Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2023). Arte paleocristiano. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/arte-paleocristiano/). Última edición: abril 2024. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Arte paleocristiano

Conjunto de manifestaciones pictóricas, escultóricas y arquitectónicas relacionadas con las prácticas religiosas durante los primeros siglos del cristianismo.

7m
·
Tabla de contenidos:

¿Qué es?

Publicidad

Se llama arte paleocristiano o arte cristiano primitivo al conjunto de manifestaciones pictóricas, escultóricas y arquitectónicas relacionadas con las prácticas religiosas durante los primeros siglos del cristianismo, sobre todo en el ámbito del Imperio romano.

Los primeros ejemplos de arte paleocristiano que se han encontrado corresponden a finales del siglo I y comienzos del siglo II. Estas expresiones constituyen el inicio de una tradición que dominará la producción artística occidental hasta el siglo XVIII.

En su aspecto formal, el origen del arte cristiano primitivo deriva de la tradición helenístico-romana, con manifestaciones locales en las distintas regiones del Imperio.

Contexto histórico

Pintura mural en una tumba en la Catacumba de Domitila, Roma.

Pintura mural en una tumba en la Catacumba de Domitila, Roma.

Durante sus primeros años, el cristianismo fue una más de las religiones orientales que se introdujeron en el Imperio romano a partir de la conquista de territorios de Asia.

Sin embargo, su rápida difusión comenzó a preocupar a las élites romanas porque los principios de esta religión atentaban contra dos de los pilares que sostenían al Imperio: la esclavitud (por su prédica de igualdad entre las personas) y la práctica del culto al emperador (ya que los cristianos solo rendían culto a su Dios). Por ese motivo, durante los primeros siglos, los cristianos sufrieron frecuentes persecuciones por parte del Estado romano.

En el año 313, el emperador Constantino se convirtió al cristianismo y dictó el Edicto de Milán que otorgó la libertad de culto. A su vez, en 380, el emperador Teodosio convirtió al cristianismo en religión oficial del Imperio mediante el Edicto de Tesalónica.

En ese contexto, el arte paleocristiano se desarrolló en dos etapas:

Publicidad, continua debajo
  • Anterior al Edicto de Milán: se caracterizó por manifestarse en espacios privados, principalmente en forma de pinturas en las catacumbas y en las casas que servían de espacio para el culto.
  • Posterior al Edicto de Milán: cuando al transformarse en culto público se comenzaron a construir iglesias y el arte se hizo público.

Características

Entre las características del arte paleocristiano se pueden mencionar las siguientes:

  • Las primeras manifestaciones fueron las pinturas murales de las catacumbas. Estos eran cementerios públicos que desde el siglo II fueron adoptados por los cristianos. Eran subterráneos y se ubicaban en las afueras de las ciudades. Los nichos se cerraban con una placa que solía llevar inscripciones, símbolos y pinturas.
  • Las imágenes eran con frecuencia simbólicas. Buscaban acercar a los fieles a la narrativa cristiana.
  • Aprovechaba las tipologías y la iconografía existentes en el mundo romano, pero adaptándolas a las necesidades propias del culto religioso.

Pintura

Representación de Jesús como el Buen Pastor en las Catacumbas de Priscila, Roma.

Representación de Jesús como el Buen Pastor en las Catacumbas de Priscila, Roma.

Los pocos ejemplos de pinturas paleocristianas que existen se conservan sobre todo en las catacumbas y en las paredes de algunos templos.

Se caracterizan por su sencillez, su planimetría y su función narrativa y simbólica plasmada con un lenguaje claro y comprensible. No eran realizadas por artistas profesionales, sino por artesanos por lo que su ejecución suele ser convencional.

Entre los temas más representados se encuentran las escenas bíblicas asociadas al triunfo de la fe sobre la muerte, como Jonás y la ballena, Noé y el diluvio y el sacrificio de Abraham.

Las imágenes más antiguas retoman personajes de la mitología grecorromana, pero con otro significado. Así, se toma el modelo del moscóforo griego (portador de un animal para el sacrificio a los dioses) para representar a Jesús como el Buen Pastor según la parábola evangélica.

En las catacumbas también aparecen representaciones de cruces, el Crismón (monograma en griego para Cristo) y escenas de milagros narrados en el evangelio.

Hacia el final del período y sobre todo en los mosaicos de las basílicas aparecen representaciones de Cristo en triunfo y como juez.

Arquitectura

Las manifestaciones más importantes de la arquitectura paleocristiana se produjeron a partir del Edicto de Milán, cuando se comenzaron a construir y reutilizar edificios para el culto.

Las principales tipologías de edificios paleocristianos fueron:

Las basílicas

A partir de la libertad de cultos, las ceremonias religiosas comenzaron a ser públicas. Esta situación generó la necesidad de contar grandes espacios cubiertos para albergar a los fieles. En un primer momento, se usaron con ese fin las basílicas romanas que, si bien eran edificios de uso civil, reunían las condiciones para la nueva función religiosa.

Más adelante, se construyeron iglesias nuevas siguiendo el modelo de las basílicas. Estas iglesias tenían una nave central y 2 o 3 naves laterales más bajas y angostas que la central. Al final, orientado hacia el Este, se ubicaba un ábside con el altar. Tenían techo a dos aguas y cielorraso plano de madera.

En algunas de las basílicas nuevas, se agregó una nave transversal, el transepto, para acercar a los fieles al altar. Así, la planta tomó la forma de una cruz y el espacio adquirió una dimensión simbólica.

El exterior de las basílicas era sencillo y austero. En cambio, el interior estaba con frecuencia cubierto de mármoles y mosaicos.

Algunas de las basílicas más importantes de este período son, entre otras:

  • San Juan de Letrán (313-323). Fue la primera catedral de Roma.
  • Santa Sabina (423-432). Se construyó en Roma para conservar las reliquias de una rica viuda convertida al cristianismo y martirizada.  Las columnas y capiteles son romanos y seguramente fueron tomados de una construcción romana.
  • San Pablo Extramuros. Fue construida sobre el sepulcro de san Pablo.
  • Santa María la Mayor. Según la tradición fue construida en 360 a partir de la aparición milagrosa de la Virgen María a unos patricios romanos.

Los baptisterios

Eran edificios construidos fuera de las iglesias destinados al bautismo, ya que solo los bautizados podían entrar al espacio sacralizado de la basílica. Tenían en general planta circular u octogonal con una pila bautismal con forma de estanque en el centro ya que los fieles se sumergían completamente en el agua para la ceremonia.

Los mausoleos

Eran edificios, generalmente de planta central (circular o cuadrada) que conservaban los restos mortuorios de personajes destacados. Solían tener lujosas ornamentaciones de mosaicos. Algunos de los mausoleos más famosos son el de Santa Constanza en Roma y el de Gala Placidia en Rávena.

Interior de la basílica de Santa Sabina, en Roma.

Interior de la basílica de Santa Sabina, en Roma.

Decoración de mosaicos en el mausoleo de Gala Placidia en el que se puede observar el Crismón.

Decoración de mosaicos en el mausoleo de Gala Placidia en el que se puede observar el Crismón.

Escultura

Las manifestaciones escultóricas fueron pobres durante el período paleocristiano por el temor de la Iglesia de que los fieles adoraran las estatuas como hacían con los ídolos paganos.

Predominaron los relieves en los sarcófagos, que se hacían en serie. Estos relieves siguen el modelo romano, pero representan imágenes cristianas como escenas del antiguo y nuevo testamento, la vida de Cristo.

Bibliografía:
  • AA.VV. El arte cristiano. Colección Pueblos, hombres y formas en el arte. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, s/f.
  • Beckwith, John. Arte paleocristiano y bizantino. Madrid, Cátedra. 2007.
  • Bettini, Sergio. El espacio arquitectónico de Roma a Bizancio. Buenos Aires, CP67, 1992.
  • Grabar, André. El primer arte cristiano (200-395). Madrid, Aguilar, 1967.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2023). Arte paleocristiano. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/arte-paleocristiano/). Última edición: abril 2024. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!