Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

5 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2022). Plantas acuáticas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/plantas-acuaticas/). Última edición: febrero 2022. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Plantas acuáticas

Aquellas plantas vasculares que viven asociadas a ambientes de agua y de transición.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

Las plantas acuáticas son aquellas plantas vasculares que viven asociadas a ambientes de agua dulce y de transición, aunque también existen algunas asociadas a ambientes marinos. Pueden encontrarse totalmente sumergidas, flotando o arraigadas a suelos inundados. A este tipo de plantas también se las conoce como hidrófitas.

Si bien hay diferentes criterios para determinar si una especie vegetal se considera o no una planta acuática, el más amplio y realista corresponde a la propuesta de Weaver y Clements. Estos botánicos americanos consideraron hidrófitas a todas aquellas plantas que viven en el agua o en un suelo cubierto de agua o saturado de agua.

Características

Dos flores de loto blanco. Una planta herbácea acuática.

Dos flores de loto blanco. Una planta herbácea acuática.

Las características principales de las plantas acuáticas son las siguientes:

  • Forman parte de las angiospermas, por lo que desarrollan flores, frutos y semillas.
  • Son plantas herbáceas que han conquistado el medio acuático.
  • Sus estructuras de sostén son menos resistentes que las de las plantas terrestres porque tienen escasa o nula lignina; el agua del medio hace posible que se mantengan erguidas.
  • Aquellas que son flotantes presentan aerénquimas en los tallos o en las hojas que son espacios intercelulares llenos de aire.
  • En el caso de las plantas sumergidas, suelen tener más clorofila que las plantas terrestres de manera que pueden captar la luz solar que se filtra en el agua.

Clasificación

Así como hay distintos criterios para considerar o no a una planta como acuática, también hay distintas formas de clasificarlas. Generalmente se tiene en cuenta si la hidrófita está o no arraigada al fondo y en qué posición del cuerpo de agua se encuentran sus hojas. De esta manera podemos reconocer cuatro grandes grupos de plantas acuáticas.

Hidrófitas emergentes

También conocidas como plantas anfibias o palustres. Se caracterizan por tener sus raíces y rizomas fijos al sustrato y sus hojas y tallos aéreos. Por lo tanto, el intercambio de gases lo hacen con el aire. Sus órganos reproductivos, es decir las flores, también son externos, por lo que son polinizadas por el viento o por animales, como aves e insectos. Se consideran las hidrófitas más especializadas.

Habitan en las orillas o riberas de los cuerpos de agua, ya sea en suelos sumergidos o expuestos pero que están saturados de agua. El estado en que se encuentra el suelo puede variar entre las estaciones o con las crecidas de los ríos o de las lagunas. También están presentes en marismas que se llenan con la marea alta. Muchas de estas plantas forman pajonales o juncales.

Hidrófitas arraigadas con hojas flotantes

También conocidas como nenúfares por presentar flores que crecen sobre las hojas flotantes. Se caracterizan por tener sus raíces fijas al fondo del cuerpo de agua, los tallos sumergidos y las hojas flotantes. Estas tienen aerénquimas con grandes cámaras de aire para mantenerse sobre el agua. Algunas especies presentan heterofilia, es decir, hojas sumergidas, flotantes y emergentes con formas diferentes. Por su parte, los órganos reproductivos pueden ser flotantes o emerger del agua.

Publicidad, continua debajo

Se encuentran en suelos completamente sumergidos, más frecuentemente en aguas estancadas o en corrientes de agua lentas.

Hidrófitas sumergidas

Se caracterizan por tener los tallos y las hojas completamente sumergidos y capaces de absorber agua, anhídrido carbónico (dióxido de carbono disuelto en agua) y sales nutritivas. En consecuencia, las raíces están reducidas ya que solo sirven de anclaje.

Las hojas pueden ser muy delgadas, fenestradas (es decir, con muchas divisiones) o pequeñas y numerosas. Esto se debe a que reciben poca luz, a la lenta difusión de los gases y a la escasez de sales en el agua. Algunas especies, incluso, tienen su cuerpo tan reducido que se asemejan a ciertas algas o plantas hepáticas.

Por otra parte, los órganos reproductivos pueden ser aéreos, flotantes o sumergidos; en este caso, el agua es el único agente polinizador. Habitan suelos sumergidos de hasta 10 metros de profundidad.

Hidrófitas flotantes libres

Algunas especies tienen hojas aéreas o flotantes con aerénquimas para mantenerse sobre el agua. Otras, en cambio, se encuentran completamente sumergidas en la columna de agua. A diferencia del resto de las hidrófitas, las raíces no están ancladas al sustrato, e incluso, algunas especies ni siquiera presentan raíces. En estos casos, las propias hojas cumplen la función de absorción.

Se encuentran en cuerpos de agua con poco movimiento y, al no estar ancladas al sustrato, suelen ser transportadas por las corrientes.

Ejemplos

A continuación se muestran ejemplos de cada tipo de planta acuática:

Hidrófita emergentes Totora (Typha latifolia), junco espinoso (Juncus acutus), papiro (Cyperus papyrus), saeta de Montevideo (Sagittaria montevidensis), catay dulce (Polygonum punctatum), pehuajó (Thalia multiflora).
Hidrófitas arraigadas con hojas flotantes Irupé (Victoria cruziana), estrella del agua (Nymphoides verrucosa), amapolita del agua (Hydrocleys nymphoides), helechito de agua (Myriophyllum aquaticum), nenúfar blanco (Nymphaea alba).
Hidrófitas sumergidas Ortiga de agua (Cabomba caroliniana), espiga de agua (Potamogeton ferrugineus), maleza del agua (Elodea canadensis), cola de zorro acuática (Myriophyllum aquaticum).
Hidrófitas flotantes libres Lenteja de agua (Lemna gibba), repollito de agua (Pistia stratiotes), jacinto de agua (Eichhornia crassipes), oreja de elefante (Salvinia auriculata), milhojas de agua (Ceratophyllum demersum).
Bibliografía:
  • Arbo, M. M. & Gonzalez, A. M. Hidrófitos e higrófitos. Morfología de Plantas Vasculares, Facultad de Ciencias Agrarias, Universidad Nacional del Nordeste, Corrientes, Argentina.
  • Mazzeo, N. Hidrófitas. Curso Ecología Vegetal Acuática. Grupo de Investigación en Ecología y Rehabilitación de Sistemas Acuáticos. Facultad de Ciencias, Universidad de la República de Uruguay, Montevideo, Uruguay.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2022). Plantas acuáticas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/plantas-acuaticas/). Última edición: febrero 2022. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!