Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2022). Sumerios. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/sumerios/). Última edición: marzo 2022. Consultado el 19 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Sumerios

Civilización que se desarrolló, entre el V y el II milenio a.C., en la región conocida con el nombre de Baja Mesopotamia.

Tabla de contenidos:

¿Quiénes eran los sumerios?

Publicidad

Los sumerios fueron una civilización que se desarrolló, entre el V y el II milenio a.C., en la región conocida con el nombre de Baja Mesopotamia, entre los ríos Tigris y Éufrates, un territorio ubicado al sur de la actual Iraq.

Durante III dinastía de Ur (2119-2004 a.C.), los sumerios alcanzaron su mayor expansión. Hacia el sur, por el golfo de Pérsico llegaron a Elam y por el norte, hasta las ciudades de Assur y Mari.

Imagen del yacimiento de la ciudad de Uruk, la primera gran urbe sumeria.

Imagen del yacimiento de la ciudad de Uruk, la primera gran urbe sumeria.

Los sumerios no se denominaban a sí mismos de tal forma, sino que empleaban la expresión sag-giga, que en español se traduce como “el pueblo de las negras cabezas”. El nombre con el que los conocemos fue que les dieron sus vecinos, los acadios.

No existe consenso sobre el origen de este pueblo. Mientras que, para algunos, los sumerios llegaron a la Baja Mesopotamia en el siglo IV, tal vez desde Anatolia, Irán o la India; para otros, en cambio, ya se encontraban asentados en la región desde tiempos neolíticos.

Características

Algunas de las principales características de la civilización sumeria fueron las siguientes:

Tablilla con inscripciones proto-cuneiformes (ca. 3100-2900 a.C.). En este documento administrativo se puede observar el registro que un escriba sumerio realizó acerca de una distribución de cebada

Tablilla con inscripciones proto-cuneiformes (ca. 3100-2900 a.C.). En este documento administrativo se puede observar el registro que un escriba sumerio realizó acerca de una distribución de cebada

  • Poseían una lengua propia que no se encontraba emparentada a las lenguas de origen semítico e indoeuropeo que hablaban otros pueblos de la región.
  • Se considera que las sumerias fueron las primeras ciudades propiamente dichas de la historia de la humanidad. Incluso, algunas de ellas llegaron a desarrollarse como grandes urbes densamente pobladas por varias decenas de miles de habitantes.
  • Los sumerios fueron grandes inventores. Entre sus creaciones más importantes se encuentran: la escritura cuneiforme, el torno alfarero, la rueda, la vela y el arado sembradera.
  • Este pueblo tuvo, además, las primeras manifestaciones conocidas de elementos e instituciones que luego desarrollaron las demás civilizaciones, como los proverbios y refranes, las canciones de amor y las escuelas, entre otras.
  • Construyeron canales de irrigación que les permitieron canalizar el agua de los ríos Tigris y Éufrates hacia los campos de cultivo. Sin esta obra, los sumerios no habrían podido cultivar la cantidad de alimentos suficientes para toda su población.

Organización social y política

Organización social

La sociedad sumeria se encontraba organizada de forma jerarquizada.

  • El rey-sacerdote y la casta sacerdotal se ubicaban en la parte más alta. Eran los encargados de dirigir tanto los asuntos religiosos como los políticos.
  • Les seguían los miembros de las familias nobles quienes ocupaban los cargos más importantes dentro de la administración de las ciudades sumerias.
  • Los trabajadores libres eran un grupo del que formaban parte, por ejemplo, médicos, comerciantes o funcionarios de menor rango. Gozaban de una situación ventajosa ya que no debían pagar tributos.
  • Los campesinos debían tributar a la casta sacerdotal prestando su fuerza de trabajo para realizar diversas tareas.
  • Por último, se encontraban el grupo de esclavos compuesto principalmente por prisioneros de guerra.

Organización política

En sus inicios, los sumerios no llegaron a constituirse como un Estado unificado; en su lugar, una serie de ciudades vinculadas culturalmente se gobernaban a sí mismas de forma autónoma.

Publicidad, continua debajo

El gobierno de cada ciudad se encontraba bajo el mando de un rey-sacerdote quien, junto a una casta sacerdotal, concentraba y administraba los recursos de su región.

Las ciudades-estado sumerias poseían el control de un territorio específico, hecho que las llevó a establecer alianzas o conflictos entre sí.

Con el tiempo, la organización política sumeria sufrió una serie de cambios. Luego de permanecer casi doscientos años bajo el dominio acadio, los sumerios lograron unificar un amplio territorio en torno a la figura de un único gobernante, el rey de la ciudad de Ur. Este periodo es conocido con el nombre de Imperio neo-sumerio o III Dinastía de Ur.

Religión y creencias

Los sumerios eran politeístas. Su amplio panteón de dioses se encontraba conformado por divinidades antropomorfas, es decir, por seres que tenían la misma forma, virtudes y defectos que los humanos, pero eran inmortales, poderosos y controlaban las fuerzas naturales.

Los sumerios creían que sus dioses podían descender del cielo y habitar en la tierra. Por eso, construyeron sus templos como lujosas moradas que tenían salas de recepción, dormitorios y jardines. A estos lugares solo podían ingresar los miembros de mayor rango dentro de la sociedad.

Los templos sumerios, además de ser lugares de culto, eran los centros donde se almacenaban los recursos recaudados como tributos.

Dioses sumerios

Los principales dioses sumerios eran los siguientes:

Nombre Función
An Dios del cielo. Era el rey de todos dioses.
Enlil Dios de las tormentas y el viento.
Inanna Diosa de la fertilidad, del amor y la guerra.
Enki Dios de la inteligencia y la sabiduría.

Manifestaciones culturales

Imagen del zigurat de Ur.

Imagen del zigurat de Ur.

En el campo de la arquitectura, los sumerios se caracterizaron por construir sus templos sobre grandes plataformas elevadas. Su intención, según se cree, era que los templos se encontrasen lo más cerca posible del cielo, lugar donde creían que vivían los dioses.

Los zigurats, nombre con el que se conoce a este tipo de edificación, constituyeron un prototipo que luego sería replicado por las culturas mesopotámicas posteriores.

Bibliografía:
  • Foster, Benjamin R. y Polinger Foster, Karen. Las civilizaciones antiguas de Mesopotamia. Barcelona, Critica. 2011.
  • Liverani, Mario. El antiguo oriente. Historia, sociedad y economía. Barcelona, Crítica. 2015.
  • Ruiz-Domenec, José (Ed.). Mesopotamia. Las primeras civilizaciones. Barcelona. National Geographic. 2017.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2022). Sumerios. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/sumerios/). Última edición: marzo 2022. Consultado el 19 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!