Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

8 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2018). Independencia de la Argentina. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/independencia-de-argentina/). Última edición: mayo 2024. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Independencia de la Argentina

Proceso político y militar que posibilitó la emancipación del actual territorio argentino del dominio español.

Tabla de contenidos:

Introducción

Publicidad

La Independencia de la actual República Argentina se proclamó el 9 de julio de 1816 y permitió a las Provincias Unidas del Río de la Plata (de Sudamérica, según el Acta de Independencia) emanciparse del dominio español a principios del siglo XIX.

Desde 1776 lo que hoy es el territorio argentino formaba parte del Virreinato del Río de la Plata, que también incluía los actuales territorios de Bolivia, Uruguay, Paraguay y partes de Brasil y Chile. La capital de ese virreinato era la ciudad de Buenos Aires.

El proceso independentista se inició, aunque no de manera explícita, con la Revolución de Mayo de 1810, que sustituyó al virrey español por una junta de gobierno local.

En 1812 se convocó a una Asamblea General Constituyente con el objetivo de declarar la Independencia y sancionar una constitución. Si bien no llegó a cumplir con estos objetivos, la llamada Asamblea del Año XIII adoptó medidas que reflejaron el espíritu independentista, como la adopción de algunos símbolos patrios (Escudo y Marcha Patriótica), la prohibición del tráfico de esclavos, la libertad de vientres, la acuñación de moneda propia, entre otras.

Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en el Congreso de Tucumán de 1816. Pintura realizada en 1910 por el artista español Francisco Fortuny.

Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en el Congreso de Tucumán de 1816. Pintura realizada en 1910 por el artista español Francisco Fortuny.

En 1816, un congreso reunido en la ciudad de San Miguel de Tucumán declaró formalmente la Independencia de las entonces Provincias Unidas de Sudamérica, tanto de España como de cualquier dominación extranjera.

Sin embargo, esa independencia recién quedó asegurada tras el cruce de los Andes y la liberación de Chile (1818) y Perú (1821) por un ejército libertador comandado por José de San Martín. Posteriormente, el triunfo de un ejército bolivariano dirigido por Antonio José de Sucre en la Batalla de Ayacucho (1824), selló la derrota definitiva de las tropas españolas en América del Sur.

A partir de entonces se iniciaron una serie de conflictos internos por la organización del Estado que continuaron durante varias décadas.

Publicidad, continua debajo

La República Argentina recién adoptaría ese nombre y la forma republicana de gobierno con la sanción de la Constitución de la Nación Argentina en 1853. Sin embargo, las divisiones y luchas continuaron durante casi diez años más hasta la definitiva unificación del territorio en 1862.

Contexto histórico

La invasión napoleónica a la península ibérica, en 1808, derivó en la detención del rey Fernando VII y su reemplazo por el francés José Bonaparte. Esto provocó un vacío de poder en las colonias españolas en América, dado que virreyes y capitanes generales gobernaban en nombre de un rey que se hallaba cautivo.

Frente a esta situación, y de acuerdo con la concepción según la cual la soberanía residía en los pueblos y estos la delegaban en el monarca, muchos cabildos de Hispanoamérica decidieron formar juntas de gobierno dominadas por los criollos.

El objetivo inicial de estas juntas no fue en todos los casos proclamar la independencia de España. Algunas pretendían gobernar en nombre del rey mientras éste estuviera prisionero; en otros casos, se buscaba impulsar cierta autonomía de los territorios americanos, pero dentro de los límites del Imperio español. Sin embargo, las juntas de gobierno también fueron el canal que encauzó las tendencias independentistas de ciertos grupos de criollos.

En 1814, cuando Napoleón fue derrotado y Fernando VII regresó a España, decidió recuperar el control de todas las colonias americanas. Esta circunstancia tuvo lugar en un contexto de restauración de los absolutismos monárquicos en Europa propiciado por el Congreso de Viena; así como de la formación de la Santa Alianza, que impulsó un retorno a la situación política anterior a la toma de la Bastilla, en 1789.

En el antiguo Virreinato del Río de la Plata, la situación en 1815 era muy compleja. Frente al avance de las tropas realistas desde el Alto Perú, el fin de la Patria Vieja en Chile y la amenaza portuguesa en la Banda Oriental, se hacía necesario dar legitimidad a las instituciones de gobierno y para eso debía declararse de manera formal la independencia de las Provincias Unidas, no solo de España sino de toda dominación extranjera. Con ese espíritu, el Segundo Triunvirato convocó a un congreso general de representantes de todas las provincias en San Miguel de Tucumán.

Causas

Las causas de la Independencia de la Argentina se pueden dividir en externas e internas.

Causas externas

Las causas externas de la Independencia de la Argentina son:

Causas internas

Las causas internas de la Independencia de la Argentina son:

  • La limitación de privilegios de los criollos, profundizada a partir de las reformas borbónicas que generaron un ambiente de conflicto entre americanos y peninsulares.
  • Las dificultades económicas que sufrían las colonias por las restricciones comerciales impuestas por la corona española.
  • La necesidad de legitimar la lucha contra los realistas frente a la recuperación del trono de Fernando VII. Los principios de fidelidad al rey planteados en la primera etapa de la Revolución de Mayo habían perdido sentido a partir del retorno del rey al trono español.
  • La necesidad de dar al territorio de las Provincias Unidas una forma institucional consensuada que permitiera realizar negociaciones diplomáticas con otros países.

Consecuencias

El proceso de Independencia de las Provincias Unidas trajo diversas consecuencias:

  • Se creó una unidad territorial e independiente del dominio español denominada Provincias Unidas de Sudamérica.
  • Se eliminaron las prerrogativas de sangre y los títulos de nobleza y se estableció la igualdad ante la ley.
  • Se inició un largo proceso de luchas internas para definir el tipo de Estado que debía constituirse y la forma de gobierno que asumiría ese nuevo Estado. Los conflictos se prolongaron durante décadas y terminaron con la división del territorio en varios países independientes, entre ellos la República Argentina.
  • Se impusieron fuertes cargas impositivas en la población para financiar los costos de las guerras de independencia y la formación del nuevo Estado.
  • Se liberalizó el comercio y surgieron desequilibrios económicos entre Buenos Aires, que tenía el puerto por el que salían las exportaciones y monopolizaba el control de la aduana, y el resto de las provincias.

Protagonistas

Algunos de los protagonistas del proceso emancipador que tuvo como resultado la Independencia de la República Argentina fueron los siguientes:

  • Manuel Belgrano (1770-1820): participó activamente en la Revolución de Mayo y en las guerras por la independencia y, entre 1814 y 1815 realizó gestiones diplomáticas en Europa para el reconocimiento de la independencia de las Provincias Unidas.
  • Martín Miguel de Güemes (1785-1821): político y militar criollo. Fue gobernador de Salta y contuvo el avance de las tropas realistas desde el Alto Perú al mando de su ejército de peones y gauchos.
  • Francisco Laprida (1786-1829): político y abogado, presidió el Congreso de Tucumán que declaró la Independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica.
  • Juan Martín de Pueyrredón (1777-1850): fue nombrado Director Supremo por el Congreso de Tucumán. Desde ese cargo apoyó la campaña libertadora del general San Martín.
  • Bernardino Rivadavia (1780-1845): participó junto a Manuel Belgrano y Manuel de Sarratea en misiones diplomáticas a Europa como representante de las Provincias Unidas.
  • Manuel de Sarratea (1774-1849): participó de la Revolución de Mayo, fue miembro del Primer Triunvirato y viajó a Europa en misión diplomática junto con Belgrano y Rivadavia.
  • José de San Martín (1778-1850): su plan para atacar el poder realista en Perú, que concretó mediante el Cruce de los Andes permitió consolidar la Independencia.
Bibliografía:
  • Chiaramonte, José Carlos. Ciudades, provincias, Estados: Orígenes de la nación argentina (1800-1846). Buenos Aires, Ariel. 1997.
  • Di Meglio, Gabriel. 1816. La trama de la independencia. Buenos Aires, Planeta, 2016.
  • Halperín Donghi, Tulio. De la Revolución de Independencia a la Confederación Rosista. Buenos Aires, Paidós. 1993.
  • Luna, Félix. Breve historia de los argentinos. Buenos Aires, Planeta. 1993.
  • Ternavasio, Marcela. Los juegos de la política. Las independencias americanas frente a la contrarrevolución. Buenos Aires, Siglo XXI, 2021.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2018). Independencia de la Argentina. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/independencia-de-argentina/). Última edición: mayo 2024. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!