Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2022). Cartago. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/cartago/). Última edición: abril 2024. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Enciclopedia de Historia ahora forma parte de la Enciclopedia Iberoamericana. Puedes encontrar todos los contenidos y más en nuestro nuevo sitio.

Contenidos

Cartago

Ciudad de origen fenicio fundada entre los siglos IX y VIII a. C. donde actualmente se encuentra Túnez.

6m
·
Tabla de contenidos:

¿Qué fue?

Publicidad

Cartago fue una ciudad de origen fenicio fundada entre los siglos IX y VIII a. C. en la costa norte de África, sobre el mar Mediterráneo, donde actualmente se encuentra Túnez.

Desde el siglo IX a. C. los fenicios se habían expandido por las costas mediterráneas instalando colonias comerciales. En la región, a la llegada de los primeros cartagineses, ya existía una ciudad de origen tirio llamada Útica. Sin embargo, la fundación de Cartago no habría tenido fines comerciales, sino que surgió a partir del exilio de un grupo de nobles de Tiro luego de una disputa dinástica.

Por lo tanto, aunque era una ciudad de tradición fenicia, desde el principio tuvo características particulares que la diferenciaban de otras ciudades del mismo origen.

Ubicación

Desde el pequeño enclave que ocupó en un promontorio de la bahía que en la actualidad ocupa la ciudad de Túnez, Cartago se expandió hasta transformarse en el imperio comercial más importante del Mediterráneo durante los siglos siguientes.

Para comienzos del siglo III a. C., las colonias comerciales del imperio cartaginés ocupaban las costas norte de África, el sur de la península ibérica, las Baleares, Cerdeña, Córcega y habían expulsado de Sicilia a las antiguas colonias griegas, excepto Siracusa.

Ubicación de Cartago

El imperio cartaginés en el momento de su máxima expansión.

Origen e historia

La narración mítica de la fundación de Cartago hace referencia a la llegada a la costa de Túnez de un grupo de nobles fenicios, procedentes de Tiro, encabezados por la reina Elissa, que los locales llamaron Dido. Según esta historia, el rey local cedió a la reina el territorio que ocupara la piel de un buey. Dido, entonces, hizo cortar la piel en tiras muy finas con las que rodeó un gran territorio en el que pudo construir la ciudad.

Cartago se asentó en un lugar estratégico para el comercio, en una bahía resguardada equidistante de los principales centros comerciales del Mediterráneo y rodeada de campos fértiles favorables para la producción de trigo y olivos, productos muy demandados en la época.

Publicidad, continua debajo

De ese modo, Cartago prosperó muy pronto, desplazando paulatinamente a las demás colonias fenicias y griegas del protagonismo comercial. En el siglo VI a. C, la ciudad ya tenía unos 200.000 habitantes.

La expansión cartaginesa coincidió con la de la antigua Roma por lo que ambos Estados, que habían tenido una convivencia pacífica durante unos tres siglos, se enfrentaron en las Guerras Púnicas. Estas guerras fueron muy costosas en recursos y en vidas tanto para Roma como para Cartago y terminaron con la destrucción de esta última y con el imperio transformado en la provincia romana de África.

Características

Algunas de las características de Cartago fueron las siguientes:

Estela de piedra en el tofet (cementerio) de Cartago que representa el símbolo de la diosa Tanit.

Estela de piedra en el tofet (cementerio) de Cartago que representa el símbolo de la diosa Tanit.

  • Fue un poderoso imperio comercial y tuvo, además, un gran desarrollo agrícola y tecnológico.
    • La ciudad era extraordinariamente próspera. Tenía dos puertos, uno comercial y uno militar, resguardados con enormes fortificaciones y cadenas de hierro que hacía imposible su invasión.
    • El trigo y el aceite de oliva cartagineses se exportaron a todo Mediterráneo.
    • Gracias a las numerosas vertientes de agua dulce, la ciudad y las casas contaban con redes de agua potable.
  • Sus marinos fueron los mejores navegantes conocidos y sus barcos trirremes eran los más avanzados de la región.
  • En un primer momento compitió por el mercado mediterráneo con las ciudades helénicas que experimentaban un desarrollo similar. Finalmente, luego de 7 guerras, conocidas como las “guerras greco-púnicas” o las “guerras sicilianas”, los cartagineses se impusieron a los griegos y consiguieron el dominar el espacio marítimo.
  • Mantuvieron con Roma una relación cordial basada en tratados y relaciones diplomáticas hasta que la ambición expansionista de ambos Estados los puso en situación de competir por los mismos territorios. El desencadenante del conflicto bélico fue el control de la isla de Sicilia.
  • Practicaban una religión similar a la fenicia y sus dioses se relacionaban con los de esta religión, pero tenían particularidades propias. Los más importantes eran la pareja de Baal-Hammón y la diosa Tanit, divinidad del amor, la guerra y la violencia. Según las tradiciones practicaban masivos sacrificios humanos de niños, pero no hay evidencias materiales que demuestren esta práctica.

Caída de Cartago

Es difícil para los historiadores tener certezas tanto sobre las costumbres de los cartagineses como sobre el proceso de destrucción de la ciudad. Las fuentes históricas cartaginesas son muy escasas, y los relatos de otros pueblos con los que tuvieron contacto, como los griegos y los romanos, están contaminados por la enemistad que existía con ellos. Muchas de sus afirmaciones que los describen como un pueblo violento y bárbaro en ocasiones se contradicen con los descubrimientos arqueológicos.

La tradición afirma que después de la Segunda Guerra púnica, la decisión de Roma fue terminar con Cartago y para eso, a mediados del siglo II a. C., se envió un ejército para intentar conquistar la ciudad. Luego de 2 años de sitio, los romanos lograron vencer las defensas y ocuparla en el 146 a. C.

Según las fuentes habría sido completamente destruida hasta dejar solo campo desierto. Sin embargo, es probable que esto sea falso y buena parte de la ciudad lograra permanecer en pie.

En el 29 a. C., Augusto refundó con el nombre de Colonia Julia Cartago una ciudad que prosperó rápidamente y llegó a convertirse en la segunda en importancia en el Imperio romano.

Bibliografía:
  • VV. Historia Universal. 2. La Antigüedad: Egipto y Oriente Medio y 6. Roma. Lima, Salvat, 2005.
  • Tobalina, Eva. “El Imperio Cartaginés” I y II. En: Raíces de Europa. Disponible en YouTube.
  • Vilmont, J. Cartago. La historia de un mundo eliminado por Roma. Madrid, Rialp, s/f.
  • Wagner, Carlos G. Cartago. Una ciudad, dos leyendas. Madrid, Alderabán Ediciones, 2019.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2022). Cartago. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/cartago/). Última edición: abril 2024. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!