Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2023). Marie Curie. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/marie-curie/). Última edición: mayo 2023. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Marie Curie

Científica polaco-francesa que realizó enormes aportes al conocimiento de la física y la química entre finales del siglo XIX y principios del XX.

7m
·
Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Varsovia, Polonia, 7 de noviembre de 1867.
Fallecimiento Passy, Francia, 4 de julio de 1934.
Ocupación Científica.
Causa de la muerte Anemia aplásica.

¿Quién fue Marie Curie?

Publicidad

Marie Curie, cuyo verdadero nombre era Maria Salomea Skolodowski, fue una científica polaco-francesa que realizó enormes aportes al conocimiento de la física y la química entre finales del siglo XIX y principios del XX.

En un momento histórico en el que se consideraba que las mujeres no estaban capacitadas para la investigación científica y eran rechazadas por las instituciones académicas, Marie Curie tuvo que enfrentar numerosos obstáculos para llevar adelante, primero sus estudios y luego, sus investigaciones.

La motivaba una curiosidad inagotable y, en el espíritu positivista vigente en la época, la convicción de que el conocimiento llevaba al progreso de la humanidad y la ciencia mejoraría la vida de las personas.

Marie fue pionera muchos ámbitos, entre ellos, fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel, la primera persona en recibir dos en distintas áreas (física y química) y la primera en ocupar una cátedra en la Universidad de París y en dirigir un laboratorio.

Marie Curie alrededor de 1903.

Marie Curie alrededor de 1903.

Infancia, juventud y formación intelectual

Marie fue la menor de los 5 hijos de Bronislawa Boguska y Wladyslaw Skolodowski. Sus padres pertenecían una familia empobrecida de la pequeña nobleza polaca.

Su madre era una mujer culta, inteligente y sensible, que transmitió a sus hijas la importancia de ser independientes económicamente. Su padre era un profesor de física y matemática. Ambos fueron unos padres afectuosos, preocupados por transmitirles a sus hijos el amor al estudio y el conocimiento como herramienta de liberación personal.

En una Varsovia sometida al Imperio ruso, y tras varios levantamientos independentistas que terminaron en represión y ejecuciones, la elite polaca había decidido recurrir al estudio y al trabajo como forma de resistencia. Como parte de ese movimiento llamado “positivismo polaco”, los Skolodowski dieron a sus hijos una educación rigurosa.

Publicidad, continua debajo

Marie realizó sus primeros estudios en un liceo para señoritas gestionado por Jadwiga Sikoroska, una mujer que resistía la ocupación rusa y tenía un doble programa de estudios: uno polaco clandestino, ya que tanto el idioma como las manifestaciones culturales estaban prohibidos, y el ruso, oficial.

En 1878, Marie se matriculó en el Liceo de Varsovia III en el que se graduó con honores. Sin embargo, como los rusos no permitían la educación superior de las mujeres, no pudo realizar estudios universitarios.

Para resolver tanto el problema de la educación femenina como de la tendencia anti polaca de los programas de estudio oficiales, los intelectuales de Varsovia habían creado la “Universidad Volante”, una casa de altos estudios clandestina, exclusivamente para polacos en la que las mujeres tenían la misma consideración que los hombres. En ella se iniciaron en las ciencias Marie y su hermana Bronia.

Sin embargo, ambas sabían que para desarrollar una carrera como científicas necesitaban una educación formal en una institución oficial. La opción más adecuada era la Sorbona, en París, que aceptaba mujeres, pero la situación económica de la familia lo hacía imposible. Por lo tanto, las hermanas hicieron un pacto: Marie trabajaría como institutriz para mantener a su hermana, que era mayor, en París y una vez que esta obtuviera su título de médica haría lo mismo por ella.

Esta situación hizo que el inicio de la carrera académica de Marie se demorara siete años. Sin embargo, durante ese tiempo estudió sola matemática, física, química y filosofía, entre otras disciplinas.

En el otoño de 1891, finalmente, pudo viajar a París para comenzar sus cursos en la Sorbona. En 1893 se graduó en física y luego obtuvo un grado en matemática.

El matrimonio Curie y sus investigaciones

El ambiente parisino de esa época era mucho más libre que el de Varsovia, pero el acceso de las mujeres a los espacios de saber todavía estaba muy restringido. Si bien podían realizar estudios universitarios, no estaba bien visto que participaran de los espacios de investigación académica.

En ese contexto, y dudando entre continuar en París o regresar a Varsovia a ejercer la docencia, en1893 Marie conoció a Pierre Curie, un físico que realizaba sus investigaciones sobre magnetismo al margen de las instituciones parisinas. Pierre era tímido y brillante, tenía la misma pasión desinteresada por el conocimiento e iniciaron una amistad que terminó en matrimonio en julio de 1895.

Con el apoyo de su esposo, Marie se propuso permanecer en Francia y obtener un doctorado. Su tema de investigación comenzó siendo el origen de los rayos que emitía el uranio abordando ese problema, que los físicos no lograban resolver, desde la química.

Marie y Pierre Curie en su laboratorio.

Marie y Pierre Curie en su laboratorio.

En ese proceso, descubrió dos nuevos elementos: el radio y el polonio por lo que decidió dedicarse a analizar el radio. Sin embargo, lograr la evidencia necesaria para que este elemento fuera aceptado por la comunidad científica implicaba aislarlo y obtener su peso atómico, tarea que le llevó varios años de trabajo en condiciones muy precarias y sin un ingreso económico.

El matrimonio Curie tuvo dos hijas, Irène en 1897 y Ève, en 1904. La maternidad no impidió que Marie continuara con sus tareas a pesar de las difíciles condiciones económicas que soportaba la familia.

El esfuerzo tuvo su recompensa en 1903, cuando la Real Academia de las Ciencias de Suecia galardonó a Marie y Pierre Curie y a Henri Becquerel con el premio Nobel de Física por sus estudios sobre la radiación.

En 1906, cuando Pierre falleció en un accidente, Marie continuó con su trabajos de investigación haciéndose cargo, además de la cátedra en la Sorbona que había ocupado su esposo. Unos años después, en 1911 obtuvo su segundo Premio Nobel, esta vez de manera individual, en Química.

Los numerosos premios que recibió le dieron gran popularidad entre la gente común y le abrieron puertas inesperadas. Así, pudo abrir un Instituto del Radio, en memoria de Pierre, y recorrió Europa y América dando conferencias y recibiendo honores, que ella aprovechó para conseguir fondos para continuar con la investigación.

Durante la Primera Guerra Mundial, Marie Curie organizó y dirigió el servicio de radiología del ejército francés que salvó miles de vidas al llevar al frente de batalla unidades radiológicas fijas y móviles.

Muerte de Marie Curie

Durante sus investigaciones para aislar el radio, tanto Marie Curie como su esposo estuvieron sometidos permanentemente a niveles de radiación tan altos que tanto los cuadernos de notas como el predio donde estaba ubicado el laboratorio continúan contaminados hasta la actualidad.

Pronto comenzaron a sentir síntomas de la exposición como cataratas, afecciones en la piel, debilidad ósea y anemia. No obstante, Marie logró sobrellevar sus dolencias durante bastante tiempo hasta que, en 1934, se le diagnosticó una anemia aplásica que le causó la muerte el 4 de julio de ese año.

Los aportes de sus investigaciones al conocimiento de la radiactividad permitieron realizar avances espectaculares en medicina, por ejemplo, en diagnóstico de enfermedades y en el tratamiento del cáncer y otras enfermedades graves. Al mismo tiempo, sus logros facilitaron el acceso de las mujeres a espacios de saber antes solo ocupados por hombres.

Bibliografía:
  • Curie, Marie. Escritos biográficos, Bellaterra, Edicions UAB, 2011.
  • Curie, Marie, Joliot-Curie, Irène y Curie, Ève. Marie Curie y sus hijas: cartas. Madrid, clave Intelectual, 2015.
  • Muñoz Páez, Adela. Marie Curie. Barcelona, Penguin Random House Grupo Editorial, 2020.
  • Reid, Robert. Marie Curie, Barcelona, Salvat, 1987.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2023). Marie Curie. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/marie-curie/). Última edición: mayo 2023. Consultado el 23 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!