Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2020). Etruscos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/etruscos/). Última edición: junio 2020. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Etruscos

Civilización que habitó el centro de la península itálica entre los siglos VIII y III a. C.

6m
·
Tabla de contenidos:

Datos

Fecha Siglo VIII a. C. – siglo III a. C.
Ubicación Centro de la actual Italia.
Religión Politeísta.
Economía Minería y comercio.

¿Quiénes fueron los etruscos?

Publicidad

Los etruscos fueron una civilización que habitó el centro de la península itálica entre los siglos VIII y III a. C., cuando su territorio fue conquistado por la expansión romana.

No se conoce el origen de este pueblo ni su proceso de asentamiento en el centro de Italia. Algunas hipótesis sostienen que podría provenir de oleadas migratorias llegadas desde el norte de Italia o desde Asia Menor. Mientras que otras afirman que se desarrolló a partir de las aldeas neolíticas locales.

Lo que se considera más probable es que la civilización etrusca haya surgido a partir de la confluencia de esos tres factores.

Ubicación

Los etruscos se asentaron en el centro de Italia, aproximadamente en las actuales regiones de Toscana, Lacio y Umbria. Desde ahí se extendieron hacia el norte y hacia la costa sur del mar Tirreno, hasta la Campania. Llegaron a ocupar la isla de Córcega.

Región ocupada por los etruscos alrededor del 750 a. C.

Región ocupada por los etruscos alrededor del 750 a. C.

Características

Las principales características de los etruscos son las siguientes:

  • No formaron un Estado, sino que vivían en ciudades autónomas que compartían la lengua, la religión y las costumbres. Estas ciudades integraron confederaciones para enfrentar a sus enemigos y para realizar festividades religiosas.
  • Construían las ciudades en la cima de las colinas, desde donde podían controlar con comodidad los territorios circundantes. Muchas de estas ciudades estaban amuralladas. A pesar de que algunas de ellas han cambiado su nombre, aún existen en la actualidad y son importantes ciudades italianas, por ejemplo Arrétion (actual Arezzo), Felsina (Bolonia), Velathri (Volterra), Faesulae (Fiesole), Curtum (Cortona) y Pupluna (Populonia), entre otras.
  • Practicaban la minería explotando las minas de hierro de la isla de Elba, frente a Populonia, en la costa del mar Tirreno. Además, realizaron obras hídricas para el saneamiento de las ciudades y para la práctica de la agricultura.
  • El comercio fue una de sus actividades económicas más importantes. A través del Mediterráneo comerciaron con cerámicas, objetos de lujo y minerales, especialmente hierro, gracias a que eran grandes navegantes.
  • Tuvieron una sistema de escritura compuesto por caracteres griegos que hasta la actualidad no ha podido ser descifrado por completo.
  • Eran buenos guerreros ya que tenían conflictos permanentes con pueblos vecinos de la región, como las tribus que habitaban el centro de la península y los griegos que estaban asentados en las costas.
  • Cuando los romanos conquistaron las ciudades etruscas adoptaron muchos rasgos de su cultura. Durante la etapa de la monarquía romana, los reyes fueron de origen etrusco.

Organización política y social

Organización política

Las ciudades etruscas estaban gobernadas por un rey que ejercía un poder absoluto (judicial, militar y sacerdotal). Eran monarquías dinásticas, es decir que el poder se heredaba dentro de la familia.

Hacia el siglo V a.C., algunas ciudades pasaron a tener un sistema de gobierno oligárquico, con un senado, magistrados y asambleas populares.

Publicidad, continua debajo

Organización social

La sociedad etrusca estaba formada por una aristocracia, constituida por familias ricas y poderosas; los plebeyos, que podían ser asalariados dependientes de la aristocracia o comerciantes y artesanos independientes; y los esclavos, que eran muy numerosos y se ocupaban de las tareas domésticas y productivas.

Las mujeres etruscas tenían una libertad mayor que las de las demás sociedades de la época. A través de relatos de autores griegos y romanos, se sabe que realizaban las mismas actividades que los hombres, como participar de los banquetes y de los juegos gimnásticos. Incluso podían dar su nombre a los hijos, es decir que los linajes en ocasiones eran matrilineales.

Religión y creencias

Los etruscos eran politeístas. Sus dioses recibieron la influencia de sus vecinos griegos y, a su vez, influyeron sobre los romanos. La tríada etrusca, integrada por los dioses Tinia, Uni y Menrva, se asimiló a la tríada capitolina romana.

También tuvieron dioses demoníacos asociados al concepto de infierno.

La vida después de la muerte tenía gran importancia para la religión etrusca, tal como lo demuestran las enormes necrópolis que se han conservado. Gracias a las pinturas encontradas en las tumbas, se puede afirmar que creían en la vida después de la muerte y en la existencia de un lugar de felicidad y uno de castigo.

Creían en el poder adivinatorio de los sacerdotes y practicaban la hepatoscopia, es decir, la observación del hígado de animales sacrificados para hacer predicciones y la aruspicina, adivinación mediante la observación del vuelo de los pájaros. Estas prácticas se conservaron incluso durante el período romano.

Arte etrusco

La mayor parte de lo que se conoce de arte etrusco proviene de las necrópolis. En los cementerios, ubicados fuera de las ciudades, existían distintos tipo de edificios funerarios, desde cavernas excavadas en las rocas, hasta habitaciones por debajo del nivel del suelo que se cubrían con tierra para simular una colina.

Los etruscos reproducían, en las tumbas, las habitaciones de sus casas con todo lo que el fallecido podía necesitar. Así, estaban repletas de objetos de la vida cotidiana y de pinturas que representaban fiestas, escenas musicales y actividades diarias.

Tumba de los Relieves, en la necrópolis de Banditaccia, Cerveteri.

Tumba de los Relieves, en la necrópolis de Banditaccia, Cerveteri.

La pintura solía estar realizada en escenas continuas en las que predominaban los colores rojo, azul y verde.

Otra característica del arte etrusco fueron los retratos esculpidos. A diferencia de otras culturas de la época, este pueblo tuvo interés por representar las facciones reales de las personas.

Se destacaron en la producción de piezas de terracota, como los imponentes sarcófagos que reproducen a las personas como si estuvieran reclinadas sobre una cama.

Pinturas en la Tumba del Triclinio, en Tarquinia.

Pinturas en la Tumba del Triclinio, en Tarquinia.

Terracota conocida como Sarcófago de los esposos.

Terracota conocida como Sarcófago de los esposos.

Bibliografía:
  • Durando, Furio. Italia antigua. Barcelona, Folio. 2005.
  • Giuliano, Antonio y Buzzi, Giancarlo. Etruscos, esplendor de una civilización. Madrid, Anaya. 1992.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2020). Etruscos. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/etruscos/). Última edición: junio 2020. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!