Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2019). Yugoslavia. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/yugoslavia/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Yugoslavia

Nombre genérico con el que se conoció a un Estado multicultural de la península de los Balcanes que, con distintas denominaciones, existió entre 1918 y 2003.

Tabla de contenidos:

¿Qué fue?

Publicidad

Yugoslavia fue un nombre genérico con el que se conoció a un Estado multicultural de la península de los Balcanes que, con distintas denominaciones, existió entre 1918 y 2003.

Ese Estado se conformó el 1 de diciembre de 1918, cuando se proclamó el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. Perduró hasta 1929, cuando pasó a llamarse Reino de Yugoslavia. Ese Estado monárquico y centralista existió hasta 1941, cuando fue ocupado por la Alemania nazi.

Luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, se conformó la República Federal Popular de Yugoslavia, que fue gobernada por el mariscal Joseph Tito. A diferencia de otros países de Europa Oriental, Tito impuso un modelo de socialismo autogestionario, que le puso límites a la influencia de la Unión Soviética.

En 1963, pasó a llamarse República Federativa Socialista de Yugoslavia y perduró hasta 1991, cuando Croacia y Eslovenia proclamaron su independencia.

Esta secesión dio lugar al estallido de las Guerras Yugoslavas, tras las cuales Croacia, Eslovenia, Montenegro y Bosnia y Herzegovina fueron reconocidas como repúblicas independientes por la comunidad internacional.

Serbia y Montenegro trataron de preservar la unión, por lo que en 1992 conformaron la República Federal de Yugoslavia, que finalmente se desintegró en 2003.

Yugoslavia de 1945 a 1992.

Yugoslavia de 1945 a 1992.

¿Cómo surgió?

A principios del siglo XX la península balcánica estaba habitada en su mayor parte por los eslavos del sur. Entre ellos, croatas y eslovenos estaban integrados al Imperio austrohúngaro, mientras que serbios y montenegrinos se habían independizado del Imperio otomano en 1878.

Publicidad, continua debajo

En 1913, el triunfo de Serbia y de Montenegro sobre los turcos en las Guerras de los Balcanes contribuyó a exacerbar el sentimiento paneslavo de los pueblos de la región.

En 1918, la disolución del Imperio austrohúngaro permitió la concreción de la unidad de todos los eslavos del sur, que se unieron para formar el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, proclamado el 1 de diciembre de 1918. Su forma de gobierno fue la monarquía constitucional y su primer rey fue Alejandro I de la dinastía serbia de los Karadordević.

El nuevo gobierno se propuso lograr la cohesión política y económica de las distintas regiones que integraban el reino. Pero la gran diversidad cultural y religiosa dificultó ese objetivo y derivó en constantes conflictos políticos entre las distintas nacionalidades.

Debido a estos conflictos, en 1929, el rey Alejandro I abolió la Constitución, clausuró el Parlamento y cambió el nombre del Estado, que pasó a llamarse Reino de Yugoslavia.

La actitud autoritaria del monarca generó la oposición de extremistas croatas, eslovenos y macedonios. En 1934, mientras el rey visitaba la ciudad francesa de Marsella, fue asesinado a balazos por un extremista que pertenecía a una agrupación independentista de Macedonia.

Alejandro I fue sucedido por un regente, el príncipe Pablo, que puso en marcha una política exterior pro alemana.

En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, un golpe de Estado depuso al regente y llevó al poder a Pedro II, quien tomó distancia de las potencias del Eje. Esto provocó la reacción de la Alemania nazi, cuyas tropas ocuparon el territorio de Yugoslavia, mientras el rey se exilió en Londres.

Al finalizar la guerra con la victoria de los Aliados, en 1945, se abolió la monarquía y se creó la República Federal Popular de Yugoslavia. Se inició entonces el período más extenso y estable de la historia de Yugoslavia.

Características

Las principales características de la República Federal Popular de Yugoslavia fueron las siguientes:

  • Estaba integrada por seis repúblicas socialistas: Croacia, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Macedonia del Norte y Serbia. Ésta última incluía las provincias autónomas de Voivodina y Kosovo y Metohija.
  • Su capital era la ciudad de Belgrado, en la actual Serbia.
  • Era gobernada por dirigentes del Partido Comunista, que era el único legalmente habilitado para ocupar los cargos estatales.
  • Su máximo líder fue el mariscal Joseph Tito, que la gobernó hasta su muerte, en 1980.
  • Presentaba una gran diversidad cultural y religiosa, ya que se hablaban varios idiomas (croata, serbio, esloveno, albanés, macedonio) y se practicaban tres religiones distintas (católica, ortodoxa griega y musulmana).
  • En 1963 cambió su nombre por el de República Federativa Socialista de Yugoslavia.
  • Estaba adherida al Movimiento de Países No Alineados que, en el contexto de la Guerra Fría, buscaba hacer equilibrio entre el bloque socialista y el capitalista.

Disolución de Yugoslavia

Luego de la caída del Muro de Berlín, en 1989, y de la desaparición de la Unión Soviética, en 1991, se desataron en Yugoslavia conflictos políticos entre los integrantes de la federación.

Esas tensiones derivaron en la separación de Croacia y Eslovenia que, en junio de 1991, proclamaron su independencia. Como esta secesión fue rechazada por el gobierno federal, dominado por los serbios, se iniciaron las llamadas Guerras Yugoslavas.

Después de sangrientos enfrentamientos y de la intervención de los Estados Unidos y la Unión Europea, entre 1992 y 1995 Croacia, Eslovenia, Macedonia del Norte y Bosnia y Herzegovina fueron reconocidas como repúblicas independientes por la comunidad internacional.

Serbia y Montenegro intentaron preservar la antigua unión con la creación de la República Federal de Yugoslavia. Pero, las divisiones continuaron, ya que, en 1998, la provincia serbia de Kosovo, con población mayoritaria de origen albanés y religión musulmana, se separó de Yugoslavia. Esto derivó en la Guerra de Kosovo (1998-99), tras la cual el gobierno de esta región quedó en manos de la OTAN y las Naciones Unidas.

En 2003, Yugoslavia cambió su nombre por el de República de Serbia y Montenegro, pero se disolvió en 2006 para dar lugar a dos Estados separados.

Países actuales que la conformaban

Los Estados actuales que conformaban la antigua Yugoslavia son:

Bosnia y Herzegovina Eslovenia Macedonia del Norte
Croacia Montenegro Serbia

A estos Estados, se les suma Kosovo, cuyos dirigentes proclamaron la independencia de Serbia el 17 de febrero de 2008, pero esta no es reconocida unánimemente por la comunidad internacional.

Bibliografía:
  • Dahrendorf, Ralf. El recomienzo de la historia. De la caída del Muro a la Guerra de Irak. Buenos Aires, Katz Editores. 2007.
  • Fontana, Josep. Por el bien del Imperio: una historia del mundo desde 1945. Barcelona, Pasado y presente. 2011.
  • Hobsbawm, Eric. Historia del siglo XX. Buenos Aires, Crítica Grijalbo Mondadori. 1998.
  • Judt, Tony. Postguerra: una historia de Europa desde 1945. Madrid, Taurus. 2006.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2019). Yugoslavia. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/yugoslavia/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!