Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Jessica Noemí Solano (2021). Flora. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/flora/). Última edición: diciembre 2021. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Flora

Conjunto de especies vegetales que habitan en un lugar y un momento determinados.

Tabla de contenidos:

Definición

Publicidad

La flora es el conjunto de especies vegetales que habitan en un lugar y un momento determinados. Dentro de esta categoría se incluyen todo tipo de plantas, tanto las vasculares como las no vasculares.

Generalmente, hace referencia a la flora de un determinado ambiente o ecosistema, pero también se puede aludir a la flora de un país o de todo el planeta. Es decir que las especies que incluimos en este conjunto dependen de la escala con la que analicemos un espacio.

La flora de un determinado lugar está adaptada a sus condiciones climáticas y geográficas: la abundancia y estacionalidad de las precipitaciones, las horas de luz, la dirección y potencia de los vientos predominantes, el relieve, etc. Si dichas condiciones se alteran bruscamente, es posible que algunas especies no sobrevivan. En consecuencia, se modifica la flora característica del lugar.

La principal interacción que se da entre las especies que conforman la flora de un sitio es la competencia por los recursos, como el agua, la luz o el nitrógeno del suelo. A su vez, existen algunas interacciones positivas entre especies vegetales que conviven en un mismo lugar. Esto ocurre, por ejemplo, cuando las plantas de una determinada especie ahuyentan indirectamente las plagas que afectan a otra especie, o cuando una especie vegetal atrae polinizadores que también benefician a otro tipo de planta.

Características

A continuación se exponen las principales características de la flora:

  • Las especies vegetales que la componen dependen del ambiente que analicemos.
  • Está adaptada a las características abióticas del ambiente analizado.
  • Puede variar a lo largo del tiempo, debido a la evolución y extinción de las especies.
  • Entre las especies que la componen se producen distintas relaciones.

Clasificación

La flora puede clasificarse de acuerdo con distintos criterios, como su origen geográfico, su utilidad (valorada por las personas) y el estrato que ocupan. Dichos criterios son arbitrarios, es decir que han sido establecidos por los seres humanos para clasificar y organizar la naturaleza que los rodea.

Según su origen geográfico

La flora de un determinado lugar puede ser nativa o exótica según su origen geográfico:

Publicidad, continua debajo
  • Flora nativa o autóctona: es el conjunto de especies vegetales que son propias de un ambiente o ecosistema. Es decir, que son naturales de allí. Por lo tanto, están bien adaptadas al relieve, a las horas de luz, a la disponibilidad de agua y al viento, entre otros factores ambientales.
  • Flora exótica o invasora: es aquella que ha invadido un ambiente que no le es propio. Esto puede ocurrir por dispersión de las semillas de manera natural o por introducción artificial. En algunos casos, estas especies no sobreviven porque no se adaptan al nuevo ambiente. En otros casos se adaptan, sus poblaciones crecen y compiten por los recursos con las plantas nativas, perjudicándolas.

Según su utilidad para los seres humanos

Las personas han clasificado la flora según si son útiles para producir alimentos, fibras o madera, entre otros bienes, o si son decorativas. En contraposición, han agrupado a aquellas plantas con poca utilidad que, generalmente, son consideradas maleza:

  • Flora agrícola y de jardín: corresponde a las especies vegetales que son cultivadas por las personas con el objetivo de obtener un bien material (como el maíz, la papa, la caña de azúcar o el algodón) o estético (como las ligustrinas). Generalmente estas especies vegetales no son nativas del lugar donde se cultivan, por lo que pueden volverse invasoras.
  • Flora arvense: hace referencia a las especies vegetales que no son consideradas de utilidad por las personas y, por lo tanto, se catalogan como maleza o yuyo. Suelen afectar a la flora agrícola o de jardín al competir por los recursos. Es por ello que las personas buscan erradicar estas especies a través de métodos mecánicos o químicos. Sin embargo, la existencia de este tipo de flora puede aportar beneficios a los cultivos, como el control de plagas, la atracción de polinizadores, la aireación del suelo o la fijación de nitrógeno. Es por ello que el término flora arvense se utiliza cada vez menos.

Según el estrato que ocupan

En la naturaleza, la vegetación ocupa diferentes estratos. Generalmente se reconocen tres: el herbáceo, el arbustivo y el arbóreo:

  • Flora herbácea: comprende a las hierbas que crecen cerca del suelo. Por lo general, son plantas que no tienen crecimiento secundario, es decir, no desarrollan troncos. Además, suelen ser plantas que crecen rápido y viven pocos meses. Predominan en pastizales y pueden ser escasas en ambientes muy sombríos, como lo son algunos bosques densos.
  • Flora arbustiva: comprende principalmente a los arbustos, plantas que suelen tener uno o dos tallos leñosos que se ramifican cerca del suelo. Por lo general, es la flora predominante en ambientes donde los recursos no son suficientes para soportar árboles de gran tamaño, como en las estepas. También se desarrolla en bosques y selvas donde proliferan especies vegetales adaptadas a vivir bajo la sombra del estrato arbóreo. Es por ello que el estrato arbustivo se conoce como sotobosque.
  • Flora arbórea: comprende a los árboles que conforman el estrato superior o dosel. Los árboles se caracterizan por tener un solo tallo leñoso, llamado tronco, que se ramifica lejos del suelo. En bosques y selvas, son las especies vegetales que más luz reciben.

Flora y fauna

  • Quizás puede interesarte: Fauna.

Flora y fauna son dos términos que suelen ir de la mano pero se diferencian en el tipo de organismo al que hacen referencia. Mientras que la flora se refiere a la vegetación de un lugar, la fauna se refiere a los animales de ese sitio.

Así como la flora está determinada por las condiciones climáticas y geográficas del lugar, la fauna está determinada por la flora. Una vegetación más exuberante y diversa permitirá una mayor riqueza específica de animales, como ocurre en las selvas tropicales. Esto se debe a que las plantas (así como las algas y cianobacterias en ecosistemas acuáticos) son el primer eslabón de toda cadena trófica.

Ejemplos

A continuación se presenta como ejemplo la flora de las Islas Galápagos. Cuenta con aproximadamente 560 especies nativas, de las cuales un tercio es endémico.

Entre estas plantas propias de las islas se destacan los arbustos y árboles del género Scalesia, que pueden formar matorrales o densos bosques. Otras plantas endémicas son el algodón de Darwin (Gossypium darwinii), la margarita de Darwin (Darwiniothamnus tenuifolius), el lecocarpus de Darwin (Lecocarpus darwinii) y el cactus de lava (Brachycereus nesioticus). Además de estas y otras especies endémicas, abundan las miconias y los mangles.

Bibliografía:
  • Flora y fauna de las islas Galápagos: principales especies. Recuperado de lifeder.
  • Curtis, H. et al. Biología. (7a ed.) Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana. 2008.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Ciencias Biológicas (Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires). Editora y redactora de contenidos.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Jessica Noemí Solano (2021). Flora. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/flora/). Última edición: diciembre 2021. Consultado el 24 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!