Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

9 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Martín Esteban Gutiérrez (2018). Monopolio. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/monopolio/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Monopolio

Situación de mercado donde la fabricación o explotación de determinado bien o servicio es por parte de una única empresa, productor o persona.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

Un monopolio es una situación de mercado donde la fabricación o explotación de determinado bien o servicio se da por parte de una única empresa, productor o persona, es decir,  existe un solo oferente que domina y controla toda la demanda de mercado.

Esta situación se puede presentar en un mercado de forma natural, es decir, que se manifieste por cuestiones naturales en las cuales las circunstancias determinen que no existan más empresas que ofrezcan, produzcan o exploten un bien o servicio en el mercado; o de forma legal, es decir, aquel monopolio impuesto por alguna entidad con poder legal, por ejemplo, la administración pública, la cual puede asignarle a un tercero dicho beneficio exclusivo.

El monopolio es un ejemplo de competencia imperfecta que muy pocas veces llega a ser total y absoluto. Este surge por una falla de mercado o por un privilegio legal.

Características

A continuación, se relacionan las principales características de un monopolio:

  • Una sola empresa o productor se encarga de fabricar o vender el producto.
  • La demanda es sumamente amplia, es decir que existen muchos compradores para el producto.
  • La empresa monopolista es autónoma para establecer el precio puesto que no tiene competencia.
  • Es un tipo de competencia imperfecta de mercado.
  • Se presentan distintas barreras para que un nuevo competidor ingrese en el mercado.
  • Se puede dar de forma natural o legal.

Tipos

Existen varios tipos de monopolio con cierta variación en su estructura. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

Monopolio puro

El monopolio puro se lleva a cabo cuando una empresa fabrica un único producto de carácter homogéneo que no tiene sustituto y que al mismo tiempo posee muchos demandantes.

Si bien hoy en día es difícil encontrar empresas en esta situación, se podría decir que la empresa Gillette ha estado durante mucho tiempo en posición de monopolio puro, ya que ha sido el fabricante de un producto de carácter homogéneo.

Publicidad, continua debajo

Monopolio bilateral

El monopolio bilateral comprende que existe un solo oferente y un solo demandante, por lo cual existe un monopolio por parte del oferente.

Por ejemplo, una empresa que fabrica unos tipos de pantalla LED para la producción de determinado smartphone. En esta ocasión, el precio suele ser fijado por quien tenga más dependencia de los dos participantes.

Monopolio comercial

Este tipo de monopolio, quizás uno de los más comunes, se lleva a cabo porque el productor u oferente es capaz de cubrir toda la demanda del mercado a un precio menor que la competencia, ya sea porque es el único o porque posee una mejor estructura de costos, lo que le permite ofrecer un mejor precio.

Monopolio natural

El monopolio natural es aquel que, tal como su nombre indica, suele producirse de manera natural, es decir, cuando existe un solo oferente para muchos demandantes. Este es capaz de ofrecer un producto a un mejor precio que sus competidores.

Por ejemplo, una empresa de ferrocarril que tiene los derechos para comercializar las rutas en determinado país.

Monopolio artificial

Este monopolio consiste en que la empresa monopolista impide a otros productores introducir el mismo producto a través de algún medio específico, ya sea mediante violencia, barreras artificiales o barreras de regulación, algunas de las cuales solo pueden ser ejecutadas por el Estado.

Diferencia con oligopolio

A continuación, se relacionan las principales diferencias entre el monopolio y el oligopolio:

  • En el monopolio existe un solo oferente, en el oligopolio existen algunos pocos.
  • En el monopolio no hay un acuerdo entre las empresas, en el oligopolio existe un acuerdo sobre los productos y precios.
  • Las empresas monopolistas establecen los precios por sí mismas, dentro del oligopolio los precios son establecidos por la empresa líder y el resto se basa en ella.
  • Los precios en el monopolio tienden a ser mayores, mientras que en el oligopolio se establecen bajos precios.
  • El producto que se fabrica bajo un sistema monopolista es homogéneo o no tiene sustituto, pero en el oligopolio también suelen utilizarse productos no homogéneos.

Impacto en la economía

La influencia de los monopolios en la economía es sustancial y abarca diversas áreas. En primer lugar, la falta de competencia puede conducir a una asignación ineficiente de recursos, ya que las empresas monopolísticas no sienten la presión de mejorar la eficiencia. Esta falta de incentivos para la eficiencia puede resultar en una producción y distribución menos eficaces de bienes y servicios.

Además, los consumidores a menudo enfrentan precios más altos debido a la capacidad de la empresa monopolística para establecer precios a su discreción. Este aumento de precios puede impactar negativamente el poder adquisitivo de los consumidores, llevando a una distribución menos equitativa de los beneficios económicos.

Otro impacto perjudicial es la falta de opciones para los consumidores. En mercados monopolizados, los consumidores a menudo se ven obligados a aceptar un único proveedor y carecen de alternativas significativas. Esta falta de opciones puede resultar en una baja calidad de productos y servicios, ya que la empresa monopolística no enfrenta la presión competitiva para mejorar.

Por otro lado, algunos argumentan que los monopolios pueden brindar estabilidad en ciertos sectores y promover la inversión en investigación y desarrollo. Sin embargo, este argumento debe analizarse cuidadosamente, ya que la falta de competencia puede conducir a la complacencia y a la ausencia de incentivos para la innovación.

Regulaciones antimonopólicas

Muchos países establecen diversas regulaciones para prevenir los monopolios. La regulación antimonopolio desempeña un papel esencial en la preservación de la competencia y la prevención de abusos de poder económico. Estas regulaciones buscan evitar prácticas empresariales desleales y garantizar que los mercados permanezcan abiertos y competitivos.

Algunas de ellas pueden ser:

  • División de empresas: esta medida implica obligar a la empresa dominante a vender ciertas partes de su negocio para fomentar la competencia y prevenir la concentración excesiva de poder en manos de una sola entidad.
  • Regulación de precios: en algunos casos, especialmente en industrias con características de monopolio natural, se puede implementar la regulación directa de precios. Esto implica que una entidad reguladora establezca límites o tarifas máximas para los precios que la empresa puede cobrar por sus productos o servicios, evitando así prácticas de fijación de precios abusivas.
  • Acceso equitativo a recursos Esenciales: para garantizar la igualdad de acceso a recursos críticos, la regulación antimonopolio puede exigir que empresas dominantes brinden acceso equitativo a infraestructuras clave o recursos esenciales a otras empresas competidoras. Esto evita que la empresa monopolística bloquee injustamente el acceso a recursos necesarios para operar en el mercado.
  • Restricciones geográficas: en ciertos casos, se pueden aplicar restricciones geográficas para evitar que una empresa monopolice ciertas regiones geográficas. Esto podría incluir la prohibición de ciertos acuerdos o prácticas que limiten la entrada de competidores en áreas específicas.
  • Restricciones sobre fusiones y adquisiciones: en cierto casos se aplican este tipo de restricciones destinadas a prevenir la consolidación excesiva de poder en manos de unas pocas empresas

Ejemplos

A continuación, se relacionan algunos ejemplos de monopolio:

  • Empresas de servicios de gas: empresas que son únicas en su país y ofrecen el producto a través de un solo medio, el cual no puede ser sustituido por otro igual.
  • Empresas de petróleo: los países que cuentan con petróleo generalmente establecen empresas dirigidas por el Estado para que controlen la producción del petróleo y sus derivados.
  • Empresas de energía eléctrica: al igual que en los casos anteriores, una sola empresa se encarga de proveer energía eléctrica al país.
  • Empresas de agua potable: en algunos lugares, una única empresa controla la distribución y suministro de agua potable, sin competencia significativa.
  • Empresas de servicios postales: en algunos países, la empresa postal estatal puede tener el monopolio en la entrega de correo y paquetes, excluyendo a competidores privados.
  • Empresas de ferrocarriles: en ciertos casos, una única empresa puede tener el control exclusivo de la red ferroviaria en un país o región, limitando la competencia en el transporte ferroviario.
  • Empresas de telecomunicaciones: en algunos lugares, una única empresa puede tener el monopolio en la prestación de servicios de telecomunicaciones, incluyendo telefonía fija, móvil, e internet.
  • Empresas farmacéuticas con patentes exclusivas: cuando una empresa farmacéutica tiene la exclusividad de una patente para un medicamento crucial sin competidores genéricos, puede tener un monopolio temporal en la producción y venta de ese medicamento.
  • Empresas de software con estándares dominantes: en el ámbito de la tecnología, algunas empresas pueden establecer estándares dominantes en el mercado, creando efectivamente un monopolio de facto en ciertos sectores.
  • Empresas de redes sociales: en el ámbito digital, algunas plataformas de redes sociales pueden tener un dominio casi absoluto, limitando significativamente la competencia.
  • Empresas de sistemas operativos para computadoras: algunos sistemas operativos, como Windows de Microsoft o macOS de Apple, pueden ejercer un control casi monopolístico en el mercado de sistemas operativos para computadoras personales.
Bibliografía:
  • Cuerdo Mir Miguel, Freire Rubio María Teresa (2008) Introducción a la microeconomía. (Tercera edición). ESIC Editorial.
  • Maza Zavala Domingo F. (2002) Fundamentos de económica. (Primera edición). El nacional
  • Walter Nicholson (2006) Teoría microeconómica: principios básicos y ampliaciones. (Primera edición). Cengage Learning Latin America.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciado en Administración con maestría en Administración de Empresas (Universidad Nacional de La Plata). Consultor en Gestión de Proyectos.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Martín Esteban Gutiérrez (2018). Monopolio. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/monopolio/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!