Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

7 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2023). Imperio japonés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/imperio-japones/). Última edición: abril 2024. Consultado el 19 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Imperio japonés

Etapa de la historia del Japón comprendida entre la Restauración Meiji, en 1868, y la proclamación de la Constitución de 1947.

Tabla de contenidos:

Datos

Fecha 1868-1947
Capital Tokio
Forma de gobierno Monarquía absoluta
Idioma Japonés
Religión Sintoísmo
Moneda Yen

¿Qué fue?

Publicidad

La expresión Imperio japonés se refiere a una etapa de la historia del Japón comprendida entre la Restauración Meiji, en 1868, y la proclamación de la Constitución de 1947, tras la derrota en la Segunda Guerra Mundial.

Algunos historiadores sostienen que el imperio como tal recién comenzó a forjarse en 1895, cuando el triunfo de las fuerzas niponas, en la primera guerra sino-japonesa, dio inició a la expansión territorial.

Para esa época, hacia fines del siglo XIX, la rápida industrialización y la modernización de las fuerzas armadas transformaron a Japón en una potencia mundial con pretensiones de crear un extenso imperio colonial. La expresión de ese poderío fue la sorprendente derrota infligida al Imperio ruso en 1905.

El Imperio japonés durante su máxima extensión, en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial.

El Imperio japonés durante su máxima extensión, en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras las anexiones de Corea y Manchuria, entre 1910 y 1931, el Imperio japonés abarcaba 1.984.000 km², pero en el apogeo de su poder, en 1942, sobrepasaba los 7 millones de kilómetros cuadrados.

Luego de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, la ocupación militar por parte de fuerzas estadounidenses derivó en la pérdida de todas las posesiones coloniales y la consecuente desaparición del Imperio japonés, que pasó a llamarse Estado del Japón.

Origen

La Restauración Meiji, en 1868, estableció el sistema político imperial, que reemplazó a lo que hasta entonces había sido el shogunato Tokugawa, de características similares al feudalismo europeo.

El artífice de esta transformación fue el emperador Mutsuhito, que estableció su capital en el castillo de Edo, en la actual Tokio, y expresó las metas de su gobierno en la llamada Carta Juramento.

Publicidad, continua debajo

La Restauración produjo enormes cambios en la estructura política y social de Japón, que se modernizó de manera acelerada en un proceso de transición al capitalismo industrial dirigido por el Estado.

Este proceso corrió en paralelo a la adopción de los sistemas educacionales de los países líderes de Occidente, tras diversas misiones enviadas a observar el funcionamiento de la educación de Europa y los Estados Unidos.

Características

El emperador Hirohito durante su entronización en 1928. Reinó sobre el Imperio japonés desde el 25 de diciembre de 1926 hasta el 2 de mayo de 1947. Ascendió al trono tras la muerte de su padre, Yoshihito.

El emperador Hirohito durante su entronización en 1928. Reinó sobre el Imperio japonés desde el 25 de diciembre de 1926 hasta el 2 de mayo de 1947. Ascendió al trono tras la muerte de su padre, Yoshihito.

Las principales características del Imperio japonés fueron las siguientes:

  • Su ciudad capital era Tokio, la antigua Edo, renombrada en 1868 cuando desplazó como centro del poder político a Kioto.
  • Estaba dividido en prefecturas, que en 1871 reemplazaron a los antiguos feudos.
  • Contaba con unos 65 millones de habitantes a principios de la década de 1930.
  • Sus símbolos oficiales eran el Himno Imperial Kimigayo, el Escudo y la Bandera nacional, llamada del “Sol rojo” tras su adopción en 1870. La Armada Imperial japonesa utilizó otra bandera, conocida como del «Sol naciente», que fue el símbolo de la expansión imperial;
  • Tenía dos lemas: “Ocho cuerdas, un cielo” y “Todo el mundo bajo un mismo cielo”
  • Su idioma oficial era el japonés, que era hablado por más del 90% de la población.
  • Estaba regido por la Constitución de 1890, que estableció como forma de gobierno una monarquía constitucional al estilo prusiano, en la que el emperador tenía gran autoridad pero debía compartir el poder con una Dieta o Parlamento. Sin embargo, luego de la Gran Depresión se estableció un sistema nacionalista y autoritario, en el que los militares fueron controlando cada vez más cuotas de poder hasta que se suprimieron los partidos políticos en 1940.
  • Su economía estaba basada en un capitalismo de Estado que otorgó gran poder a los zaibatsus, que eran conglomerados mercantiles, financieros e industriales que respondían a una única dirección empresarial. Expresión de la expansión económica fueron la extensión de las líneas de ferrocarril, desde 1872, y la radicación de fábricas de montaje de camiones y automóviles.
  • Desde el punto de vista cultural presentaba grandes diferencias entre las zonas urbanas y los espacios rurales. Las primeras estaban más impregnadas del modernismo europeo mientras que los segundos estaban más apegados a la tradición feudal.
  • El sintoísmo, de características animistas, fue el agente ideológico catalizador en las reformas políticas, ya que aludía a la descendencia directa del emperador Mutsuhito de Jinmu Tennō, el fundador mítico del Japón.
  • Pese a que estaba basada en los modelos occidentales, la educación promovió el culto a la divinidad sagrada del emperador, por quien era un gran honor dar la vida.

Expansión

Tropas japoneses festejando una victoria cerca de Pekín, China, en el verano de 1937.

Tropas japoneses festejando una victoria cerca de Pekín, China, en el verano de 1937.

Desde 1895, Japón construyó un extenso imperio colonial que incluía la isla de Formosa o Taiwán (1895), Corea (1910), Manchuria (1931), y partes del norte de China (1937). Los japoneses consideraban la anexión de esos territorios como una necesidad política, pero sobre todo económica.

Esto se debió a que el territorio insular de Japón carecía de las materias primas imprescindibles para asegurar una expansión industrial sostenida, entre ellas el carbón, el hierro, el caucho y el petróleo.

La necesidad de contar con estos recursos naturales impulsó el expansionismo territorial y la modernización de las fuerzas armadas, imprescindible para conformar una maquinaria bélica que permitiera ocupar y defender los territorios anexados.

Fin del Imperio

Luego de la batalla de Midway (1942), Japón sufrió varias derrotas a manos de las fuerzas estadounidenses, que fueron ocupando las islas del Pacífico.

A fines de junio de 1945, los estadounidenses lograron tomar la isla de Okinawa, situada a 2.000 kilómetros de Tokio. El 26 de julio, los Aliados emitieron la Declaración de Potsdam, en el que intimaron al Japón a rendirse para no padecer la “inevitable devastación” de su territorio.

Como el gobierno nipón rechazó el ultimátum, los miembros del alto mando estadounidense barajaron varias alternativas de ataque, entre ellas una operación anfibia similar a la llevada a cabo en el Desembarco de Normandía. Pero los cálculos de las posibles bajas decidieron al presidente Harry S. Truman a optar por un ataque con bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.

La destrucción de ambas ciudades y la muerte instantánea de unos 120.000 japoneses obligaron al emperador Hirohito a doblegarse ante los Estados Unidos.

El 2 de septiembre, a bordo del acorazado Missouri, se firmó la rendición incondicional del Japón. De esta manera finalizó la Segunda Guerra Mundial y se inició la ocupación militar del territorio japonés por fuerzas estadounidenses, que se prolongó hasta la entrada en vigor del Tratado de San Francisco, el 28 de abril de 1952.

Durante esos seis años, se sancionó la Constitución de 1947, que estableció la actual monarquía constitucional con división de poderes y soberanía popular.

Bibliografía:
  • Beasley, W. G. Historia Contemporánea de Japón. Madrid, Alianza, 1995.
  • Hobsbawm, Eric. Naciones y nacionalismos desde 1780. Buenos Aires, Crítica, 1998.
  • Whitney Hall, John. El Imperio japonés. México, Siglo XXI, 1973.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2023). Imperio japonés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/imperio-japones/). Última edición: abril 2024. Consultado el 19 de junio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!