar Amarillo, hasta el desierto de Gobi, en el norte. Pero en su época de mayor esplendor, se estima que llegó a alcanzar más de 6 mil kilómetros lineales, llegando incluso hasta 21 mil entre sus ramificaciones y tramos accesorios.

Características

Entre las características de la muralla china se pueden mencionar las siguientes:

Tramo de la Gran Muralla en Jinshanling.

Tramo de la Gran Muralla en Jinshanling.

  • Presenta estructuras variadas en sus distintos tramos, pero alcanza en promedio entre 7 y 8 metros de altura y un ancho de 6,5 metros en la base y 5,8 en la cima.
  • Su construcción se inició en el siglo V a IV a. C., antes de que los reinos chinos se transformaran en un Imperio, y continuó, aunque con interrupciones, durante más de dos mil años.
  • Tenía el principal objetivo de contener a los pueblos nómades de las estepas del norte de China y del centro de Asia que con frecuencia ingresaban en el territorio chino.
  • Tuvo varias etapas en su construcción y consolidación:
    • El primer emperador de la dinastía Qin inició las obras de manera sistemática, mejoró las defensas existentes y unificó los tramos que ya estaban construidos. Se usó tierra prensada y se emplearon aproximadamente 800.000 personas durante unos 12 años.
    • Durante la dinastía Han se realizaron ampliaciones de su traza siguiendo el recorrido de la Ruta de la Seda.
    • El primer emperador de la dinastía Ming, en el siglo XIV, inició nuevas obras para restaurar las partes deterioradas y continuar la traza. En esta etapa se usó piedra en vez de la tradicional técnica de la tierra apisonada.
  • Al finalizar este último trazado, la Gran Muralla estaba totalmente construida de piedra. Tenía torretas de vigilancia con refugios para los guardias y desagües para drenar el agua de las lluvias cada cierta distancia.
  • A lo largo de todo su recorrido había asentamientos militares listos para actuar en caso de amenaza de invasión.
  • La muralla seguía los desniveles del terreno. En las zonas montañosas, transcurría sobre el filo de la montaña lo que permitía mantener la vigilancia sobre un amplio territorio.
  • En 1987 fue declarada por Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • En 2007 fue elegida una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en un concurso público internacional con más de cien millones de votos.

Historia y origen

A comienzos del siglo III a. C. el territorio chino estaba fragmentado en siete reinos independientes, Han, Zhao, Yan, Wei, Chu, Qi y Qin, que estaban en estado permanente de conflicto. Algunos de ellos habían construido fortificaciones y muros defensivos para protegerse sus rivales.

En el 221 a. C. el reino Qin venció a los demás y unificó el territorio dando lugar al Imperio chino. Su primer emperador, Qin Shi Huang, ordenó el sistema de murallas existentes de los antiguos reinos y decidió ampliarlo y reforzarlo para protegerse de los xiongnu, un pueblo seminómade de las estepas del norte que invadía con frecuencia el imperio.

Esta primera muralla se construyó con tierra apisonada siguiendo un antiguo método que había probado ser eficiente para realizar construcciones fuertes y duraderas. Además, se instalaron torres de vigilancia.

Publicidad, continua debajo

La dinastía Han, que gobernó luego de la Qin, continuó con la construcción, pero a su caída, con la desintegración del imperio en tres reinos independientes, la muralla cayó en desuso y fue deteriorándose.

Durante el imperio medio, a partir del siglo V d. C. surgió un nuevo peligro desde el centro de Asia: los hunos, un pueblo temible que atacó durante varios siglos no solo a China sino también a Europa. Esta amenaza impulsó a los emperadores a reconstruir y extender la muralla.

A pesar de esto, una invasión, esta vez de los mongoles, conquistó China en el siglo XIII y comenzó un nuevo período gobernado por una dinastía mongola, la Yuan. Los yuan descuidaron la muralla porque dominaban los territorios a ambos lados de ella, por lo tanto, ya no cumplía ninguna función. Pero en 1368, fueron destronados por revueltas de la población y un líder de origen campesino, Hong-Wu, depuso al emperador mongol y fundó la dinastía Ming.

Esta dinastía inició la reconstrucción de la muralla más ambiciosa desde que había sido construida por los Qin: se reemplazaron los antiguos materiales por ladrillos y piedra caliza y se levantaron pasos fortificados para cruzar de un sector a otro. El más conocido es el paso Shanhaiguan donde la muralla alcanza una altura de 14 metros.

En 1644, luego de 50 años de avances infructuosos gracias a la protección de la muralla, los manchúes recibieron la ayuda de un general chino que les abrió las puertas del paso de Shanhaiguan, lograron invadir el imperio chino y establecieron una nueva dinastía, la Qing que unificó el territorio manchú con el chino. Por lo tanto, la muralla perdió su función y nuevamente cayó en el abandono.

Ya durante el período contemporáneo, algunos tramos fueron reacondicionados y actualmente, la Gran Muralla es una de las atracciones turísticas más importantes del mundo.

Bibliografía:
  • Lovell, Julia. La Gran Muralla: China contra el mundo (1000 a. C.- 2000 d. C.). Barcelona, Debate. 2007.
  • Nancarrow, Peter. La antigua China y la Gran Muralla, Madrid, Akal, 1990.
  • Scarpari, Maurizio. Antigua China. Barcelona, Folio, 2005.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2022). Muralla china. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/muralla-china/). Última edición: agosto 2022. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!