Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

4 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2021). Dioses nórdicos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/dioses-nordicos/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Dioses nórdicos

Divinidades veneradas por los pueblos nórdicos.

Tabla de contenidos:

¿Quiénes eran los dioses nórdicos?

Publicidad

Los dioses nórdicos eran las divinidades veneradas por un conjunto de pueblos del norte de Europa como los que habitaban Escandinavia, Islandia, las islas británicas y las del mar del Norte antes de su conversión al cristianismo a finales de la Edad Media.

Para la mitología nórdica, el centro del universo era el Yggdrasil, un árbol de fresno entre cuyas ramas y raíces se desplegaban los distintos mundos que integraban su cosmovisión: el de los dioses, el de los humanos, el de los gigantes, el mundo de los muertos, etc.

Los primeros dioses fueron Odín, Vili y Vé, nacidos de los gigantes Bor y Bestla. Estos dioses crearon a los primeros seres humanos y el mundo en el que habitaban. También crearon su propio reino, la ciudad celestial de Asgard, donde vivían.

En la ciudad de Asgard había palacios y templos donde los dioses pasaban el tiempo, se reunían y celebraban banquetes. El palacio donde Odín tenía el trono era el Válaskjálf, un inmenso salón que tenía techo de plata. Desde allí, el dios gobernaba el mundo.

Otro salón era el Valhala, donde vivían los guerreros heroicos caídos en combate. Estos formaban un ejército al servicio de Odín, llamado einherjar y eran atendidos por mujeres guerreras, las valquirias.

Para mantener contentos a los dioses, y obtener beneficios como buenas cosechas, salud o fertilidad, los nórdicos les ofrecían sacrificios de animales en grandes fiestas llamadas blót que se celebraban tres veces por año.

Los dioses nórdicos y su significado

Los dioses nórdicos eran muy numerosos. Sus nombres y características variaban según las regiones donde se los adoraba. Los más importantes eran:

  • Odín: llamado Wotan en las regiones germánicas, era el creador del mundo. Entre los dones que había dado a los humanos se encuentran las runas, la poesía, el don de la profecía y la magia. Era considerado una fuente de sabiduría. Tenía dos cuervos: Hugin y Mumir; que recorrían el mundo todas las mañanas para llevarle noticias. Era un dios contradictorio por lo que era tanto venerado como temido.
  • Frigg: esposa de Odín, diosa del matrimonio y la maternidad. Las mujeres le rogaban para que las protegiera durante los partos.
  • Thor: era hijo de Odín y el poderoso dios del trueno. Se caracterizaba por su fuerza. Protegía a los humanos y era uno de los dioses más queridos. Se lo representaba con un martillo mágico que solo él podía manejar. Muchos nórdicos, especialmente los vikingos, llevaban pequeños martillos de Thor como amuleto.
  • Freyr: era el dios de la lluvia, el sol naciente y la fertilidad. Se le ofrecían sacrificios para pedirle paz y buenas cosechas.
  • Freyja: hermana gemela de Freyr, era la diosa de la belleza y el amor. También se la asociaba al conocimiento a través de la magia. Era bondadosa y, del mismo modo que Odín, recibía en su palacio las almas de los guerreros muertos en batalla.

Además de los dioses principales, existían otros dioses nórdicos, como los siguientes:

  • Balder: era hijo de Odín y Frigg. Como dios de la paz y el perdón, era uno de los dioses querido. Se lo caracterizaba como un hombre de gran belleza.
  • Loki: era el dios de las mentiras y el caos, quien trataba de destruir el poderío de Odín.
  • Tyr: era el dios de la guerra y el orden. Su importancia varió entre los pueblos que lo adoraron. Para algunas tradiciones era hijo de Odín, mientras para otras, era hijo de dos gigantes.
  • Han: hija de Loki, era la diosa del inframundo, a donde iban las almas de las personas que morían de enfermedad o por la edad. Aunque según algunas tradiciones, era también el lugar a donde iban todas las almas menos las de los guerreros Su reino era Niflheim, un territorio helado y neblinoso que se ubicaba entre las raíces del Yggdrasil.
Bibliografía:
  • Bernárdez, Enrique. Mitología nórdica. Madrid, Alianza. 2017.
  • Haywood, John. Los hombres del norte. La saga vikinga 793-1241. Barcelona, Ariel. 2016.
Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2021). Dioses nórdicos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/dioses-nordicos/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!