Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2023). Manuel Rodríguez. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/manuel-rodriguez/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Retrato de Manuel Rodríguez.

Manuel Rodríguez

Abogado, político y militar criollo que tuvo una activa participación en las guerras por la Independencia de Chile.

Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Santiago, Capitanía General de Chile, 25 de febrero de 1785.
Fallecimiento Til Til, República de Chile, 26 de mayo de 1818 (33 años).
Ocupación Patriota chileno que luchó en las guerras de la Independencia.
Causa de la muerte Herida de arma de fuego.

¿Quién fue Manuel Rodríguez?

Publicidad

Manuel Rodríguez fue un abogado, político y militar criollo que tuvo una activa participación en las guerras por la Independencia de Chile.

Durante la Patria Vieja, se desempeñó como procurador del Cabildo de Santiago y como secretario de Hacienda del gobierno liderado por José Miguel Carrera.

Tras la reconquista realista de 1814, fue el principal líder de la resistencia independentista, actuando como espía y guerrillero, y transformándose en mito y leyenda popular.

Durante la Patria Nueva, asumió el cargo de director supremo tras el desastre de Cancha Rayada. Después de la batalla de Maipú, fue apresado por orden de Bernardo O’Higgins, quien ordenó que se lo confinara en la cárcel de Quillota. Durante el traslado a esa prisión fue asesinado por uno de los oficiales que lo custodiaba, al parecer por órdenes de Bernardo de Monteagudo o del propio O’Higgins.

En la actualidad, Chile lo recuerda como uno de los “padres de la Patria”.

Infancia, juventud y formación intelectual

Manuel Javier Rodríguez y Erdoíza nació en Santiago de Chile, el 25 de febrero de 1785.

Su padre fue el español Carlos Rodríguez de Herrera y Zeballos, que se desempeñó como director de Aduanas. Su madre, María Loreto de Erdoíza y Aguirre, era una criolla de elevada posición social, ya que era sobrina del Marqués de Montepío.

Publicidad, continua debajo

Manuel tuvo dos hermanos, Carlos y Ambrosio, y un medio hermano, Joaquín, que era hijo de su madre y de su primer esposo, el comerciante español Lucas Fernández de Leiva.

Si bien la familia Rodríguez Erdoíza era de origen nobiliario, padecía de una constante estrechez económica, por lo que se decía de ellos que eran «aristócratas pobres».

Estas circunstancias influyeron en el carácter rebelde de Manuel, que sentía rechazo contra el sistema de castas colonial, basado en el origen de los lazos familiares y no en los méritos individuales.

Manuel cursó sus primeros estudios en el Colegio Convictorio Carolino de Santiago y luego estudió Leyes en la Real Universidad de San Felipe. En 1807 se recibió de bachiller en Cánones y Leyes y a partir de entonces ejerció la profesión de abogado.

Carrera política

En 1810 adhirió con fervor a la causa autonomista, que derivó en la formación de una junta nacional, que en mayo de 1811 lo designó como procurador del Cabildo de Santiago.

Poco después fue destituido por una nueva junta gubernativa formada tras un golpe de Estado protagonizado por los hermanos Carrera.

Su situación se agravó en 1813, cuando fue acusado de conspirar contra el gobierno y se lo condenó a la expatriación en la isla de Juan Fernández, aunque esta sentencia finalmente fue dejada sin efecto.

A mediados de 1814 se reconcilió con los Carrera y apoyó un golpe de Estado que devino en la creación de un triunvirato, que lo designó como secretario de Hacienda.

Unos meses más tarde la llegada de una expedición realista proveniente de Lima lo obligó a cruzar la cordillera y refugiarse en Mendoza. Allí conoció al general José San Martín, quien le confió la tarea de regresar clandestinamente a Chile para esparcir rumores falsos y preparar el terreno para el cruce de los Andes.

Líder de la resistencia independentista

Entre 1815 y 1817 atravesó varias veces la Cordillera para organizar una red de espías y colaboradores que actuaban como jefes de partidas guerrilleras que atacaban por sorpresa a los realistas y luego desaparecían sin dejar rastro.

En enero de 1817, atacó la villa de Melipilla y se apoderó de los fondos recaudados por contribuciones forzosas, que repartió entre sus hombres y la población de la zona.

Gracias a estas acciones su figura adquirió el relieve de una verdadera leyenda popular.

Actuación de Manuel Rodríguez durante la Patria Nueva

Una vez concretado el cruce los Andes, Rodríguez y sus hombres tomaron la villa de San Fernando, tras lo cual asumió como gobernador militar de Colchagua.

Permaneció en el cargo hasta marzo de 1817, cuando O’Higgins le ordenó delegar el mando y retornar a Santiago. Como se negó a acatar esta orden, fue detenido y trasladado al castillo San José de Valparaíso, del cual se fugó unos días después.

Decidió entonces entrevistarse con San Martín, quien tras perdonar su desacato, lo agregó al Estado Mayor del Ejército Libertador con el grado de teniente coronel.

El 19 de marzo de 1818 se encontraba en Santiago cuando llegó la noticia de la derrota de Cancha Rayada. Para evitar una desbandada hacia Mendoza, recorrió las calles de la capital al grito de «¡Aún tenemos Patria, ciudadanos!». De esta manera devolvió el ánimo a los que creían que todo estaba perdido y se preparaban para huir.

En pocas horas asumió el poder, organizó un regimiento que llamó Húsares de la Muerte y preparó la defensa de la capital.

Tras el regreso de O’Higgins, hizo entrega del mando militar y político y solicitó marchar en la vanguardia en la lucha contra los realistas. Pero don Bernardo lo menospreció al darle la orden de mantener a sus hombres en la retaguardia.

El 17 de abril de 1818 tomó parte de un cabildo abierto en el que exigió que el gobierno diera explicaciones por el fusilamiento en Mendoza de los hermanos Luis y Juan José Carrera. También sostuvo que los cabildantes debían detentar el poder político hasta la reunión de un Congreso General.

Pero como O’Higgins rechazó esta postura, lideró una multitud que entró por la fuerza en el patio del palacio de gobierno exigiendo que se respetara la decisión popular.

Esta acción exasperó a O’Higgins, quien ordenó que fuera arrestado y recluido en un cuartel militar.

Muerte de Manuel Rodríguez

El 22 de mayo, O’Higgins ordenó que se lo trasladara a la prisión de Quillota, misión que encargó al regimiento de los Cazadores de los Andes.

Pero nunca llegó a ese destino: la noche del 26 de mayo, fue separado de la caravana por el coronel argentino Rudecindo Alvarado, que le disparó en la espalda y lo remató con varios golpes de culata en el cráneo.

Cinco días más tarde, su cuerpo fue encontrado por dos campesinos, que lo enterraron en una capilla en Til Til.

En 1895 los restos de Rodríguez fueron trasladados a Santiago y sepultados en el Cementerio General de esa ciudad.

Bibliografía:
  • Campos Santander, Javier. Tras la huella de Manuel Rodríguez. Santiago, Ignición, 2021.
  • Corvalán Márquez, Luis. Manuel Rodríguez: más allá del mito. Santiago, USACH, 2009.
  • Guajardo, Ernesto. Manuel Rodríguez: historia y leyenda. Santiago, RIL editores, 2010.
  • Salinas, Julia; Moreno, Miguel y Rojas Farías, Víctor. La leyenda de Manuel Rodríguez en Til Til. Valparaíso, Puerto Alegre Ediciones, 2011.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2023). Manuel Rodríguez. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/manuel-rodriguez/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!