Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

5 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2018). Saduceos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/saduceos/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Saduceos

Grupo de judíos integrado por las clases aristocráticas de los siglos II y I a. C.

Tabla de contenidos:

¿Quiénes eran los saduceos?

Publicidad

Los saduceos, también llamados zadokitas, eran los integrantes de un grupo de judíos perteneciente a la clase alta de la sociedad judía de su época.

Muchos de ellos integraban el Sanedrín, una asamblea o consejo de sabios que ejercían como jueces en cada una de las ciudades del reino de los asmoneos. Este estado judío independiente se constituyó tras la revuelta de los macabeos, que tuvo lugar entre el 167 y el 160 a. C.

Los saduceos residían en la ciudad de Jerusalén y sus alrededores y alcanzaron gran influencia durante los siglos II y I a. C.

Debido a la influencia que ejercían sobre el pueblo, los seléucidas y los romanos buscaron su apoyo para asegurar su dominación sobre Palestina. Frente a estas presiones, los saduceos mostraron una actitud colaboracionista, que los llevó a adoptar modas y cultura extranjeras, por lo que eran muy odiados por grupos de judíos extremistas, como los zelotes. Esta sumisión a los poderes regionales de la época, les permitió ocupar cargos públicos importantes; entre ellos el de sumo sacerdote del Segundo Templo de Jerusalén.

En el siglo I d. C. su influencia quedó muy disminuida, ya que tras la destrucción del Segundo Templo, los romanos les quitaron su poder político y parte de su poder religioso. Además, perdieron la influencia que tenían ante el pueblo a manos de los fariseos.

Origen e historia

Según el historiador judeo romano Flavio Josefo, los saduceos habrían surgido en la segunda mitad del siglo II a. C., en tiempos de Juan Hircano I, sumo sacerdote del Segundo Templo, que pertenecía a la familia de los asmoneos. En aquel tiempo además de los saduceos, habrían tenidos otras sectas, como las de los fariseos y los esenios.

Algunos autores señalan, sin embargo, que los saduceos ya existían antes de la revuelta de los macabeos y la fundación de un reino judío independiente.

Publicidad, continua debajo

Los saduceos eran descendientes de Sadoq, un sumo sacerdote de la época de Salomón, el último monarca del reino unificado de los hebreos. Su nombre puede interpretarse como justos o rectos.

Características

Las principales características de los saduceos fueron las siguientes:

  • Pertenecían a las clases altas de la sociedad judía de su época.
  • Casi todos ellos residían en la ciudad de Jerusalén o en sus alrededores.
  • Ocupaban importantes cargos políticos y religiosos, entre ellos el de sumo sacerdote del Templo de Jerusalén.
  • Se sometieron al dominio de los gobiernos extranjeros, haciendo todo lo posible por evitar la guerra y mantener sus privilegios y posición social y económica.
  • Se oponían a la idea de la predestinación y enfatizaban el libre albedrío para escoger entre el bien y el mal.
  • Negaban la existencia de los espíritus o ángeles.
  • No creían ni en la inmortalidad del alma ni en la resurrección de los muertos.
  • Rechazaban las tradiciones rabínicas o leyes orales que mitigan los castigos más duros.
  • Sostenían que Dios premiaba en vida a los hombres buenos, por lo que ellos, al ser rico, tenían su favor.

Saduceos y fariseos

Las principales diferencias entre saduceos y fariseos eran las siguientes:

  • Los saduceos creían que el hombre era el creador de sus propias circunstancias, los fariseos pensaban en cambio que Dios era el creador de todo.
  • Los saduceos provenían de la aristocracia judía, los fariseos pertenecían a los sectores medios.
  • A diferencia de los fariseos, los saduceos no creían en la llegada del Mesías.
  • Los saduceos eran miembros del Sanedrín, los fariseos eran rabinos.
  • Los fariseos no avalaban las relaciones con los gobiernos extranjeros. Los saduceos, en cambio, creían en los beneficios que se podían obtener de esas relaciones y del sometimiento a poderes regionales fuertes.
  • A diferencia de los saduceos, los fariseos creían en la resurrección del alma.
  • Los saduceos afirmaban que los holocaustos diarios debían ser ofrecidos y solventados por el sumo sacerdote, mientras que los fariseos decían que debían ser financiados con los fondos del tesoro del Templo, al que todos los judíos pagaban impuestos.

Fin de los saduceos

Al estar estrechamente asociados al Templo en Jerusalén, los saduceos desaparecieron como grupo de influencia después de que el Segundo Templo fuera destruido por los romanos en el año 70 d. C.

A pesar de ello hay alguna evidencia de que los saduceos sobrevivieron como un sector minoritario dentro del judaísmo hasta bien entrada la alta Edad Media.

Bibliografía:
  • Dubnow, Simón. Manual de la Historia Judía. Buenos Aires, Sigal, 1977.
  • Johnson, Paul. Historia de los judíos. Madrid, Zeta, 2010.
  • Trebolle, Julio. Paganos, Judíos y Cristianos en los Textos de Qumran. Madrid, Trotta, 1999.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2018). Saduceos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/saduceos/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!