Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

6 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2023). Religión de los aztecas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/religion-de-los-aztecas/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Religión de los aztecas

Religión practicada por la civilización azteca.

6m
·
Tabla de contenidos:

¿Cómo fue la religión de los aztecas?

Publicidad

La religión de los aztecas o mexicas fue la practicada por esta cultura precolombina.

Esta religión compartía una cosmovisión común a Mesoamérica desde tiempos antiguos que concebía una integración entre naturaleza y divinidad.

Al mismo tiempo, estaba estrechamente vinculada a las instituciones sociales, políticas y económicas del Estado azteca ya que la vida social formaba parte de un todo indivisible de lo divino. Como sucedió con todas las culturas del período posclásico mesoamericano, el rasgo característico de la religión azteca fue el militarismo que concebía los procesos cósmicos como una lucha.

El militarismo se manifestaba también en las luchas rituales y en la representación de escenas de muerte y batallas con elementos como armas, huesos y animales carnívoros, y en los frecuentes sacrificios humanos.

Características

Entre las características de la religión azteca se pueden mencionar las siguientes:

  • Era una religión politeísta, es decir, creía en múltiples dioses. El cosmos entero estaba personificado en distintas divinidades.
  • Tenía una concepción de la naturaleza y las divinidades fusionadas con la vida social y humana. En su cosmovisión, los mexicas creían que seres humanos, naturaleza y cosmos formaban parte de un mismo sistema.
  • Su cosmovisión estaba construida a partir de la observación de la naturaleza. Practicaban el culto a las cuevas, los cerros y el mar como elementos relacionados entre sí.
  • Consideraba que los dioses cumplían un ciclo de vida y muerte en el mundo, ya que necesitaban morir para renacer renovados. Se creía que los dioses podían ocupar cuerpos humanos para vivir y morir en ellos. Por eso muchas veces se convertía a los prisioneros en dioses mediante rituales y se los sacrificaba para ayudar al dios a renacer. En ocasiones, el cuerpo de la víctima se trozaba y repartía entre los fieles que los comían en una especie de comunión.
  • Atribuía a los seres humanos un carácter de auxiliar de los dioses. Creían que estos necesitaban ser alimentados con sangre humana por lo que se les realizaban sacrificios humanos. Las personas también realizaban autosacrificios lacerándose con púas de maguey la lengua, las orejas, los labios y los genitales para entregarles su sangre a los dioses.
  • Tenía una concepción dualista del universo. La vida y la muerte eran complementarias y estaban relacionadas con el agua, el cielo, la tierra y el inframundo. La temporada de lluvias estaba asociada a la muerte por el vínculo entre el agua y el mundo subterráneo, el de los muertos. En cambio, la temporada de seca se relacionaba con la vida.
  • Creían en la posibilidad de contacto con lo sobrenatural por medio del consumo de sustancias psicotrópicas.

Dioses aztecas

Representación del dios Huitzilopochtli en un códice.

Representación del dios Huitzilopochtli.

Los aztecas consideraron como divinidades a todos los planetas y estrellas que conocieron y también a los cerros, las aguas subterráneas y el mar, lo mismo que a muchos animales y plantas, como Mayahuel deificación del maguey.

El dios principal era el guerrero Huitzilopochtli, el Sol. Su hermana, la Luna, era la diosa Meztli. El antagonista de Huitzilopochtli era el dios Quetzalcoatl. Otros dioses adorados por los aztecas fueron:

Publicidad, continua debajo
Nombre Función
Tláloc Dios de la lluvia y la agricultura, de la tierra y los cerros. Era un dios antiguo adorado por otras culturas (era el Chac maya y el Cocij zapoteca) podía ser tanto benéfico como destructor. Tenía una hermana, llamada Chalchiuhtlicue, que era la diosa del agua.
Tezcatlipoca Señor de cielo nocturno y de la destrucción. Se lo reconocía como patrón de los hechiceros y los malvados.
Huehueteotl Dios viejo del frío y del fuego. Era el que daba y quitaba el frío.
Xipe Totec El dios desollado. Se lo relacionaba con los ciclos agrícolas y la primavera
Tlazoltéotl Diosa de la lujuria y la fecundidad, madre de Centéotl, el maíz, que también fue deificado.
Tonantzin o Coatlicue Diosa madre, diosa de la vida y la muerte.
Mictlancihuatl y Cihuateteo Diosas de los muertos que habitaban el inframundo.
Xochipilli Dios de las flores y de la alegría.
Huehuecóyotl Dios protector de los músicos.
Yacatecuhtli Dios de los comerciantes

Celebraciones

Los rituales y celebraciones de la religión de los aztecas eran muy numerosos. Cada mes del año estaba dedicado a una fiesta religiosa.

Los dioses se homenajeaban con fiestas con bailes, música, cantos, ofrendas de flores, alimentos, objetos de lujo y sacrificios humanos.

Además de la sangre, el fuego era un elemento importante en el ritual mexica; en las casas y los principales edificios existían braseros con fuego que se mantenía encendido durante ciclos de 52 años.

Mitología azteca

Los aztecas creían en un principio creador dual, masculino y femenino del que se habían creado los demás dioses.

Ometcchuhtli (Señor 2) y Omecíhuatl (Señora 2) vivían en Omeyocan (Lugar 2) donde se había originado la creación. Sus cuatro hijos fueron Xipe o Camaxtli, que era rojo; Tezcatlipoca, negro, Hutzilopochtli, azul y Quetzalcóatl, blanco.

Estos dioses gobernaban los puntos cardinales, y las cuatro direcciones del mundo.

La creación del mundo se había realizado en distintas etapas cada una de las cuales era gobernada por un dios-sol que envejecía y se debilitaba con el paso del tiempo. Al final de su vida, se producía un terrible cataclismo en el que el Sol era derrotado por otro dios que pasaba a ocupar su lugar.

Así se habían sucedido 4 etapas, la quinta era la última y cuando terminara sería el fin del mundo. En cada una de las etapas, los seres humanos eran destruidos con el dios-sol. Los de la quinta etapa eran los verdaderos humanos, los que se alimentaban de maíz.

Bibliografía:
  • Broda, Johanna. “Observación y cosmovisión en el mundo prehispánico”. En: Arqueología mexicana. Vol. 1, N.° 3. México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas, ago-sep. de 1993.
  • López Austin, Alfredo. Breve historia de la tradición religiosa mesoamericana. Colección Textos. Serie Antropología e historia antigua de México: 2. México, UNAM, 1999.
  • Matos Moctezuma, Eduardo. Vida y muerte en el templo mayor. Madrid, Fondo de Cultura Económica, 2003.
  • Tena, Rafael, 1936. La religión mexica, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2012.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2023). Religión de los aztecas. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/religion-de-los-aztecas/). Última edición: abril 2024. Consultado el 20 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!