Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

3 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2019). Pasivo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/pasivo/). Última edición: mayo 2019. Consultado el 14 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Pasivo

Obligaciones que una persona física o jurídica debe cumplir en el futuro.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

En contabilidad, el pasivo representa todas las obligaciones que una persona física o jurídica debe cumplir en el futuro, debido a que son el resultado de transacciones financieras que ocurrieron en el pasado. Suelen consistir en deudas, pagos a proveedores, sueldos, etc.

El pasivo de una organización, junto con el patrimonio neto, es la forma en la que una organización o empresa financia sus activos. Así, cumple un papel fundamental en una empresa, ya que es uno de los elementos que integran la ecuación básica contable del balance general.

Clasificación

De acuerdo con sus componentes y la clasificación mayormente usada, existen 2 tipos de pasivos: pasivo corriente y no corriente.

Pasivo corriente

El pasivo corriente, también conocido como pasivo circulante, está representado por aquellos pasivos que deben cumplirse en un período menor a un año.

Entre los pasivos corrientes más comunes podemos encontrar los sueldos, los impuestos, los gastos de luz, etc.

Pasivo no corriente

El pasivo no corriente, también conocido como pasivo fijo, está conformado por aquellos pasivos que deben cumplirse en un plazo mayor a un año.

Dentro de los pasivos no corrientes encontramos los préstamos a largo plazo, las hipotecas, entre otros.

Publicidad, continua debajo

Cálculo

Una de las formas de conocer el pasivo de una organización consiste en consultar los estados financieros de la misma, más precisamente el balance general.

Si no se conoce el balance general, será necesario sumar el valor nominal de cada una de las obligaciones o pagos que deben cumplirse en el futuro.

Si conocemos el patrimonio neto de la organización y el activo que esta posee, podemos hacer uso de la ecuación contable básica para calcular el pasivo. Es decir que:

Pasivo\ =\ Activo\ -\ Patrimonio\ neto

Cuando un pasivo aumenta en el balance general, al mismo tiempo se registra un aumento del activo, ya que la posesión de una obligación o deuda supone, a la vez, la obtención de un bien o derecho.

Ejemplos

Para entender mejor este concepto, veamos algunos ejemplos de pasivos que suelen encontrarse en la contabilidad:

Pasivo corriente Pasivo no corriente
Sueldos a pagar. Préstamos hipotecarios.
Alquileres. Crédito a largo plazo.
Crédito a corto plazo. Bonos u obligaciones por pagar.
Deudas con proveedores. Deudas a largo plazo.
Impuestos a pagar.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2019). Pasivo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/pasivo/). Última edición: mayo 2019. Consultado el 14 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!