Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2024). Religión de los Incas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/religion-de-los-incas/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Religión de los Incas

Religión politeísta y panteísta practicada por la civilización inca.

7m
·
Tabla de contenidos:

Introducción

Publicidad

Los incas compartieron una cosmovisión, es decir, un modo de entender el universo con las numerosas civilizaciones que a lo largo de los siglos se desarrollaron en el mundo andino. La religión de los incas, inserta en esa cosmovisión, era heredera de antiguas tradiciones regionales.

Era una religión concreta y completamente vinculada a la vida humana. Todos los aspectos de la vida de las personas, desde la producción agrícola hasta las relaciones con las autoridades y la comprensión del espacio geográfico, estaban entrelazados íntimamente con las fuerzas sobrenaturales y se interpretaban en relación con las creencias religiosas.

Al mismo tiempo, la religión era el soporte del poder del estado Inca. Cusco, la capital política del Tahuantisuyo, era también el centro religioso más importante y era considerada el ombligo del mundo.

Características

Dibujo de Martín de Murúa que muestra al inca Pachacútec adorando al Sol en el Coricancha.

Dibujo de Martín de Murúa que muestra al inca Pachacútec adorando al Sol en el Coricancha.

Entre las características de la religión inca se pueden mencionar las siguientes:

  • Era una religión panteísta que rendía culto a los elementos naturales como las montañas, los ríos, los fenómenos atmosféricos, etcétera, a los que consideraba manifestaciones de la divinidad.
  • Las divinidades o los personajes míticos podían tomar la forma de elementos del paisaje como una piedra, una isla, una montaña, para comunicarse con las personas. Se llamaba huaca a esos elementos y se los honraba y visitaba en peregrinaciones. También se consideraba huaca a los mallquis, los cuerpos momificados de los reyes, nobles y jefes de los ayllus. Estas momias tenían sus propios servidores, eran veneradas y llevadas en procesión durante las fiestas religiosas. Recibían ofrendas, sacrificios y cuidados.
  • No existió una idea propiamente incaica de un dios creador de todo lo existente. Se creía que los diversos grupos que formaban el mundo andino eran descendientes de unos fundadores primigenios que habían surgido de una cueva (considerada pacarina o lugar de origen), con los vestidos, armas y tocados que caracterizaban a su etnia.
  • Practicaban sacrificios humanos en ocasiones especiales para conseguir el favor del dios Sol-Inti como lo demuestran las momias de niños y adolescentes halladas en contextos rituales en las cumbres de las montañas.
  • El centro geográfico y religioso del imperio era la ciudad de Cusco. La ciudad tenía forma de puma y se consideraba a cada habitante parte del cuerpo del felino. En el Cusco estaba el Coricancha, el templo más importante de la religión Inca y donde acudía el mayor número de peregrinos para adorar a los dioses. Era la casa del Sol, el Trueno y la Luna y también alojaba una representación de Viracocha y las momias de los incas fallecidos. En el patio interior del Coricancha, se realizaban las ceremonias del Inti Raymi o fiesta del Sol. También había otros templos como el dedicado a Viracocha, llamado Quishuaracancha y el dedicado al Trueno, además de otros templos solares.

Cosmovisión inca

Representación de la cosmovisión inca según una imagen del Coricancha en un dibujo del siglo XVII de Juan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua.

Representación de la cosmovisión inca según una imagen del Coricancha en un dibujo del siglo XVII de Juan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua.

Los incas recibieron y mantuvieron la tradición de los pueblos anteriores según la cual Viracocha había creado el mundo dividiendo el cosmos en dos mitades opuestas y complementarias:

  • El Hanan Pacha, mundo de arriba, habitado por el propio dios y las almas de las personas virtuosas, junto a los astros y los espíritus de las montañas. Su animal era el cóndor;
  • El Uku Pacha, mundo de abajo, donde vive la Pachamama, la gran diosa madre, junto a los muertos y a quienes todavía no han nacido. Su animal era la serpiente.
  • Entre ambos mundos está el Hurin o Kay Pacha, donde viven los seres humanos junto a los demás seres mortales. Su animal era el puma.
  • Los tres mundos estaban unidos por un cuarto elemento, un eje que era como un árbol primigenio que participaba de los tres mundos. Así se completaban los cuatro elementos, muy importantes en el mundo inca.
  • La tierra, a su vez, estaba dividida en cuatro partes correspondientes a los puntos cardinales. A cada una de estas partes correspondían distintos elementos. El Cusco era el centro desde el cual partían las líneas que dividían el mundo inca o Tahuantinsuyo en cuatro regiones.

Dioses incas

El dios más importante del panteón inca era Inti, el Sol. Su culto legitimaba la posición de los gobernantes que eran “hijos del sol”.

Pero, además, como herederos de una tradición ancestral, adoraron prácticamente a los mismos dioses que los demás pueblos andinos, aunque adaptaron sus nombres al quechua. Entre ellos se pueden mencionar los siguientes:

Publicidad, continua debajo
  • Illapa, el dios del rayo. Según los mitos tuvo una misión civilizadora, en algunos casos se lo asociaba al Sol y en otros, se lo consideraba el desdoblamiento de Viracocha sobre la tierra. Así, transformado en cóndor, recorría la tierra partiendo desde el Este, la región de la sierra, hasta el Oeste, para desaparecer en el mar al final del día. Durante la noche recorría el camino inverso por el inframundo de oeste a este convertido en jaguar.
  • Quilla o Mama Quilla era la luna y al mismo tiempo la esposa y hermana de Inti.
  • Pachamama era la diosa de la tierra. De ella dependía la producción agrícola.
  • Huanacauri era el dios tutelar de Cusco y una montaña que se eleva en las cercanías de la ciudad. Su aparición estaba asociada al mito de fundación de la ciudad.
  • Viracocha era el dios creador que los incas heredaron de la tradición andina. Creían que se había ido pero un día retornaría. Algunos autores consideran que, en los primeros encuentros con los conquistadores españoles, los incas pensaron que era el dios que regresaba.

La mitología inca

La mitología inca se construyó sobre antiguas tradiciones difundidas por el mundo andino desde Chavín y Tiahuanaco siglos antes del apogeo del imperio.

Dentro de ese esquema, asimilaron al dios Viracocha como creador, a veces con la forma de Inti y otras de Illapa.

Según el mito transmitido por los cronistas españoles, Viracocha surgió de Tiahuanaco en el lago Titicaca y creó la humanidad actual junto a los animales y las plantas. También hizo ascender al cielo los astros.

Los seres creados por Viracocha realizaron un viaje subterráneo para emerger por las cuevas. Los primeros seres que surgieron de las cuevas se habrían convertido en huacas de piedra.

Después de crear a los seres, Viracocha fue desde el sudeste al noroeste y después hacia el oeste caminando sobre el mar. Ese viaje de Viracocha aparece como un intento de asociación del dios con Inti, la principal divinidad Inca, ya que repite el recorrido del astro.

Celebraciones

Celebración actual del Inti-raymi en Sacsayhuaman, Cusco.

Celebración actual del Inti-raymi en Sacsayhuaman, Cusco.

Las dos grandes celebraciones incas eran el ceremoniales del Inti-raymi, en junio, y Capac-raymi en diciembre.

El Inti-raymi era la fiesta que marcaba el solsticio de invierno y se realizaba el 21 de junio. El Capac-raymi era la gran fiesta del solsticio de verano, el 21 de diciembre.

Ambas fueron prohibidas durante la época virreinal por el virrey Francisco Álvarez de Toledo, pero continuaron realizándose de manera clandestina.

En la actualidad se las ha recuperado y se celebran en grandes ceremonias, muchas veces asociadas a la actividad turística.

Bibliografía:
  • AA.VV. Los dioses del antiguo Perú. 2. Lima, Banco de Crédito del Perú, Colección Arte y Tesoros del Perú, 2001.
  • Alva, Walter y Longhena, María. Perú Antiguo. Barcelona, Folio. 2005.
  • Rostworowski, María. Tahuantinsuyu. Historia del Impero inca. Punto de Vista Editores, España, 2016.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2024). Religión de los Incas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/religion-de-los-incas/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!