Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

5 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2021). Estoicismo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/estoicismo/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Estoicismo

Escuela filosófica fundada alrededor en el siglo IV a. C. por Zenón de Citio.

5m
·
Tabla de contenidos:

¿Qué es?

Publicidad

El estoicismo es una escuela filosófica fundada alrededor en el siglo IV a. C. por Zenón de Citio. Es una de las corrientes filosóficas más influyentes de todas las épocas.

Sus preceptos fueron retomados por el cristianismo y el budismo, entre otras religiones. También influyó sobre filósofos como Descartes y Spinoza y, más recientemente, sobre la corriente cognitiva-conductual de la psicología.

En la actualidad, sus principios generales tienen mucha vigencia entre distintas corrientes de estilos de vida. El nombre «estoicismo» proviene de la palabra griega stoa, que era el portal o la galería donde enseñaba su fundador.

Origen

Junto con el escepticismo y el epicureísmo, el estoicismo surgió en el siglo IV a. C., a finales del período helenístico.

Luego de la muerte de Alejandro Magno y de la caída de los reinos helenísticos, el mundo griego se desestructuró. En el contexto de la inestabilidad general y la crisis social y política resultantes, estas corrientes filosóficas buscaron encontrarle un sentido a la vida.

Características

Las principales características del estoicismo son las siguientes:

  • El estoicismo no constituye un sistema filosófico sino una filosofía de vida. A partir de su concepción del universo, propone prácticas de la vida cotidiana para lograr la felicidad.
  • Considera que el camino hacia la felicidad consiste en ejercitar la virtud a través de la ciencia. La persona que es libre es feliz, y si está sujeta a su voluntad se liberará a través de la razón.
  • Los estoicos consideran que el universo es un organismo vivo con un alma racional. Esta razón universal y divina, el logos, participa de todo lo que existe y permite explicar todo. Cada situación, incluso aquellas que puedan parecer negativas para una persona, tienen una explicación en el orden del logos, ya que cada elemento particular se funde en un orden cósmico del que participamos todos.
  • La inteligencia de cada persona es una partícula de la razón universal. Por lo tanto, todas las personas son iguales entre sí. Esta premisa fue muy importante en un mundo como el de las antiguas Grecia y Roma, caracterizado por las diferencias sociales y la existencia de la esclavitud.
  • Como todas las personas participan de la racionalidad del logos, el modo de alcanzar la felicidad es vivir en sintonía con esa razón que gobierna el universo.
  • Lo único que las personas pueden hacer frente a los eventos del mundo es controlar su propio modo de enfrentar las cosas. En eso consiste la libertad humana, en el modo de enfrentar los acontecimientos, que de todos modos van a suceder porque son decisión del logos.
  • El modo estoico de vida consiste en vivir en armonía con la naturaleza. Esto significa vivir de acuerdo con la propia naturaleza, que en los humanos es ser social y racional. Por lo tanto, el estoicismo propone el uso de la razón para mejorar la vida social, aceptando lo que depara el destino porque este es una manifestación de los designios del logos.
  • Privilegia el aspecto ético sobre todos los demás. La función de la ética, según los estoicos, es mostrar a las personas el camino para alcanzar la felicidad.
  • Los estoicos dividen las emociones en 2 categorías: las negativas, como el miedo o el odio, y las positivas, como el amor y la alegría. Tratan de eliminar las negativas y desarrollar las positivas en un proceso de construcción del carácter hacia la virtud. Así también, buscan dominar las pasiones y deseos para lograr la ataraxia o imperturbabilidad.

Principales filósofos

Algunos de los filósofos más importantes de las escuelas estoicas antiguas fueron:

Estatua emperador estoico Marco Aurelio Antonino. Plaza del Campidoglio, Roma.

Estatua emperador estoico Marco Aurelio Antonino. Plaza del Campidoglio, Roma.

  • Zenón de Citio (336 a. C. – 264 a. C.): fundador del estoicismo. Era un rico comerciante de la ciudad de Citio, en la isla de Chipre, que perdió todos sus bienes en un naufragio. A partir de este evento estudió filosofía en Atenas con diferentes maestros hasta que desarrolló la escuela filosófica estoica.
  • Crisipo de Solos (c. 281/78 a. C.-c. 208/05 a. C): discípulo de Zenón y continuador de su escuela.
  • Epicteto (55 d. C-135): filósofo romano de origen griego que fue esclavo gran parte de su vida. Alrededor del 93, fundó una escuela estoica en Nicópolis (Grecia) que alcanzó una gran fama.
  • Lucio Anneo Séneca (c. 4 a. C.- 65d. C.): filósofo y político romano cuyas obras son la principal fuente de estudio del estoicismo antiguo.
  • Marco Aurelio Antonino (121-180 d. C.): emperador romano seguidor de la filosofía estoica. En su libro Meditaciones realizó una serie de reflexiones acerca del gobierno desde una posición estoica.
Bibliografía:
  • AA.VV. Los estoicos antiguos. Obras. Madrid, Biblioteca Gredos, Madrid. 2007.
  • Ferrater Mora, José. Diccionario de Filosofía de bolsillo. Madrid, Alianza editorial. 2014.
  • Carpio, Adolfo, Principios de la filosofía. Una introducción a su problemática. Buenos Aires, Paidós. 2015.
Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2021). Estoicismo. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/estoicismo/). Última edición: abril 2024. Consultado el 24 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!