Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

8 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de Poitiers (1356). Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-poitiers-1356/). Última edición: marzo 2021. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Batalla de Poitiers (1356)

Enfrentamiento armado que tuvo lugar en 1356 entre los reinos de Francia e Inglaterra, en el contexto de la guerra de los 100 Años.

Tabla de contenidos:

Datos

Fecha 19 de septiembre de 1356.
Lugar Francia
Beligerantes Francia vs. Inglaterra
Resultado Victoria inglesa.

Introducción

Publicidad

La batalla de Poitiers, que tuvo lugar el 19 de septiembre de 1356, fue uno de los hechos de armas más importantes de la guerra de los 100 Años, que enfrentó a los reinos de Francia e Inglaterra.

Fue una de las tres grandes victorias inglesas de la guerra, junto con la de Crécy (1346) y la de Azincourt (1415).

Algunos historiadores la llaman «segunda batalla de Poitiers», para diferenciarla de la que, en 732, enfrentó a las huestes de Carlos Martel contra un ejército omeya que había invadido el reino merovingio de los francos.

Contexto histórico

Luego de la victoria obtenida en Crécy, en 1346, los ingleses organizaron grandes cabalgadas, que eran incursiones rápidas y violentas sobre las áreas rurales de Francia.

Los ingleses desembarcaban, se internaban en los campos franceses, incendiaban las cosechas y las aldeas, mataban a los hombres que encontraban a su paso y regresaban a sus bases costeras.

Esta estrategia tenía por objetivo generar descontento en la población civil y enfrentarla contra su propia Corona. Los campesinos, al no sentirse protegidos de las incursiones inglesas, se resistían a entregar a sus varones jóvenes cuando los hombres del rey organizaban levas para engrosar los ejércitos franceses.

En agosto de 1356, Eduardo de Woodstock, también conocido como el Príncipe Negro, encabezó una gran cabalgada en las áreas rurales ubicadas al norte de la ciudad de Burdeos. El hijo del rey Eduardo III de Inglaterra no encontró mucha resistencia a su paso, por lo que logró arrasar e incendiar numerosas aldeas.

Publicidad, continua debajo

Pero al llegar a orillas del río Loira, no pudo tomar el castillo que protegía la ciudad de Tours. Los ingleses intentaron incendiarlo repetidas veces, pero la caída de un gran aguacero frustró sus propósitos.

Cuando el rey francés Juan II el Bueno se enteró de esa resistencia, decidió atacar a los ingleses, para lo cual reunió un ejército al norte de la asediada Tours. Este ejército, que tenía unos 11.000 hombres, estaba formado por 8.000 caballeros y 3.000 infantes, entre los que había ballesteros y un contingente escocés. Era mucho más numeroso que el inglés, pero más lento, ya que sus jinetes iban protegidos con pesadas armaduras.

El ejército liderado por el Príncipe Negro estaba integrado por 3.000 jinetes que iban desprovistos de armaduras, 1.000 infantes y 2.000 arqueros que portaban arcos largos. Estos tenían una cadencia de tiro varias veces superior a la de las ballestas que usaban los franceses.

Desarrollo

Antes de la batalla hubo negociaciones para alcanzar un acuerdo, pero el único resultado de esas conversaciones fue una tregua de 24 horas para no combatir un domingo, algo habitual en la Edad Media.

El Príncipe Negro colocó a sus tropas de espaldas a un bosque, de modo de evitar ataques por la retaguardia. A los flancos plantó a los arqueros en formación de cuña y en el bosque ocultó una pequeña unidad de caballería.

El rey Juan dividió a sus fuerzas en cuatro grupos, al frente de los cuales marchaban 300 caballeros acompañados por mercenarios alemanes armados con picas. El objetivo de este grupo era cargar sobre los arqueros ingleses.

Las armaduras de los caballeros franceses eran invulnerables a las flechas, porque éstas se rompían con el impacto. Por esa razón, cuando la caballería gala cargó contra la infantería inglesa, los arqueros lanzaron sus flechas sobre los caballos. Los resultados fueron devastadores, por lo que los atacantes se batieron en retirada.

Uno de los hijos de Juan II, el delfín Carlos, renovó el ataque de la caballería, pero fue rechazado por los ingleses. Avanzó entonces la infantería pero luego de una encarnizada lucha retrocedió para reagruparse. Al ver este retroceso, los soldados que integraban la siguiente oleada de infantería francesa entraron en pánico y huyeron.

La batalla de Poitiers (1356), pintura del artista francés romántico Eugène Delacroix.

La batalla de Poitiers (1356), pintura del artista francés romántico Eugène Delacroix.

El rey Juan decidió tomar personalmente el mando y ordenó que la retaguardia trajeran nuevos caballos, con los cuales prosiguió la lucha. Fue entonces que la caballería inglesa oculta en los bosques, salió a campo abierto, hizo un rodeo y atacó a los franceses por los flancos y la retaguardia.

Los franceses, aterrorizados al verse rodeados, intentaron huir, pero no lo lograron, por lo que el rey Juan, su hijo Felipe y varios nobles fueron capturados por los ingleses.

Causas y consecuencias

Causas

Entre las causas de la batalla de Poitiers sobresalen las siguientes:

  • La invasión del suroeste de Francia por un ejército inglés al mando de Eduardo de Woodstock, el Príncipe Negro.
  • El pedido de auxilio que hicieron los habitantes de Tours a la corte de los Valois, tras haber ofrecido una férrea resistencia a los ataques ingleses.
  • La decisión del rey Juan II el Bueno de frenar la incursión de los ingleses para ponerle fin a los saqueos de campos y aldeas y terminar con las matanzas de campesinos franceses.

Consecuencias

Las principales consecuencias de esta batalla fueron las siguientes:

Rendición de Juan el Bueno en la batalla de Poitiers. Biblioteca Nacional de Francia.

Rendición de Juan el Bueno en la batalla de Poitiers. Biblioteca Nacional de Francia.

  • Los franceses tuvieron unas 2.500 bajas, entre muertos y heridos. Los ingleses, apenas unos pocos cientos.
  • La victoria inglesa puso en evidencia que una buena táctica podía lograr la victoria aun en condiciones de una acentuada inferioridad numérica.
  • Los arqueros ingleses demostraron su superioridad frente a los ballesteros franceses y la capacidad que tenían para hacer estragos en la caballería pesada gala.
  • Los franceses se vieron obligados a firmar el Tratado de Brétigny, en el cual se pactó el pago de tres millones de monedas de oro por el rescate de Juan II, que había sido tomado prisionero por los ingleses.
  • Los ingleses se quedaron con el control de Calais, Guines, Ponthieu, Aquitania, Lemosin, Périgord, Rourge, Quercy y Poitou, ubicadas en el noroeste y el suroeste de Francia. Conservaron la mayoría de estos territorios hasta fines del siglo XIV.
  • Eduardo III renunció oficialmente a la Corona francesa. Así, los Valois mantuvieron el control del reino de Francia pero a costa de enormes concesiones territoriales al enemigo.
  • Francia quedó sumida en un caos: el Estado arruinado y sin recursos, los caminos recorridos por bandoleros que atacaban a los comerciantes y viajeros y los campesinos saqueados por sus propios nobles para compensar las pérdidas sufridas en la guerra.

Protagonistas

Retrato de Juan II el Bueno. Recopilación de los reyes de Francia, siglo XVI.

Retrato de Juan II el Bueno. Recopilación de los reyes de Francia, siglo XVI.

Los principales protagonistas de esta batalla fueron:

  • Juan II el Bueno (1319-1364): rey de Francia, segundo de la Casa de Valois. Contrajo matrimonio con Bona de Luxemburgo con la que tuvo once hijos. Luego de ser tomado prisionero en Poitiers, fue conducido a Inglaterra y liberado cuatro años más tarde. Después de que su hijo Luis de Anjou huyera de su cautiverio, se entregó a los ingleses y quedó recluido en Londres, donde murió en 1364.
  • Eduardo de Woodstock (1330-1376): llamado el Príncipe Negro por el color de la armadura que utilizaba o por la crueldad que demostraba en las batallas. Fue el primogénito del rey Eduardo III de Inglaterra y de su esposa Felipa de Henao. Brillante caudillo militar, venció a los franceses en las batallas de Crécy y Poitiers.
  • Luis I de Anjou (1339-1384): príncipe francés, conde de Maine, duque de Anjou y rey de Nápoles entre 1382 y 1384. Tras la firma del Tratado de Brétigny, fue entregado a los ingleses como garantía del cumplimiento del acuerdo. Su fuga de Londres generó una crisis entre Francia e Inglaterra que se resolvió con el cautiverio de su padre.
  • Juan I de Berry (1340-1416): príncipe francés de la Casa de Valois, hijo de Juan II el Bueno. Tras la derrota de Poitiers, fue entregado como rehén a los ingleses, permaneciendo en Londres hasta 1367. Durante su cautiverio, su padre lo nombró duque de Berry.
  • Felipe II el Atrevido (1342-1404): príncipe francés, cuarto hijo de Juan II el Bueno y de Bona de Luxemburgo. Con tan solo 15 años luchó con gran arrojo en la batalla de Poitiers, durante la cual fue herido y tomado prisionero. Junto a su padre fue llevado a Londres, donde permaneció hasta 1363. Luego de su liberación, fue nombrado duque de Borgoña.
Bibliografía:
  • Contamine, Philippe. La Guerra de los Cien Años. Barcelona, Oikos-Tau. 1989.
  • Heers, Jacques. Historia de la Edad Media. Barcelona, Labor. 1984.
  • Perroy, Edouard. La Guerra de los Cien Años. Madrid, Akal. 1982.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de Poitiers (1356). Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-poitiers-1356/). Última edición: marzo 2021. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!