Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2022). Dioniso. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/dioniso/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Dioniso

Dios del vino y las vides en la mitología de la antigua Grecia.

6m
·
Tabla de contenidos:

¿Quién fue Dioniso?

Publicidad

Dioniso era el dios del vino y las vides en la mitología de la antigua Grecia. Tenía ciertas características particulares y un complejo sistema mitológico que lo diferenciaba de los demás dioses.

Se lo llamaba también Baco y con este nombre fue adorado en la antigua Roma.

El culto a Dioniso estaba asociado a los estados de delirio y exaltación. Este dios no habitaba un lugar fijo, sino que viajaba permanentemente llevando sus rituales de descontrol por donde pasaba. Siempre iba con un cortejo de sátiros, unos genios de la naturaleza mitad humanos y mitad animales, y ninfas a las que se llamaba ménades.

Dioniso, escultura de mármol exhibida en el museo del Louvre, París.

Dioniso, escultura de mármol exhibida en el museo del Louvre, París.

Características

Entre las características de Dioniso, se pueden mencionar las siguientes:

  • Era un dios asociado a los estados de alteración mental. La diosa Hera lo había perseguido durante mucho tiempo causando locura en quienes lo protegían y lo cuidaban y Dioniso también provocaba alteración mental en sus antagonistas. En sus trances, los personajes castigados por Dioniso llegaban a asesinar a sus hijos o familiares.
  • Los ritos asociados a Dioniso eran llamados misterios, no formaban parte de los rituales cívicos públicos, que eran obligatorios, sino que eran solo para iniciados en su culto.
  • De acuerdo con la creencia generalizada, en los misterios dionisíacos se realizaban prácticas crueles como descuartizamiento de animales, o inmorales como orgías descontroladas. Pero, según investigaciones recientes, esas creencias se basan en narraciones que solo tenían una función literaria. En la realidad, durante las bacanales, las mujeres masticaban hiedra y entraban en estados de trance durante los cuales tocaban instrumentos y bailaban desenfrenadamente.
  • Dioniso era quien había descubierto la vid e inventado el vino. Los mitos relataban cómo había recorrido, con su cortejo, Asia y Egipto llevando este don a los pueblos que vivían allí.
  • Diversos mitos vinculan a Dioniso con el castigo de los reyes que se oponían a la introducción de sus rituales en las ciudades.
  • Dioniso presidía los rituales teatrales, por la relación de los actores con la acción de convertirse en alguien distinto de ellos mismos.
  • En uno de sus viajes, el dios encontró en la isla de Naxos a Ariadna, la hija del rey de Creta que había sido abandonada ahí por Teseo. Dioniso se enamoró de ella, la convirtió en su esposa y le dio la inmortalidad.
El triunfo de Baco y Ariadna, pintura de Annibale Carracci en el palacio Farnese, Roma.

El triunfo de Baco y Ariadna, pintura de Annibale Carracci en el palacio Farnese, Roma.

Origen e historia

Dioniso era hijo de Zeus con Sémele, una mujer mortal. El mito más conocido, relata que, a causa de los celos, Hera, la esposa del dios, tomó el aspecto de una anciana y le sugirió a Sémele que le pidiera a Zeus que se presentara ante ella en toda su gloria. Cuando Zeus lo hizo, Sémele no pudo soportar la visión y cayó fulminada.

Para no perder el hijo que Sémele estaba gestando, Zeus lo extrajo del vientre de su madre y lo introdujo en su propio muslo, de donde Dioniso nació al completarse los nueve meses de gestación. De ese modo, el dios nació dos veces, una vez de su madre y otra del muslo de su padre.

Este mito explicaba que Dioniso fuera un dios a pesar de tener madre mortal, ya que finalmente había sido concebido y parido por Zeus. Otros mitos, en cambio, explicaban la divinización a través de sus hazañas.

Publicidad, continua debajo

Dioniso descendió al reino de Hades, rescató a su madre y la llevó al Olimpo donde fue divinizada y recibió el nombre de Tione.

Los misterios dionisíacos

Los rituales dionisíacos, llamados bacanales, adoptaban forma de misterios. Estos eran secretos y se accedía voluntariamente tras una iniciación.

Las bacanales se asociaban con la necesidad de gestionar los aspectos emocionales de la vida, como la angustia, el temor a la muerte, al dolor y a las enfermedades.

Eran rituales que trastocaban el orden habitual, se realizaban de noche, en montes o bosques ya que implicaban un reencuentro con la naturaleza salvaje que estaba enmascarada por la vida urbana.

Durante las bacanales, de las que participaban principalmente las mujeres, a las que se llamaba bacantes, los fieles entraban en estado de éxtasis y cambiaban sus roles habituales. Así, invertían los géneros y los hombres se vestían y actuaban como mujeres y las mujeres, como hombres o se disfrazaban y tomaban actitudes de animales; también los plebeyos actuaban como reyes y los esclavos como amos.

Los estudiosos consideran que la función de estos rituales, que duraban pocos días y se realizaban en contadas ocasiones, era brindar una vía de escape al agobio que representaba el orden cívico. Permitir a la sociedad momentos de locura bajo la protección del dios liberaba los impulsos que las personas debían reprimir para la convivencia social. Una vez concluida la bacanal, todo retornaba al orden. Esta interpretación explica también la característica de Dioniso de ser un dios que transita por el mundo y no se detiene en ninguna parte. Pasa por las ciudades llevando liberación a sus habitantes y luego se retira favoreciendo el retorno del orden.

Elementos asociados

Entre los elementos asociados a Dioniso se encuentra el cabrito, ya que es una de las formas que le dio su padre en su infancia para protegerlo de la furia de Hera.

Su símbolo era el tirso, una vara rematada en una piña y adornada con vides, hiedras y cintas. Todas las ménades llevaban un tirso en la mano.

Ménade sosteniendo un tirso en una pieza de cerámica.

Ménade sosteniendo un tirso en una pieza de cerámica.

Bibliografía:
  • Cheers, Gordon (editor). Mitología. Todos los mitos y leyendas del mundo. Buenos Aires, Del Nuevo Extremo, 2006.
  • Graves, Robert. Dioses y héroes de la antigua Grecia. Barcelona, Lumen, 2001.
  • Grimal, Pierre. Diccionario de mitología griega y romana. Buenos Aires, Barcelona, México, Paidós, 1999.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2022). Dioniso. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/dioniso/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!