Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

9 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2024). Miguel Ángel Buonarroti. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/miguel-angel-buonarroti/). Última edición: febrero 2024. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Detalle de un retrato de Miguel Ángel realizado por Daniele da Volterra en 1545.

Miguel Ángel Buonarroti

Miguel Ángel Buonarroti fue un escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano.

9m
·
Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Caprese, actual Italia,6 de marzo de 1475
Fallecimiento Roma, 18 de febrero de 1564 (88 años)
Ocupación Artista, escultor, arquitecto, pintor, poeta
Causa de la muerte Enfermedad desconocida

¿Quién fue?

Publicidad

Miguel Ángel Buonarroti fue un escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano activo principalmente en Florencia y Roma desde los últimos años del siglo XV y durante buena parte del siglo XVI. Por su maestría técnica, su originalidad y su dominio de las distintas disciplinas artísticas encarnó la concepción renacentista del artista como creador divino.

Junto con Leonardo da Vinci y Rafael Sanzio, es uno de los mayores exponentes del Alto Renacimiento italiano.

Miguel Ángel también es considerado uno de los primeros artistas modernos por la libertad y el poder de negociación con los que se posicionó frente a sus clientes gracias a que era plenamente consciente tanto del valor de su obra como del nuevo lugar que ocupaban los objetos artísticos en sociedad renacentista como símbolos del poder económico, político y social de quienes los poseían.

El artista perteneció a una tradicional familia de la burguesía florentina, ya sin influencia política ni grandes medios económicos para el momento de su nacimiento.

En una sociedad en la que los trabajos manuales, incluidos los artísticos, eran considerados propios de gente de baja condición, Miguel Ángel, tal vez en parte gracias su posición social, logró evadir ese rol para asumir el de artista intelectual, admirado e imitado.

Infancia y juventud

Miguel Ángel fue el segundo de los 5 hijos de Ludovico di Leonardo Buonarroti di Simoni y Francesca di Neri de Miniato del Sera. Nació el 6 de marzo de 1475 en Capresse, cerca de la ciudad de Arezzo, donde el padre, magistrado de la República de Florencia, cumplía funciones.

Poco después, la familia retornó a Florencia y Miguel Ángel pasó su infancia entre la casa florentina y una finca familiar en Settignano. En esa localidad, caracterizada por sus canteras de mármol, Miguel Ángel tuvo una nodriza que era hija y hermana de canteros. Es conocida la anécdota en la que el artista afirma que su relación con la piedra provenía de la leche que había mamado de su nodriza.

Publicidad, continua debajo

A los 13 años ingresó como aprendiz en el taller de los pintores Domenico y Davide Ghirlandaio. Allí obtuvo una sólida formación en el dibujo y las técnicas pictóricas. Aunque esta relación está documentada, años mas tarde Miguel Ángel la negaría tanto para enfatizar su rol como escultor, como para borrar un aspecto del pasado que lo vinculaba a los talleres artesanales, algo que no consideraba propio de su clase social.

Su acercamiento a la escultura, que él consideraba como su medio expresivo más cercano, comenzó bajo el mecenazgo de Lorenzo de Médici, en el Jardín de San Marcos. Esta era una especie de academia informal donde los jóvenes artistas podían estudiar la colección de escultura de la antigua Roma de la familia.

Admirado por el talento del joven, Lorenzo lo alojó en su palacio junto a su familia. Allí, pudo frecuentar a los intelectuales neoplatónicos que formaban parte de la corte de los Médicis. Probablemente de esta influencia derive su concepción de su trabajo como escultor no como quien da forma a la piedra, sino como quien la libera de lo que sobra para exponer la forma interna.

En ese círculo culto y refinado convivió, además, con otros miembros de la familia Medici que, con el tiempo, accederían a las máximas jerarquías del poder político de Italia, como Giulio de Medici y Giovanni di Lorenzo de Medici, quienes se convertirían en los papas Clemente VII y León X. Estas relaciones le permitieron tejer una eficiente red de contactos poderosos.

Durante su etapa formativa en Florencia, también tuvo la oportunidad de diseccionar cadáveres para estudiar la anatomía humana en el hospital de la Santa Croce. De ese modo, su formación se nutrió tanto del estudio de los grandes maestros como de la observación e investigación de la naturaleza y le dio el profundo conocimiento del cuerpo humano que se hará evidente en sus obras, sobre todo en las escultóricas.

Vida privada

Según los documentos de la época, Miguel Ángel tenía una personalidad irritable y un carácter difícil. Era extremadamente ambicioso y su cuidado del dinero era cercano a la avaricia. A causa de esto, tuvo numerosos conflictos con otros artistas y con comitentes, llegando incluso a hacer un desaire al papa Julio II, uno de los personajes más importantes de la Europa de la época.

Nunca se casó ni se le conocieron relaciones amorosas. Su apasionada correspondencia y los poemas dirigidos a amigos como Gherardo Perini y Tommaso Cavalieri, han sugerido a algunos autores que el artista era homosexual, pero no existen pruebas que lo confirmen. Otra de sus grandes amigas fue la poeta e intelectual de origen noble, Vittoria Colonna con quien mantuvo una intensa correspondencia.

Con su familia, su padre (su madre había muerto cuando él tenía seis años) y con sus hermanos y sobrinos, mantuvo durante toda su vida una relación estrecha, que oscilaba entre los conflictos por cuestiones económicas y la preocupación por su bienestar.

Llegó a ser inmensamente rico, aunque siempre vivió modestamente sin preocuparse por lo que comía ni por su aspecto personal o su ropa.

Carrera artística

La carrera artística de Miguel Ángel se desarrolló entre Florencia, donde vivían su familia y sus primeros mecenas y Roma que, a partir del siglo XVI, se constituyó como un importante centro de poder político europeo. El artista se movió entre ambas ciudades a partir de las oportunidades de obtener encargos importantes y, en algunas ocasiones, a partir de enemistades que surgían por su carácter y su ambición.

A partir de esto, los historiadores del arte suelen dividir la carrera artística de Miguel Ángel en varias etapas.

  • Primera etapa florentina. Corresponde a su período de formación. De este momento se conservan algunos relieves como La virgen de la escalera y La batalla de centauros y lapitas.
  • Primera etapa romana. En 1496, Miguel Ángel realizó su primer viaje a Roma con una recomendación de Lorenzo de Pierfrancesco de Medici que le abrió las puertas de algunos personajes importantes. En esa oportunidad recibió el encargo de una “piedad” para el cardenal Jean Bilhères. Esta es la famosa Piedad Vaticana que se conserva en la Basílica de San Pedro. A pesar de la evidente maestría de sus obras, no consiguió un encargo del papa, que era su objetivo y regresó a Florencia en 1501.
  • Segunda etapa florentina. Entre 1501 y 1505, Miguel Ángel se instaló en Florencia tentado por el desafío de retomar un bloque de mármol mal trabajado por artistas anteriores para producir una obra para la ciudad. Miguel Ángel logró superar las dificultades que le planteaba el material y esculpió una figura monumental de David, que fue instalada en la Plazza della Signoria. El dominio de la anatomía humana y del manejo sutil de la gestualidad que desplegó en esta obra terminó de consagrarlo como un gran artista.
  • Segunda etapa romana. En 1505, finalmente, el papa Julio II lo convocó a Roma para solicitarle la realización de su tumba. Este proyecto, pronto se transformó en la fuente de una serie de conflictos que durarían más de 40 años cuando finalmente la tumba, muy modificada con respecto al original, se concretaría. Cuando Miguel Ángel ya estaba trabajando en el monumento, Julio II decidió postergarlo para concentrarse en la renovación de la basílica de San Pedro. El artista, decepcionado y furioso, regresó a Florencia en un acto de desconsideración hacia el papa inédito para una persona común. A raíz de ese desplante, que podría haberle costado la vida, tuvo que disculparse públicamente, pero como compensación, el papa le solicitó la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina. Aunque Miguel Ángel hizo lo posible para evitar este encargo ya que no se consideraba pintor, finalmente lo aceptó y se dedicó a este proyecto entre 1508 y 1512.
  • Tercera etapa florentina. En 1512, Miguel Ángel regresó a Florencia donde permaneció hasta la muerte de su padre en 1534. Entre los numerosos trabajos que realizó en ese período se destacan las obras, solicitadas por la familia Médici, del complejo de la basílica de San Lorenzo, que incluía la fachada (que no llegó a concretarse); la construcción del espacio conocido como Sacristía Nueva donde se ubicarían las tumbas de Giuliano y Lorenzo de Médici y Giuliano II y Lorenzo II y la biblioteca Laurenciana.
  • Tercera etapa romana. En 1535, Miguel Ángel regresó a Roma donde permaneció hasta su muerte, en 1564. En este período realizó numerosas obras tanto en pintura, como en arquitectura y escultura, como la decoración de la Capilla Paulina, el Juicio final de la Capilla Sixtina, el proyecto de la Basílica de San Pedro y su cúpula, entre otros.

Muerte

Aunque tuvo algunos problemas de salud a lo largo de su vida, Miguel Ángel se mantuvo vigoroso y activo hasta el final de su vida. Sobre los últimos años, la muerte de personas cercanas fue acentuando su melancolía y su alejamiento de la gente.

Pocos días antes de cumplir 89 años, se enfermó gravemente y murió en Roma el 18 de febrero de 1564. Sus restos fueron trasladados a Florencia y sepultados en la basílica de la Santa Croce.

Obras

En más de 70 años de trabajo, Miguel Ángel produjo numerosas obras de gran valor artístico. Entre las más famosas, se pueden mencionar las siguientes:

Escultura

Pintura

Arquitectura

Bibliografía:
  • Condivi, Ascanio. Vida de Miguel Ángel Buonarroti. Madrid, Ediciones Akal, (1553) 2007.
  • García López, David. Miguel Ángel. Cartas. Madrid, Alianza Editorial, 2020.
  • Vasari, Giorgio. Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue hasta nuestros días. Madrid, Alianza, (1568) 2002.
  • Zöllner, Frank, Thoenes, Christof. Miguel Ángel. 1475-1564. Vida y obra. Madrid, Taschen Benedikt, 2010.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2024). Miguel Ángel Buonarroti. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/miguel-angel-buonarroti/). Última edición: febrero 2024. Consultado el 18 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!