Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

10 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2024). Carlomagno. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/carlomagno/). Última edición: abril 2024. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Carlomagno emperador de Occidente, pintura realizada en 1513 por el artista alemán Alberto Durero.

Carlomagno

Rey de los francos y emperador de Occidente.

Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Renania, Reino de los francos, 2 de abril del 742.
Fallecimiento Aquisgrán, Imperio carolingio, 28 de enero del 814 (72 años).
Ocupación Rey de los francos y emperador de Occidente.
Causa de la muerte Enfermedad desconocida.

¿Quién fue?

Publicidad

Carlomagno fue rey de los francos, un pueblo de origen germano que durante el siglo V se había establecido en lo que hoy es Francia.

Siguiendo los pasos de su padre, Pipino el Breve, a fines del siglo VIII, conquistó los territorios de ávaros, bávaros, lombardos y sajones, y arrebató ciudades y fortificaciones al Imperio bizantino y al Emirato de Córdoba.

Carlomagno emperador de Occidente, pintura realizada en 1513 por el artista alemán Alberto Durero.

Carlomagno emperador de Occidente, pintura realizada en 1513 por el artista alemán Alberto Durero.

Esas victorias le permitieron establecer su dominación sobre la mayor parte de Europa occidental y central y constituir el llamado Imperio carolingio. Este imperio fue fruto de su genio militar y político y del deseo de los pontífices romanos de aliarse con un soberano que fuese capaz de reconstruir la unidad cristiana. La alianza entre los francos y el Papado quedó plasmada en la Navidad del año 800, cuando León III lo coronó como emperador de Occidente.

Sus conquistas y la manera en qué organizó su imperio lo transformaron en uno de los reyes más influyentes de la Temprana Edad Media. Por esa razón, su vida y su obra sirvieron de modelo a los soberanos de los siglos siguientes, en especial a los de Francia y a los del Sacro Imperio Romano Germánico, que consideraron a sus respectivos Estados como una continuidad del imperio de Carlomagno.

Infancia, juventud y formación militar

Estatua yacente de Bertrada de Laon, madre de Carlomagno. Se encuentra en la Basílica de Saint Denis, cerca de París, Francia.

Estatua yacente de Bertrada de Laon, madre de Carlomagno. Se encuentra en la Basílica de Saint Denis, cerca de París, Francia.

Carlomagno nació el 2 de abril del 742 en Renania, una región que hoy pertenece a Alemania y que en aquel entonces formaba parte del reino de los francos. Sus padres fueron Bertrada de Laon y Pipino el Breve, mayordomo de palacio del rey Childerico III.

Desde que era pequeño su madre le leyó las Sagradas Escrituras; su padre le enseñó a nadar, montar y cazar; mientras que su tío Bernardo lo entrenó en el uso de las armas de combate de los francos: la espada larga, la lanza de madera de fresno y el escudo puntiagudo de hierro.

En el 753, su padre, que ya había depuesto a Childerico III, le encomendó su primera misión; debía ir al encuentro del papa Esteban II, que había huido de Roma tras un ataque de guerreros lombardos. A marchas forzadas, Carlos, que tenía entonces 11 años, logró encontrar al pontífice y llevarlo al palacio de Pipino.

Publicidad, continua debajo

Allí, su padre se comprometió a ayudar a la Santa Sede a recuperar los territorios arrebatados por los lombardos. Como contrapartida, Esteban II, ungió a Pipino como rey de los francos y proclamó a Carlos y a su hermano Carlomán como nobles patricios romanos. Así quedó legitimada la dinastía carolingia y se selló una alianza entre el Papado y los francos.

Cogobierno

En el 768 Pipino, que realizaba una campaña contra los aquitanos, enfermó gravemente y debió ser traslado en una litera a París. Comprendiendo que su final era inminente, proclamó la división del reino entre sus dos hijos: a Carlomán correspondió Neustria, una región que abarcaba el centro y el noroeste de la actual Francia. Carlos, por su parte, recibió Austrasia, que comprendía los actuales territorios de Bélgica, los Países Bajos, Luxemburgo, el este Francia y el centro oeste de Alemania.

Las relaciones entre los dos hermanos nunca habían sido buenas. Carlos, hijo bastardo, sentía celos de Carlomán, que había nacido después del casamiento de sus padres, y por quien Pipino tenía marcadas preferencias.

Las fricciones entre los hermanos fueron aumentando y casi se inicia una guerra civil. Pero ésta no se produjo debido a la prematura muerte de Carlomán, tras la cual en el 771 Carlos fue coronado como único rey de los francos.

Guerras de conquista

La primera medida de Carlomagno resultó absolutamente novedosa: obligó a todos los varones mayores de 11 años a prestarle juramento de fidelidad, transformándolos en sus vasallos. Luego de crear este vínculo de lealtad con su pueblo, emprendió diversas guerras de conquista:

  • Conquista del reino lombardo. En el 772 recibió un pedido de ayuda del papa Adriano I, quien era atacado por el rey lombardo Desiderio. A mediados del 773, Carlomagno atravesó los Alpes y puso sitio a Pavía, en la que vivían el rey y su corte. Como sus francos no lograban tomar la ciudad, reunió a un grupo de jinetes y marchó hacia el sur, apoderándose de Verona y llegando hasta Roma, donde selló una alianza con Adriano I. Luego regresó a Pavia, que se rindió al poco tiempo batida por el hambre y las fiebres. Después de recluir a Desiderio en un monasterio, se proclamó rey de los lombardos.
  • Sometimiento de los sajones: en el 775 emprendió una campaña para someter a los sajones, un pueblo pagano que vivía entre el Rin y el Elba. Las tropas francas, acompañadas de sacerdotes, avanzaron sobre territorio enemigo quemando aldeas, levantando iglesias y tomando prisioneros para convertirlos al cristianismo. La resistencia fue tan dura, que Carlomagno debió dirigir personalmente las operaciones. Los sajones finalmente aceptaron someterse en el 785, tras el bautismo de su líder Widukindo, que abandonó el paganismo y adoptó la fe y los sacramentos cristianos.
  • Invasión de la península ibérica: en el 778 atacó el Emirato de Córdoba, que estaba envuelto en una guerra civil entre los Abasidas y los Omeyas. Sus huestes atravesaron los Pirineos y avanzaron hacia el suroeste hasta llegar a Zaragoza, que se negó a rendirse. A pesar de que los francos sitiaron la ciudad durante un largo tiempo, sus habitantes no capitularon. Ordenó entonces la retirada, habiendo adelantado las fronteras hasta el río Ebro. Pero al regresar por los Pirineos, la retaguardia de su ejército fue aniquilada por los vascones. Poco después, los musulmanes cruzaron el Ebro y se dispusieron a atacar Aquitania. Carlomagno, que necesitaba concentrar todas sus fuerzas en el frente sajón, debió pactar una tregua por diez años.
  • Sometimiento de los bávaros: Baviera era formalmente parte del reino de los francos pero estaba gobernada por un primo de Carlomagno, Tasilón, que tenía un comportamiento muy independiente. Para someter a los bávaros, en el 786 exigió a Tasilón que se presentase ante la asamblea nacional para responder acusaciones de traición y deslealtad. Ante esta requisitoria, Tasilón solicitó la mediación del papa Adriano, que conminó al duque de Baviera a prestar juramento de fidelidad al rey de los francos. Contando con esta bendición, Carlomagno invadió Baviera con varios ejércitos, por lo que Tasilón decidió someterse y le entregó su cetro de oro.
  • Conquista del reino de los ávaros: en el 788 los ávaros, provenientes de las llanuras de Panonia, en la actual Hungría, cruzaron los Alpes y atacaron las ciudades del norte de Italia. Luego de la sorpresa inicial, las tropas de los condes locales lograron rechazar a los invasores. Harto de este tipo de incursiones, en el 790 Carlomagno organizó una campaña para vencerlos definitivamente. Pero la victoria no fue inmediata. Recién en el 796 sus fuerzas lograron derrotar a los ávaros y llegar hasta su campamento fortificado, donde lograron capturar un inmenso tesoro.

Coronación como emperador de Occidente

La coronación de Carlomagno, pintura realizada en el siglo XVI por el taller del artista italiano Rafael Sanzio.

La coronación de Carlomagno, pintura realizada en el siglo XVI por el taller del artista italiano Rafael Sanzio.

Gracias al uso combinado de la diplomacia, la guerra y la amenaza del uso de la fuerza, en veinticinco años logró duplicar los territorios que había heredado de su padre.

De esa manera, construyó el imperio más extenso desde los tiempos del Imperio Romano. A excepción de gran parte de España, Portugal y Gran Bretaña, ese imperio comprendía toda Europa occidental y casi toda Europa central.

El broche de oro de sus guerras de conquista tuvo lugar a fines del 800, cuando acudió en ayuda del papa León III, que enfrentaba acusaciones de inmoralidad y perjurio de los nobles romanos. Una vez en Roma, convocó una asamblea que exculpó a León III, quien el 25 de diciembre lo coronó como emperador de Occidente. Así, el Pontífice lo posicionó por encima de todos los reyes cristianos de Occidente y lo transformó en brazo armado de la Iglesia y en defensor de la fe cristiana.

Sus mujeres y sus hijos

Carlomagno tuvo cinco esposas y seis concubinas, que le dieron un total de quince hijos, siete varones y ocho mujeres.

Su primera mujer Himiltruda, en el 769 dio a luz a Pipino el Jorobado, que en el 790 lideró una conspiración para hacerse con el poder. Descubierto el complot, Carlomagno ordenó que se lo recluyera en un convento.

En el 770 rompió con Himiltruda y contrajo matrimonio con Ermengarda (también llamada Desiderata), a quien repudió dos años después, cuando su suegro, el rey lombardo Desiderio, invadió el Estado pontificio.

En el 772 se casó con Hildegarda, una suaba que tenía trece años. Con ella tuvo nueve hijos, de los cuales sobrevivieron tres varones (Carlos el Joven, Pipino y Luis) y tres mujeres (Rotruda, Berta y Gisela).

Luego de la muerte de Hildegarda, en el 783, desposó a Fastrada, una germana ambiciosa con la que tuvo dos hijas y que instigó un fracasado complot en su contra.

Tras la muerte de Fastrada, en el 794, contrajo matrimonio con la alamana Liutgarda, una joven de salud frágil con la cual no llegó a tener hijos. Tras su muerte, en el 800, tuvo cuatro concubinas, que le dieron dos mujeres y tres varones.

Muerte

Carlomagno proclama a su hijo Luis como el único heredero de su imperio. Ilustración de las Grandes crónicas de Francia, del siglo XIV.

Carlomagno proclama a su hijo Luis como el único heredero de su imperio. Ilustración de las Grandes crónicas de Francia, del siglo XIV.

La salud de Carlomagno comenzó a resquebrajarse en el 811, luego de la muerte de cuatro de sus hijos (Carlos, Pipino, Pipino el Jorobado y Rotruda).

A partir de entonces comenzó a padecer constantes fiebres y una molesta artritis que lo obligó a apoyarse en un bastón para poder caminar.

Sintiéndose débil y temeroso, mandó llamar a su hijo Luis, que luchaba contra los musulmanes en las fronteras del Ebro. El 11 de setiembre del 813 lo asoció al gobierno y lo designó como único heredero de la corona imperial.

A principios del nuevo año comenzó a padecer fiebre y se quejó de fuertes dolores en uno de sus costados. Luego de varios días de agonía, murió el 28 de enero del 814, a la edad de 72 años. Su cuerpo fue sepultado en la basílica de Aquisgrán, en la capital de su Imperio.

Bibliografía:
  • Halphen, Louis. Carlomagno y el Imperio Carolingio. Madrid, Akal, 1992.
  • Lamb, Harold. Carlomagno. Buenos Aires, Alfaguara, 2006.
  • Musa, Marcelo Néstor. Carlomagno. Buenos Aires, Aguilar, 2014
  • Mussot-Goulard, Renée. Carlomagno. Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1999.
  • Pirenne, Henry. Mahoma y Carlomagno, Madrid, Alianza, 2008.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2024). Carlomagno. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/carlomagno/). Última edición: abril 2024. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!