Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

10 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Editorial Grudemi (2021). Historia del teatro. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/historia-del-teatro/). Última edición: noviembre 2021. Consultado el 26 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Historia del teatro

Representación de fenómenos o historias realizada por actores en vivo para un público presente.

Tabla de contenidos:

Introducción

Publicidad

El teatro es representación de fenómenos o historias realizada por actores en vivo para un público presente. Por lo tanto, durante el tiempo en que transcurre la representación teatral, los actores y espectadores comparten un mismo espacio, así como una serie de convenciones y acuerdos no expresados que les permiten crear un mundo ficticio y creer en él.

Antes de la existencia como lo conocemos, los rituales religiosos fueron las primeras representaciones. Estas se relacionaban con los fenómenos naturales, con los ciclos de la vida y con las divinidades.

El teatro propiamente dicho se originó cuando en los rituales mencionados el narrador asumió una personalidad que no era la propia para crear temporalmente una nueva realidad mientras los demás participantes del ritual se convertían en espectadores aceptaban que esa realidad.

El teatro en Grecia

En el antiguo teatro griego de Taormina, construido durante el siglo IV a.C. en Sicilia, se continúan realizando espectáculos en la actualidad.

En el antiguo teatro griego de Taormina, construido durante el siglo IV a.C. en Sicilia, se continúan realizando espectáculos en la actualidad.

En la antigua Grecia se originó el teatro tal como se conoce en Occidente a partir de los rituales dionisíacos. Estas eran unas celebraciones, caracterizadas por los excesos y el descontrol, en honor al dios de la fecundidad Dionisios. En los ditirambos, como se denominaban estas celebraciones, un coro de 50 hombres homenajeaba a Dionisos con cantos y danzas.

Con el tiempo, este ritual se complejizó: el coro se dividió, aparecieron diálogos, se incorporó la figura del dios y surgieron otros personajes. De ese modo, comenzaron a constituirse las formas teatrales griegas que son la base del teatro occidental y permanecen vigentes hasta la actualidad:

  • La tragedia: en la que el protagonista debía enfrentar el destino trazado por sus acciones o por los dioses.
  • El drama satírico: que trataba los temas de la tragedia, pero en tono de burla.
  • La comedia: relacionada con la vida cotidiana, era burlesca y satirizaba a los espectadores.

En la antigua Grecia se construyeron los primeros teatros. Consistían en un escenario circular rodeado de gradas donde se ubicaba el público que se excavaban en las laderas de las montañas.

El teatro en Roma

La antigua Roma heredó, entre otras influencias culturales, el teatro griego. Sin embargo, los romanos no se interesaron en el carácter reflexivo y moralizante de la tragedia, sino que lo consideraron más un espectáculo y, con el tiempo, las representaciones teatrales se orientaron a la representación para entretenimiento del público.

Publicidad, continua debajo

Así, se popularizó la representación de comedias y hacia el siglo II d. C. se comenzaron a teatralizar las luchas de gladiadores y obras muchas veces obscenas y con contenido de crítica política.

El teatro medieval

Con la caída del Imperio romano y la iniciación de la Edad Media, las formas y los temas del teatro clásico se abandonaron. Durante este período convivieron dos formas de representación teatral:

  • Representaciones vinculadas a la poética teocéntrica cristiana. Este teatro estaba vinculado estrechamente a la religión. Las representaciones tenían una función didáctica y durante los primeros siglos se realizaron en el interior de las iglesias. En ellas, los sacerdotes y clérigos representaban escenas del Evangelio, los misterios, para transmitir las historias bíblicas a los fieles, que eran en su mayoría analfabetos. Otro tipo de representación eran las moralidades, más simbólicas y abstractas.
  • Representaciones vinculadas a una poética popular interpretada por juglares, mimos, acróbatas que recorrían las poblaciones. Con el tiempo, se sumaron a esta poética las representaciones religiosas que, al incorporar decorados, vestuarios y personajes comunes, muchas veces picarescos, perdieron su carácter sacro y comenzaron a representarse en el exterior de las iglesias, en plazas, o espacios abiertos.

Hacia el siglo XIV el teatro popular, ya sin contenido religioso, se popularizó en las ciudades. Las representaciones se realizaban en eventos con afluencia de público como el mercado, las ferias o el carnaval.

El teatro a partir de la Edad Moderna

Reconstrucción imaginaria de una puesta en escena del teatro isabelino. Ilustración de Walter Hodges, 1953.

Reconstrucción imaginaria de una puesta en escena del teatro isabelino. Ilustración de Walter Hodges, 1953.

Durante el Renacimiento la nueva valoración humanista recuperó los textos de los autores grecorromanos. Sin embargo, al desconocerse la forma en que esos textos se representaban, se adaptaron a las estructuras del teatro popular medieval. Durante este período se profesionalizaron los actores y surgieron compañías teatrales. Al mismo tiempo, tomaron forma distintos estilos teatrales en las incipientes naciones europeas:

  • El teatro italiano: recibió la influencia de las innovaciones artísticas, por ejemplo, la invención de la perspectiva permitió realizar escenografías más realistas. En Italia, se construyeron los primeros edificios destinados al teatro siguiendo el modelo griego, pero con forma rectangular. Se popularizó la Comedia del Arte, un tipo de teatro popular que combinaba la estructura del teatro culto con situaciones y personajes populares. Se basaba en la improvisación de los actores sobre unas estructuras más o menos fijas y personajes arquetípicos como «arlequín», «colombina», «polichinela», «el doctor», etc.
  • El teatro francés: caracterizado por adoptar las formas clásicas, buscó seguir el modelo griego. Estaba dirigido a los espectadores cultos de las cortes aristocráticas. En el siglo XVII, Molière renovó esta tendencia solemne con sus obras satíricas dotadas de gran sentido del humor.
  • En Inglaterra: el teatro de este período se conoce como isabelino porque se desarrolló durante el reinado de Isabel I (1558-1603). Estaba basado en las formas medievales más que en las clásicas. Se dividía en actos y escenas que incorporaban textos en verso y prosa, música y personajes de distintas extracciones sociales. Su máximo exponente fue William Shakespeare.
  • En España: este período corresponde al llamado «Siglo de Oro», en el que se produjo un gran auge del teatro gracias al surgimiento de notables autores que adaptaron la comedia italiana al estilo español. Las obras se representaban en teatros al aire libre conocidos como corrales de comedia.

El teatro entre los siglos XVIII y XIX

A partir de la difusión de las ideas de la Ilustración y de la Revolución Francesa, así como de los movimientos artísticos del siglo XIX, surgieron nuevos modos de entender el teatro:

  • Durante el apogeo de la Ilustración se entendió el teatro como un medio de difusión de ideas morales y de conocimientos. Las obras perdieron emoción en pos de un racionalismo extremo.
  • En las primeras décadas del siglo XIX, en el espíritu del Romanticismo, surgieron los temas vinculados a la sensibilidad personal, las emociones, la subjetividad, la angustia frente a la vida. En este período, apareció el melodrama como forma teatral.
  • A partir de mediados del siglo XIX, con la segunda Revolución Industrial y el surgimiento de las luchas sociales se incorporaron a los repertorios teatrales temas relacionados con los problemas de las clases obreras. El realismo impregnó las producciones teatrales y comenzó a buscarse la objetividad en las representaciones.
  • Durante todo el siglo XIX el teatro se fue liberando de la rigidez del racionalismo clasicista de los siglos previos y comenzaron a incorporarse asuntos relacionados con la burguesía y la vida cotidiana, lenguaje coloquial, naturalidad en los gestos. Las puestas en escena incluían decorados naturalistas, muebles reales, efectos de iluminación.
  • En este contexto nació la figura del director de teatro ya que se requería una figura que integrara todos los recursos de las nuevas producciones teatrales.

El teatro a partir del siglo XX

Con la irrupción de los movimientos de vanguardia a comienzos del siglo XX, se originaron numerosas tendencias que replantearon los conceptos de teatralidad, actuación, el rol del texto, el objetivo de la representación teatral, la función del teatro, la relación entre la obra y el espectador, entre otros.

Representación de una escena de Ubu rey, obra del francés Alfred Jarry por la Escuela Nacional de Drama Delhi, India.

Representación de una escena de Ubu rey, obra del francés Alfred Jarry por la Escuela Nacional de Drama Delhi, India.

Algunas de las características del teatro a partir del siglo XX son las siguientes:

  • Convivieron distintas líneas estilísticas, el simbolismo, el surrealismo, el expresionismo, entre otras.
  • Aparecieron instituciones de investigación teatral, como escuelas, laboratorios, etc. Estas instituciones implican reflexiones teóricas acerca del hecho teatral que dieron una enorme diversidad a la realización teatral.
  • A partir de ellas surgieron nuevos modos de entender los procesos teatrales, por ejemplo, el método de actuación de Stanislavski, el teatro épico de Bertolt Brech, el teatro del absurdo, el teatro ritual de Grotowski, el método Strasberg.

El teatro en Oriente

El teatro tiene una larga tradición fuera del área de influencia europea, sin embargo, las convenciones en torno de la representación son diferentes. En general, en la India, China y Japón, la teatralidad propone transformar la realidad en otra simbolizada a través de máscaras, movimientos extraños, maquillajes exagerados y distorsión de las voces.

Teatro Nô japonés.

Teatro Nô japonés.

Algunas de las manifestaciones teatrales de Oriente son:

  • En India, el Kathakali, representación de mitos hindúes mediante gestos simbólicos y danzas.
  • En China, la Ópera de Pekín, representaciones de personajes arquetípicos con actuaciones que incluyen acrobacia, pantomimas y acciones de destreza física en escenarios vacíos que excluyen la recreación temporal y espacial.
  • En Japón, el teatro Nô, vigente desde el siglo XIV, es una forma aristocrática que combina drama con danza con canto. Otro tipo teatral popular es el Kabuki, surgido en el siglo XVII.

Personalidades de la historia del teatro

La extensa historia del teatro incluye algunas figuras muy relevantes, algunas de las cuales son las siguientes:

  • Autores de tragedias griegas como los griegos Esquilo, Eurípides y Sófocles.
  • William Shakespeare (1564-1616): autor inglés, máximo representante del teatro isabelino y una de las figuras más importantes de la literatura inglesa.
  • Lope de Vega (1562-1635) junto con Tirso de Molina (1579-1648) y Calderón de la Barca (1600-1681): fueron los máximos exponentes del teatro del Siglo de Oro español.
  • Jean-Baptiste Poquelin, Molière, (1622-1673): introdujo la comedia en el estructurado teatro clasicista francés.
  • Carlo Goldoni (1707-1793): fue uno de los iniciadores de la comedia italiana durante el Barroco.
  • David Garrick (1717 -1779): fue uno de los dramaturgos más relevantes del siglo XVIII en Inglaterra. Introdujo los efectos lumínicos en el teatro.
  • Henrik Johan Ibsen (1828- 1906): autor noruego, fue uno de los dramaturgos más influyentes del teatro actual.
  • Bertolt Brecht (1898- 1956): dramaturgo alemán de orientación marxista. Fue investigador teatral y creador del teatro épico.
  • Konstantín Stanislavski (1863-1938): actor e investigador ruso creador del método actoral Stanislavsky.
  • Jerzy Grotowski (1933-1999): dramaturgo polaco, fundador del Teatro Laboratorio para explorar nuevas formas teatrales.
Bibliografía:
  • Berthold, Margot. Historia social del teatro. Madrid, Guadarrama. 1974.
  • Hauser, Arnold. Historia social de la literatura y el arte. Buenos Aires, Debate. 2006.
  • Tello, Nerio y Ravassi, Alejandro. Historia del Teatro para principiantes. Buenos Aires, Era Naciente. 2006.

Compartir:
Facebook Icon
Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Editorial Grudemi (2021). Historia del teatro. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/historia-del-teatro/). Última edición: noviembre 2021. Consultado el 26 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!