Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2023). Constantino I. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/constantino-i/). Última edición: septiembre 2023. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Cabeza de Constantino de bronce ubicada en los Museos Capitolinos de la ciudad de Roma.

Constantino I

Emperador del Imperio romano.

6m
·
Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Naissus (actual Serbia) 27 de febrero de 272 o 273.
Fallecimiento Ankyrona (actual Turquía), 22 de mayo de 337
Ocupación Emperador del Imperio romano
Causa de la muerte Enfermedad desconocida.

¿Quién fue Constantino I?

Publicidad

Constantino I fue un emperador del Imperio Romano que a lo largo de tres décadas asumió el control completo de Roma y tomó una serie de medidas políticas, especialmente en lo religioso, que tuvieron una enorme influencia en la construcción del mundo Occidental tal como lo conocemos.

Fue recordado como Constantino el Grande por el mundo cristiano occidental y canonizado, es decir, convertido en san Constantino por las iglesias ortodoxas orientales y por la Iglesia católica bizantina.

Infancia y juventud

Constantino nació entre 272 y 273 en Naissus, ciudad que pertenecía a la región oriental del Imperio y que actualmente está en el territorio de Serbia.

Sus padres fueron Flavio Valerio Constancio, un funcionario militar romano, y Helena, una mujer de clase baja que llegó a tener una destacada actuación en la corte imperial de su hijo.

En el año 293, el emperador Diocleciano, organizó la administración de Roma con un sistema conocido como la “tetrarquía”. Este consistía en la división administrativa del territorio entre 4 gobernantes: dos augustos, el mismo Diocleciano para Oriente y Maximiano para Occidente y dos césares, cada uno de los cuales dependía de un Augusto y aspiraba a sucederlo. El 1 de marzo de ese mismo año, el padre de Constantino fue designado césar para las provincias occidentales. Este nombramiento cambió la situación familiar.

Las fuentes difieren sobre la fecha en que sucedió, pero coinciden en qué, a causa de su nombramiento como césar, Constancio repudió a su esposa Helena para casarse con Flavia Maximiana Teodora, hija del emperador de Occidente y de ese modo, estrechar los lazos familiares con el emperador.

Constantino, por su parte, fue enviado a la corte de Diocleciano donde se puso al servicio del emperador. Desde ese lugar participó de las campañas en el Danubio y fue promovido a tribuno.

Publicidad, continua debajo

El 1 de mayo de 305, los dos augustos, Diocleciano y Maximiano abdicaron y los césares ocuparon su lugar. Sin embargo, los nuevos augustos no designaron césares a sus hijos, como se esperaba, sino que nombraron a dos oficiales, Valerio Severo y Maximino Daya. A pesar de su decepción, Constantino se reunió con su padre en Britania y lo acompañó en sus campañas.

Constantino emperador

En 306, mientras realizaba una expedición contra los pictos acompañado por su hijo, Constancio enfermó y falleció. Constantino, que estaba fuera del orden sucesorio, fue de todos modos proclamado augusto por las tropas de su padre el 26 de julio de ese mismo año.

Aunque era un nombramiento era ilegal, obtuvo un gran apoyo militar tanto en las Islas británicas como en el continente, donde engrosó sus tropas con la incorporación de grupos de bárbaros francos a los que había combatido con anterioridad.

La crisis sucesoria llevó a un largo y sangriento conflicto entre los integrantes de la tetrarquía, al que se sumó Majencio, el hijo del emperador Maximiano que también se había sentido traicionado al no haber sido considerado para heredar a su padre.

En octubre de 312, Constantino venció a Majencio en el Puente Milvio, en Roma, y tomó el control de la ciudad. Pero, aunque había logrado el someter la parte occidental del Imperio, aún quedaba el sector oriental, gobernado por Licinio.

A partir del 316 ambos emperadores se enfrentaron en diferentes oportunidades por el control del Imperio hasta que, en 324, Constantino, con la colaboración de su hijo Crispo, derrotó a Licinio definitivamente y reunificó la administración del Imperio bajo su autoridad.

Representación de la batalla de Puente Milvio según Pieter Lastman

Representación de la batalla de Puente Milvio según Pieter Lastman, 1613. Según la leyenda, Constantino venció en esta batalla al poner las iniciales de Cristo en los escudos de sus soldados como le había indicado un ángel.

Constantinopla, la ciudad del emperador

Al asumir el control exclusivo del territorio, Constantino decidió trasladar la capital de Roma a Bizancio, en el límite entre Europa y Asia Menor.

El emperador embelleció y modernizó la ciudad: restauró las murallas, construyó palacios, iglesias y edificios públicos y estimuló a los ciudadanos romanos a instalarse ahí. Así, la transformó en una manifestación de la gloria de su imperio. Para completar este mensaje, la renombró “Constantinopla”. Con el tiempo, esta ciudad sería el último lugar del imperio en ser conquistado, al caer en poder del Imperio otomano el 29 de mayo de 1453.

Constantino y el cristianismo

Las fuentes de la época mencionan la temprana conversión del emperador al cristianismo. Sin embargo, en la actualidad se considera que su relación con el cristianismo fue, sobre todo al principio de su reinado, más bien una estrategia política que una adhesión real.

Constantino había sido educado en la religión tradicional romana y continuó rindiendo culto al Sol invicto, a Marte y a Apolo durante muchos años. Pero también fue un gran estratega, capaz de interpretar los movimientos sociales del imperio y captarlos a su favor. Y dado el porcentaje cada vez más alto de cristianos en el Imperio, tenerlos de su lado le aseguraba el apoyo de un amplio sector de la población.

Por el motivo que fuera, desde los inicios de su gobierno llevó adelante una política orientada a beneficiar al cristianismo. Como ejemplo se pueden mencionar el concordato conocido como Edicto de Milán, firmado con Licino en 313; la instauración del domingo como día de descanso; la construcción de numerosas iglesias tanto en Roma como en Constantinopla; la mediación en disputas internas de las corrientes cristianas, entre otras.

Además, Constantino, como emperador de Roma, era sumo pontífice de las religiones que se practicaban en el imperio y en ese carácter convocó a los reuniones, como el Concilio de Nicea, que sentaron los principios de la Iglesia cristiana en adelante.

Inició, de ese modo, una asociación entre máximo poder político y el religioso que contribuyó a sentar las bases de las relaciones entre la Iglesia y Estado romano hacia el futuro.

Muerte de Constantino

Constantino no solo reunificó el gobierno del imperio, sino que extendió sus territorios y afianzó las fronteras y recuperó regiones perdidas durante el siglo anterior.

En 336 se encontraba en Bitinia, al norte de Turquía, planeando una expedición contra el Imperio sasánida, cuando enfermó. Fue bautizado por Eusebio obispo de Nicomedia y falleció el 22 de mayo del 337.

Bibliografía:
  • Potter, David. Constantino el Grande. Barcelona, Editorial Crítica, 2013.
  • Veyne, Paul. El sueño de Constantino: el fin del imperio pagano y el nacimiento del mundo cristiano. Barcelona, Paidós Ibérica Ediciones S. A., 2008.
  • Vilella Masana, Josep (ed.). Constantino ¿el primer emperador cristiano? Religión y política en el siglo IV. Barcelona, Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona, 2016.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2023). Constantino I. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/constantino-i/). Última edición: septiembre 2023. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!