Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

5 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2018). Administración estratégica. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/administracion-estrategica/). Última edición: mayo 2018. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Administración estratégica

Proceso que se encarga de evaluar, definir y llevar a cabo las estrategias de un negocio, empresa u organización.

Tabla de contenidos:

¿Qué es la administración estratégica?

Publicidad

La administración estratégica es el proceso que evalúa, define y lleva a cabo las estrategias para alcanzar los objetivos y metas de una empresa u organización.

En términos concretos, este proceso se dedica a establecer metas claras, objetivos a corto y largo plazo, así como la visión y misión de la entidad. Además, se ocupa de diseñar e implementar estrategias específicas que conduzcan al logro de dichos objetivos.

Es una herramienta útil para las organizaciones a la hora de realizar un análisis situacional o una toma de decisiones que les permita desarrollarse de manera eficiente.

Definición según autores

A lo largo de la historia de la administración, muchos autores han dado su postura acerca de la definición de la administración estratégica. Entre estas se encuentran:

  • J. Stricland y Arthur Tompson Jr afirman que la administración estratégica se puede definir como: “Un proceso donde se crean estrategias y luego se ponen en práctica”, o también, “un proceso donde se establecen de una vez por todas objetivos, los cuales se implantan y se ejecutan”.
  • Michael A. Hitt expone que la administración estratégica es: “Un proceso administrativo que se encarga de crear nuevas estrategias tomando en cuenta la globalización y la competencia, donde están envueltas las decisiones, el compromiso y los actos que se necesitan para la superación de una empresa”.

Proceso de administración estratégica

La administración estratégica sigue un proceso integral que puede desglosarse en varias etapas:

  1. Análisis situacional: este paso implica la evaluación del entorno externo, identificando oportunidades y amenazas, así como la evaluación interna de los recursos y capacidades de la organización.
  2. Formulación de estrategias: aquí se establecen los objetivos y se desarrollan planes específicos para alcanzarlos, teniendo en cuenta los resultados del análisis situacional.
  3. Implementación de estrategias: este paso implica la ejecución de las estrategias planificadas, asignando recursos de manera eficiente y estableciendo políticas y procedimientos para su realización.
  4. Evaluación y control: se lleva a cabo una supervisión continua del progreso, permitiendo ajustes según sea necesario para mantener la alineación con los objetivos organizativos.

Herramientas y modelos

La administración estratégica se beneficia significativamente de diversas herramientas y modelos diseñados para brindar una comprensión más profunda del entorno empresarial y facilitar la toma de decisiones informada. Una de las herramientas más utilizadas es el análisis FODA, que examina las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas que enfrenta una organización. Esta herramienta proporciona una visión integral del panorama interno y externo, permitiendo a los líderes identificar áreas para mejorar y aprovechar oportunidades emergentes.

Además, el modelo de las cinco fuerzas de Porter analiza la competencia en la industria, teniendo en cuenta factores como el poder de negociación de los clientes y proveedores, amenazas de productos sustitutos y barreras de entrada. Estos modelos no solo ofrecen un marco estructurado para el análisis, sino que también guían la formulación de estrategias adaptadas al contexto competitivo.

Publicidad, continua debajo

Importancia en la empresa

La administración estratégica destaca por su importancia crucial en el entorno empresarial contemporáneo, donde la adaptabilidad y la anticipación son fundamentales para el éxito. Adoptar un enfoque proactivo a través de la administración estratégica permite a las organizaciones anticipar cambios en su entorno, prepararse para desafíos inminentes y capitalizar nuevas oportunidades.

Este enfoque sistemático conlleva beneficios significativos, como la mejora de la eficiencia operativa al enfocarse en actividades clave, la optimización de recursos mediante asignaciones estratégicas y la identificación de nichos de mercado para el crecimiento.

Además, la administración estratégica proporciona un marco para la alineación organizativa a largo plazo, asegurando que las metas y acciones diarias estén en sintonía con una visión a largo plazo. En última instancia, contribuye a la obtención de una ventaja competitiva sostenible al posicionar a la organización de manera única en su industria y mercado objetivo.

Enfoques y teorías

La administración estratégica se nutre de una variedad de enfoques y teorías que proporcionan perspectivas únicas para abordar los desafíos y oportunidades en el ámbito empresarial. Uno de estos enfoques es el enfoque de recursos, que sostiene que la ventaja competitiva proviene de la posesión y explotación efectiva de recursos internos únicos. Esta teoría resalta la importancia de identificar y desarrollar recursos valiosos, como habilidades específicas o tecnologías innovadoras, para alcanzar el éxito competitivo.

Otro enfoque relevante es el enfoque basado en la contingencia, que reconoce que no hay una única estrategia que sirva para todas las situaciones. La efectividad de una estrategia depende del entorno específico en el que opera la organización. Este enfoque aboga por adaptar las estrategias a las circunstancias particulares de cada situación, reconociendo la complejidad y la variabilidad del entorno empresarial.

Además, el enfoque del aprendizaje organizacional destaca la importancia de la adaptabilidad y la mejora continua. Según esta perspectiva, las organizaciones exitosas son aquellas que pueden aprender de sus experiencias, ajustar sus estrategias en consecuencia y fomentar una cultura de innovación y aprendizaje constante.

Estos enfoques y teorías ofrecen marcos conceptuales valiosos que permiten a las organizaciones abordar la administración estratégica desde diversas perspectivas, adaptándose a la complejidad y dinámica del entorno empresarial.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2018). Administración estratégica. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/administracion-estrategica/). Última edición: mayo 2018. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!