Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2022). Arte bizantino. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/arte-bizantino/). Última edición: enero 2022. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Enciclopedia de Historia ahora forma parte de la Enciclopedia Iberoamericana. Puedes encontrar todos los contenidos y más en nuestro nuevo sitio.

Contenidos

Arte bizantino

Conjunto de manifestaciones artísticas que se realizaron en el Imperio bizantino.

6m
·
Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

El arte bizantino es el conjunto de manifestaciones artísticas que se realizaron en el Imperio bizantino. Este es el nombre con el que se conoce al Imperio romano de Oriente desde el año 395 hasta el 1453, cuando su capital, la ciudad de Constantinopla cayó en poder de los turcos otomanos.

El mundo bizantino era un complejo conglomerado cultural heredero de las tradiciones helenística, romana y cristiana y muy influenciado por las costumbres orientales, caracterizadas por su boato y ceremonial.

El Imperio bizantino era un Estado teocrático, por lo tanto, el emperador o basileus tenía el poder político y religioso; como consecuencia, el riguroso ceremonial cortesano se manifestaba también en el culto religioso.

En ese contexto, el arte se convirtió en un vehículo de propaganda política y religiosa regido por normas estrictas. Así, la producción artística, adquirió unas formas estables y conservadoras que permanecieron en el tiempo con pocas modificaciones.

La influencia del arte bizantino se extendió sobre Italia, donde se encuentran manifestaciones importantes, especialmente en la ciudad de Venecia y, sobre la costa del Adriático, en Ravena.

Características

Las principales características del arte bizantino son:

Mosaico que representa al emperador Justiniano y su séquito en la iglesia de San Vital en Rávena.

Mosaico que representa al emperador Justiniano y su séquito en la iglesia de San Vital en Ravena.

  • Adquirió sus características propias durante el siglo VI. A partir de ese momento se pueden establecer tres etapas:
    • Primera etapa (siglos VI y VII): se desarrolló bajo la influencia del emperador Justiniano. Las construcciones realizadas durante esta etapa fijaron las características de la arquitectura bizantina.
    • Segunda etapa (siglos VIII a XII): luego de la destrucción de imágenes por el movimiento iconoclasta liderado por el emperador León Isaurico, se inició una nueva etapa caracterizada por el desarrollo de pinturas narrativas, especialmente en los monasterios y también los grandes ciclos de mosaicos.
    • Tercera etapa (siglo XII al XV): con el imperio ya en decadencia, la característica de este período es el desarrollo de la cúpula bulbosa o acebollada en las iglesias que tuvo gran influencia en Rusia y en los Estados eslavos y en la actualidad se presenta como característica de las iglesias del cristianismo ortodoxo.
  • Era un arte lujoso y solemne al mismo tiempo. Al estar al servicio del poder político y religioso, los artistas debían ajustarse a los temas y estilo impuestos por la iglesia. Como consecuencia se desarrollaron formas convencionales y estandarizadas que permanecieron en el tiempo, incluso hasta la actualidad.
  • No pretendía representar la realidad sino transmitir un mensaje de manera clara, por eso se privilegiaron las formas simbólicas sobre otros aspectos del arte, como la belleza o la expresividad. En los palacios e iglesias, las imágenes se organizaban en el espacio de acuerdo con un orden preestablecido para reflejar el orden divino del universo.
  • El arte bizantino se manifestó especialmente en la arquitectura y la pintura. La escultura no tuvo gran desarrollo más allá de los relieves sobre piedra y marfil.
  • Las manifestaciones más características de la pintura fueron los íconos, pequeños cuadros realizados sobre tablas, y los mosaicos, heredados de la tradición romana, que recubrían las paredes de los edificios con pequeñas teselas de piedra o vidrio esmaltado.

Arquitectura

La expresión más importante de la arquitectura bizantina fueron los templos. Estos edificios eran espacios simbólicos en los que cada elemento, desde la planta hasta la ornamentación se organizaba como imagen del universo. Los revestimientos de mosaicos realizados con teselas de vidrio, oro y plata creaban un espacio luminoso y espiritual.

Publicidad, continua debajo

Las formas arquitectónicas derivaron de la tradición romana de la que se tomó la tipología de la basílica, pero adaptada al culto religioso como iglesia cristiana.

Se introdujeron, como novedad, los templos de planta central, con varias naves y gran cúpula central como Santa Sofía de Constantinopla (actualmente mezquita musulmana) en la que el espacio, fragmentado a través de la luz, genera una sensación de ingravidez y misterio. Otras plantas centrales adoptaron formas de cruz griega, por ejemplo, la basílica de San Marcos en Venecia, o de octógono, como la iglesia de San Vital en Ravena.

Pintura

La pintura bizantina estaba ligada a la concepción religiosa del mundo. Hasta el siglo VIII tuvo especialmente una función didáctica. Entre los siglos VII y IX, por influencia de las religiones judía e islámica se produjo una crisis iconoclasta, por la que se prohibieron las imágenes religiosas. Durante este período predominaron las representaciones de la naturaleza, escenas cortesanas, de caza, etc.

Con la derrota de los iconoclastas, en el 843, se recuperaron las imágenes religiosas, aunque con diferente función. Las imágenes comenzaron a ser consideradas como reflejo de lo divino. Estas pinturas, conocidas como íconos, son representaciones religiosas de Cristo, la virgen María o los santos que se consideran cargadas de presencia divina, lo que las hace sagradas.

Las características más importantes de la pintura bizantina son las siguientes:

  • Las representaciones son convencionales: los rostros tienen la nariz recta y los ojos grandes; las figuras son frontales y rígidas, con aspecto distante y con los pies en punta con forma de V. En general, las figuras de los personajes son idénticas y se distinguen unas de otras por los atributos que llevan.
  • Predominan las formas estilizadas e idealizadas, las formas planas, sin volumen y suelen estar delimitadas por contornos.
  • El uso del color es simbólico: el dorado representa la luz divina; el blanco, la vida espiritual; el rojo, la pasión de Cristo; el púrpura, el poder imperial.
  • Los principales temas son Cristo como juez y señor del universo; María con la mano derecha sobre el pecho y sosteniendo al niño con la izquierda, el Juicio Final sobre la puerta de entrada de las iglesias y algunas ceremonias cristianas.

Ejemplos

Algunas de las obras más reconocidas del arte bizantino son:

Iglesia de Santa Sofía en Constantinopla (Estambul).

Iglesia de Santa Sofía en Constantinopla (Estambul).

Iglesia de San Vital, Ravena.

Iglesia de San Vital, Ravena.

Mosaicos del ábside de la basílica de San Apolinario en Classe, Ravena.

Mosaicos del ábside de la basílica de San Apolinario en Classe, Ravena.

Interior con cúpulas recubiertas de mosaicos de la Iglesia de San Marcos, Venecia.

Interior con cúpulas recubiertas de mosaicos de la Iglesia de San Marcos, Venecia.

Tríptico Harbaville, relieve en marfil del siglo X, Museo del Louvre, París, Francia.

Tríptico Harbaville, relieve en marfil del siglo X, Museo del Louvre, París, Francia.

Bibliografía:
  • Beckwith, John. Arte paleocristiano y bizantino. Madrid, Cátedra. 2007.
  • Cortés Arrese, Miguel. Escenarios del arte bizantino. Murcia, Nausícaä. 2017.
  • Gombrich, Ernst. Historia del Arte. Londres, Phaidón. 2008.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2022). Arte bizantino. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/arte-bizantino/). Última edición: enero 2022. Consultado el 16 de abril de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!