Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

8 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2023). Siete maravillas del mundo antiguo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/siete-maravillas-del-mundo-antiguo/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Siete maravillas del mundo antiguo

Serie de monumentos construidos durante la Edad Antigua que se consideraron como las obras más destacadas realizadas por la humanidad.

8m
·
Tabla de contenidos:

¿Qué son?

Publicidad

Las Siete maravillas del mundo antiguo son una serie de monumentos construidos a lo largo de 25 siglos durante la Edad Antigua que se consideraron ya desde aquella época como las obras más destacadas realizadas por la humanidad.

No se conoce con certeza el origen de esta lista de monumentos. Se sabe que viajeros griegos que recorrieron el mundo mediterráneo dejaron escritos sobre aquellas cosas que les llamaban la atención y consideraban dignas de verse.

Ilustración de un libro de fines del siglo XIX que muestra las siete maravillas del mundo tal como se las concebía en la época.

Ilustración de un libro de fines del siglo XIX que muestra las siete maravillas del mundo tal como se las concebía en la época.

El repertorio de maravillas de la antigüedad que se conoce en la actualidad parece ser una selección de esas menciones de lugares asombrosos realizada alrededor del siglo III a. C. por Antípatro de Sidón o el matemático Filón de Bizancio, pero no existen evidencias que permitan afirmarlo con seguridad.

La selección de 7 maravillas, por otra parte, responde a la concepción griega de ese número como perfecto.

Las Siete maravillas del mundo antiguo son: los jardines colgantes de Babilonia; la pirámide de Giza; la estatua de Zeus en Olimpia; el faro de Alejandría; el Mausoleo de Halicarnaso; el Coloso de Rodas y el templo de Artemisa en Éfeso.

1. Los jardines colgantes de Babilonia

Representación fantasiosa de los Jardines colgantes de Babilonia y, detrás, la Torre de Babel, según Athanasius Kircher, c. 1679.

Representación fantasiosa de los Jardines colgantes de Babilonia y, detrás, la Torre de Babel, según Athanasius Kircher, c. 1679.

Se trataría de una serie de jardines construidos en Babilonia por el rey Nabucodonosor para su esposa Amitis en el siglo VI a. C. Se desconoce si existieron realmente ya que aparecen mencionados en algunas fuentes antiguas, pero no hay evidencia arqueológica que lo demuestre.

Los jardines en realidad no habrían sido colgantes, sino que habrían estado desarrollados sobre terrazas elevadas con galerías escalonadas hasta alcanzar los 20 m de altura. Tendrían un sistema de riego que permitía elevar el agua del río Éufrates.

Publicidad, continua debajo

Recientemente se ha planteado la hipótesis de que los jardines no habrían estado en Babilonia sino en Nínive.

2. La Gran pirámide de Giza

Imagen actual de la Gran pirámide de Giza.

Imagen actual de la Gran pirámide de Giza.

Este monumento construido para ser la tumba del faraón egipcio Keops alrededor del año 2500 a. C. es la única de las siete maravillas del mundo antiguo que todavía existe.

Era de piedra caliza maciza y en su interior se excavaron varias galerías, algunas de las cuales llevan a la cámara funeraria del faraón mientras que otras son ciegas y se desconoce su función. Estaba cubierta por losas de caliza pulida y tenía la punta revestida con placas de oro.

Cuando se finalizó su construcción, la pirámide medía 146,5 metros. En la actualidad la altura es menor tanto a causa de la erosión como del expolio de materiales.

3. La estatua de Zeus en Olimpia

Grabado del siglo XVII que describe la estatua de Zeus en Olimpia.

Grabado del siglo XVII que describe la estatua de Zeus en Olimpia.

Esta escultura, realizada por Fidias a mediados del siglo V a. C., representaba al dios Zeus, rey del panteón griego, sentado en su trono con una corona de laurel en la cabeza; una estatua de la diosa de la victoria, Nike, en la mano derecha, y un cetro con un águila en su mano izquierda.

Era una inmensa estructura de 12 metros de alto revestida con placas de oro y marfil que estaba instalada en el interior del templo de Zeus en Olimpia. Allí sobrevivió unos 800 años hasta que en algún momento del siglo V d. C, cuando se extendió el cristianismo como religión dominante, desapareció y se desconoce su destino.

4. El faro de Alejandría

Reconstrucción posible del Faro de Alejandría según Fischer von Erlach.

Reconstrucción posible del Faro de Alejandría según Fischer von Erlach.

El llamado “faro de Alejandría” era una torre que estaba en la isla de Faro, enfrente de Alejandría, en Egipto. Con sus 134 metros de altura, fue el segundo edificio más alto del mundo, después de la gran pirámide.

La torre fue construida entre el año 300 y el 280 a. C. por Sóstrato de Cnido durante los reinados de Ptolomeo I y II. Emitía una luz potente que alcanzaba los 50 km de distancia y tenía la función de prevenir a los navegantes sobre la cercanía de la costa rocosa.

La torre fue modelo de otras con la misma función y le dio el nombre de faro a ese tipo de edificaciones costeras.

Aunque resistió movimientos sísmicos y un tsunami que arrasó la costa de Alejandría en 365 d. C., sufrió graves deterioros que ocasionaron su derrumbe en el siglo XIII a causa de un terremoto.

5. El Mausoleo de Halicarnaso

Reconstrucción del Mausoleo de Halicarnaso de acuerdo con una ilustración del libro Materiales y documentos de arquitectura y escultura clasificados alfabéticamente, publicado en Estados Unidos de América en 1915.

Reconstrucción del Mausoleo de Halicarnaso.

Este monumento funerario fue la tumba de Mausolo, un rey de Halicarnaso en Asia Menor. A partir de su construcción en el siglo IV a. C. fue el modelo de las tumbas monumentales que comenzaron a recibir el nombre de mausoleo.

El edificio de mármol blanco alcanzaba los 45 metros de altura desarrollados en 4 niveles. En el inferior, había un podio decorado con relieves que representaban el enfrentamiento entre griegos y amazonas. Por encima, un piso rodeado de 36 columnas sostenía una pirámide de 24 escalones que tenía en la cima un carro tirado por 4 caballos con la efigie del rey Mausolo y de Artemisia, su esposa.

Cada lado del podio estaba decorado con relieves realizados por los mejores escultores griegos de la época: Escopas, Leocares, Briaxis y Timoteo.

El Mausoleo estuvo en pie hasta el siglo XIII, cuando un terremoto causó grandes daños. Los restos fueron utilizados para construir el castillo de la orden de los cruzados Caballeros de Rodas.

6. El Coloso de Rodas

Interpretación del posible aspecto del Coloso de Rodas según el artista holandés Maarten van Heemskerck, 1570.

Interpretación del posible aspecto del Coloso de Rodas según el artista holandés Maarten van Heemskerck, 1570.

Esta fue una estatua gigante que representaba al dios Helios, patrono de la isla de Rodas, realizada por Cares de Lindos, discípulo del famoso escultor Lisipo.

De la lista de maravillas fue la de más breve duración, ya que fue derribada por un terremoto solo 66 años después de su inauguración en el año 293 a. C. Por ese motivo, no existen demasiadas descripciones y se conoce muy poco sobre ella.

Se menciona que tenía una altura de 33 metros por encima de un enorme basamento de mármol blanco y estaba construida totalmente en bronce.

Después de su destrucción, los restos permanecieron durante casi 1000 años esparcidos por los alrededores provocando la admiración de los visitantes de Rodas por las dimensiones extraordinarias de los miembros, hasta que en el año 653 fueron desmontados por los otomanos y el bronce vendido en el mercado.

7. El templo de Artemisa en Éfeso

Reconstrucción imaginaria de la construcción del templo de Artemisa del artista Hendrik van Cleve.

Reconstrucción imaginaria de la construcción del templo de Artemisa del artista Hendrik van Cleve.

Aunque la diosa Artemisa tuvo numerosos templos en Asia Menor, el de Éfeso fue admirado tanto por sus enormes dimensiones como por sus maravillosos relieves y esculturas, cuyo autor habría sido Escopas, el mismo que participó en la construcción del Mausoleo de Halicarnaso.

El templo fue construido en el siglo IV a. C. sobre los restos de uno del siglo VI que se había incendiado. Medía 115 metros en su lado más largo y 55 en el más corto.

Sobre una escalinata de 3 metros de altura se elevaba el templo, formado por 110 o 137 columnas de mármol de alrededor de 20 metros de altura con basamentos esculpidos con narraciones en relieve.

En el siglo III d. C. una invasión de ostrogodos provenientes de Crimea saquearon la ciudad y el templo. La destrucción fue completada por los cristianos luego de que el emperador Teodosio convirtiera el cristianismo en religión del Estado romano y condenara el culto a los dioses paganos.

Bibliografía:
  • Brodersen, Kai. Las Siete Maravillas del mundo antiguo. Madrid, Alianza Editorial, 2010.
  • Manfredi, Valerio Massimo. Las maravillas del mundo antiguo. Barcelona, Penguin Random House Grupo Editorial, 2016.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2023). Siete maravillas del mundo antiguo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/siete-maravillas-del-mundo-antiguo/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!