Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de Covadonga. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-covadonga/). Última edición: marzo 2021. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Batalla de Covadonga

Enfrentamiento armado entre tropas astures y omeyas en Covadonga, Asturias, en el año 722.

Tabla de contenidos:

Datos

Fechas 722.
Lugar Covadonga, Asturias, península ibérica.
Beligerantes Astures vs omeyas
Resultado Triunfo de los astures.

¿Qué fue?

Publicidad

La batalla de Covadonga fue un enfrentamiento armado entre tropas astures y omeyas en Covadonga, Asturias, en el año 722.

Las tropas astures estaban comandadas por Pelayo, que algunos historiadores consideran un noble visigodo y, otros, un príncipe astur.

Las fuerzas omeyas estaban lideradas por el general Al Qama, que había sido enviado por el gobernador musulmán de Córdoba.

Tradicionalmente, se considera a esta batalla como el inicio de la Reconquista cristiana de la península ibérica. Sin embargo, hay autores contemporáneos que cuestionan esta visión y otros que afirman que la batalla fue una invención de cronistas cristianos del siglo X.

Contexto histórico

En el 711 una fuerza expedicionaria musulmana al mando de Táriq ibn Ziyad cruzó el Estrecho de Gibraltar y venció a las huestes del rey visigodo Rodrigo en la batalla de Guadalete.

Los nobles visigodos que habían sobrevivido a la matanza retrocedieron hasta la ciudad de Écija, donde intentaron frenar el avance musulmán. Pero fueron nuevamente derrotados por los invasores.

Poco después, un ejército dirigido por Musa ibn Nusair e integrado por 18.000 hombres cruzó el Mediterráneo y se unió con las fuerzas de Táriq en la ciudad de Toledo.

Publicidad, continua debajo
Mapa de al-Ándalus hacia el 722, durante la época de su mayor extensión.

Mapa de al-Ándalus hacia el 722, durante la época de su mayor extensión.

Desde la capital del reino visigodo los musulmanes organizaron diversas expediciones que les permitieron ocupar la casi totalidad de la península ibérica, que pasó a integrar la provincia de al-Andalús, dependiente del Califato de Damasco.

Musa ibn Nusair nombró al bereber Munuza como gobernador de la región de Asturias, situada en el extremo norte de la península. El jefe musulmán estableció su cuartel general en la ciudad de Gijón, a orillas del mar Cantábrico.

Su autoridad fue rápidamente desafiada por algunos caudillos astures que, encabezados por Pelayo, decidieron no pagar los tributos exigidos por los musulmanes.

Munuza se propuso castigar a los rebeldes, pero tras algunas escaramuzas de resultados inciertos, solicitó refuerzos a Córdoba, donde residía el gobernador de al-Andalús. Éste envió un cuerpo expedicionario al mando del general Al Qama, que marchó hacia el norte en busca de los astures.

Desarrollo

Proclamación de Pelayo como rey de Asturias en Covadonga. Pintura del artista español Luis de Madrazo.

Proclamación de Pelayo como rey de Asturias en Covadonga. Pintura del artista español Luis de Madrazo (1855).

Sabiendo que los musulmanes lo superaban en número, Pelayo decidió esperarlos en la cueva de Covadonga, situada en el valle de Cangas. Fue una elección perfecta, ya que en un lugar tan estrecho el enemigo no disponía de espacio para maniobrar y hacer valer su superioridad numérica.

No se conocen demasiados detalles del enfrentamiento; solo que los astures emboscaron a los musulmanes, que se vieron totalmente sorprendidos. Al Qama, sus lugartenientes y la mayoría de los soldados murieron luchando contra los cristianos.

Los sobrevivientes trataron de escapar, pero cuando habían comenzado a alejarse de la zona de la emboscada fueron sepultados por un alud de tierra y piedras, que podría haber sido accidental o provocado por los propios astures.

Algunos historiadores sostienen que Pelayo y sus hombres fueron a la batalla portando una imagen de la Virgen María y que la dejaron en la cueva luego del contundente triunfo obtenido.

Causas y consecuencias

Causas

Las principales causas de la batalla de Covadonga fueron las siguientes:

  • La negativa de Pelayo y otros dirigentes astures a pagar impuestos a los invasores musulmanes.
  • La voluntad del gobernador musulmán de Asturias, Munuza, de castigar la rebelión astur, para que no sirviera de ejemplo a otros que quisieran imitarla.
  • El envío de refuerzos por parte del gobernador musulmán de Córdoba.
  • La penetración en Asturias de las tropas de Al Qama, que barrieron la zona en busca de los rebeldes astures.

Consecuencias

Entre las consecuencias de la batalla de Covadonga se destacan las siguientes:

Tumba de Pelayo en la Cueva de Covadonga. El rey asturiano fue sepultado en la Iglesia de Santa Eulalia, situada en la localidad de Abamia. En el siglo XIII Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León, ordenó el traslado de sus restos al lugar donde se encuentran en la actualidad.

Tumba de Pelayo en la Cueva de Covadonga. El rey asturiano fue sepultado en la Iglesia de Santa Eulalia, situada en la localidad de Abamia. En el siglo XIII Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León, ordenó el traslado de sus restos al lugar donde se encuentran en la actualidad.

  • Enterado de la derrota de las tropas musulmanas, Munuza se sintió inseguro y decidió abandonar Asturias y marchar hacia el sur para refugiarse en Toledo. Pero él y sus tropas equivocaron el camino hacia la meseta y fueron alcanzados por los astures en el valle de Olalíes. En ese lugar tuvo lugar una batalla que terminó con la muerte de Munuza y de todos sus hombres.
  • Tras la eliminación de Munuza, las tropas de Pelayo entraron en Gijón sin encontrar ninguna resistencia.
  • Gracias al prestigio obtenido por sus victorias, Pelayo pudo obtener la sumisión de todos los nobles locales, fundar el reino independiente de Asturias y establecer su corte en Cangas de Onís. A su muerte, en el 737, fue sucedido por su hijo Favila, y éste, a su vez, por su cuñado Alfonso I, que estaba casado con su hermana Ermesinda.
  • Tras la pérdida de Asturias, los musulmanes dirigieron su atención hacia el reino franco de los merovingios, pero al intentar invadirlo fueron derrotados por Carlos Martel en la primera batalla de Poitiers, en el 732.
  • El reino de Asturias (más adelante transformado en reino de León) fue el germen de la Reconquista cristiana de la península ibérica. A partir de entonces fueron organizándose otros reinos cristianos, como Navarra, Aragón, y el condado de Cataluña. Estos pequeños Estados protagonizaron una lucha continua contra los musulmanes y fueron empujando progresivamente la frontera hacia el sur. El proceso no fue lineal, ya que a lo largo de la Edad Media hubo retrocesos momentáneos debido a épocas de crisis económicas o a invasiones provenientes del norte de África, como las de los almohades y los almorávides.
Bibliografía:
  • Barrau-Dihigo, Louis. Historia política del reino asturiano (718-910). Gijón, Silveiro Cañada, 1989.
  • Heers, Jacques. Historia de la Edad Media. Barcelona, Labor. 1984.
  • Valdeón Baruque, Julio et al. Historia de las Españas medievales. Barcelona, Crítica. 2002.
  • Valdeón Baruque, Julio. La Reconquista. El concepto de España. Madrid, Espasa. 2006.
  • Wickham, Christopher. Una historia nueva de la Alta Edad Media: Europa y el mundo mediterráneo, 400-800. Barcelona, Crítica. 2016.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2021). Batalla de Covadonga. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-covadonga/). Última edición: marzo 2021. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!