Información del artículo

Tiempo estimado de lectura

11 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Marcelo Néstor Musa (2019). Batalla de Trafalgar. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-trafalgar/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Batalla de Trafalgar

Combate naval que en 1805 enfrentó a Francia y España contra Gran Bretaña.

Tabla de contenidos:

Datos

Fecha 21 de octubre de 1805.
Lugar Cabo Trafalgar, Cádiz, España.
Beligerantes Francia y España vs. Gran Bretaña.
Resultado Victoria de Gran Bretaña.

¿Qué fue?

Publicidad

La batalla de Trafalgar fue un combate naval que enfrentó a Francia y España contra Gran Bretaña. Tuvo lugar frente al cabo Trafalgar, en el sur de España, el 21 de octubre de 1805. Los historiadores la consideran como una de las batallas más importantes de las guerras napoleónicas.

Durante este enfrentamiento naval, las fuerzas en disputa fueron las siguientes:

  • Las armadas de Francia y España, comandadas por el vicealmirante francés Pierre Charles Villeneuve y el teniente general español Federico Gravina, al mando de 33 buques de guerra, 15 españoles y 18 franceses. Contaban con 2626 piezas de artillería y a bordo iban unos 27.000 hombres.
  • La flota de Gran Bretaña, liderada por el vicealmirante inglés Horatio Nelson, integrada por 27 naves, 2148 piezas de artillería y 18.000 hombres.
Combate de Trafalgar, pintura al óleo realizada por el artista español Justo Ruiz Luna en 1890.

Combate de Trafalgar, pintura al óleo realizada por el artista español Justo Ruiz Luna en 1890.

El mediodía del 21 de octubre de 1805 las naves de la escuadra combinada fueron atacadas por los buques británicos frente al cabo de Trafalgar, en el límite del Estrecho de Gibraltar. Debido a la superioridad de la estrategia planteada por Nelson, la habilidad de sus comandantes y la mayor experiencia de sus artilleros, los británicos lograron derrotar contundentemente a los franco-españoles aunque éstos los superaban en número.

Esta victoria de los marinos de Nelson impidió que el emperador francés Napoleón Bonaparte pudiera concretar su proyecto de invadir las islas británicas.

Contexto histórico

En 1803 y 1804 se renovaron las hostilidades entre Francia y Gran Bretaña, que se habían interrumpido en 1802 con la firma del Tratado de Amiens.

Napoleón, que era consciente de que Gran Bretaña era el obstáculo más importante para poder concretar su proyecto de unidad europea, buscó la alianza de España, ofreciéndole el peñón de Gibraltar y otros territorios a cambio de que apoyara la invasión de las islas británicas.

El Reino Unido, por su parte, bloqueó puertos franceses y españoles (Brest, Tolón y el Ferrol), y organizó la Tercera Coalición, una alianza continental que incluía a Austria, Nápoles, Suecia y el Imperio ruso.

Publicidad, continua debajo

A principios de 1805 Napoleón decidió que había llegado el momento de conquistar las islas británicas. Su plan consistía en concentrar un gran ejército en las costas del norte de Francia para atravesar el canal de la Mancha a bordo de unas 2000 barcazas escoltadas por numerosos barcos de guerra.

Para poder obtener la supremacía naval durante el cruce, Napoleón puso en marcha una operación de distracción para sacar de Europa a las naves del Reino Unido. Esta maniobra se inició en marzo de 1805 cuando la escuadra francesa del Mediterráneo partió de Tolón, burló el bloqueo naval y se dirigió a Cádiz, donde se le incorporó una flota española. Desde allí, la armada combinada cruzó el Atlántico y se dirigió al Caribe, donde interceptó a varios barcos mercantes.

La escuadra de Nelson se lanzó en su persecución, pero al llegar al Caribe la escuadra franco-española realizó maniobras evasivas y rápidamente regresó a Europa.

El plan de Napoleón parecía cumplirse a la perfección. Sin embargo, el 23 de julio, cerca del cabo Finisterre, Villenueve se dejó sorprender por una flota británica al mando del vicealmirante Robert Calder, que le bloqueó el ingreso al canal de la Mancha.

Debido a esta inesperada derrota, Napoleón perdió el factor sorpresa, ya que la flota comandada por Nelson tuvo tiempo de volver a Europa para reforzar a la Calder. De esa manera, las naves británicas pudieron posicionarse tanto para defender las costas de su país como para para bloquear el puerto de Cádiz, en el que se refugió la armada franco-española.

Napoleón, disgustado con Villeneuve, le ordenó que se dirigiese hacia las costas de Nápoles. Pero el vicealmirante francés, que deseaba recomponer su imagen ante el emperador, decidió presentar batalla y enfrentarse a la escuadra de Nelson.

Desarrollo

La mañana del 21 de octubre de 1805, Villeneuve zarpó de Cádiz y navegó hacia el sur, rumbo al Mediterráneo. Su escuadra adoptó una formación en columna integrada por tres divisiones, una detrás de la otra.

Nelson, por su parte, organizó su escuadra en dos divisiones: una de 12 navíos, que él comandada, y la otra de 15 barcos al mando del vicealmirante Collingwood. Ambas divisiones formaron en columna y navegaron de manera paralela, en dirección perpendicular respecto a la escuadra franco-española.

Hacia el mediodía, los navíos de las dos divisiones británicas concentraron su ataque sobre el centro de la escuadra franco-española. Poco después lograron romper la línea enemiga en dos puntos separados, provocando la desorganización de la columna combinada, que quedó dividida en tres partes; el centro y la retaguardia expuestas al fuego enemigo y la vanguardia aislada del resto.

Esquema realizado por Heriberto Arribas Abato que representa el ataque de las dos divisiones de la armada británica sobre el centro de flota franco-española.

Esquema realizado por Heriberto Arribas Abato que representa el ataque de las dos divisiones de la armada británica sobre el centro de flota franco-española.

A partir de ese momento comenzaron diversos combates aislados, durante los cuales un navío francés o español era atacado por tres, cuatro o cinco barcos británicos. En uno de esos entreveros, el HMS “Victory”, nave insignia de la primera división, atacó al “Redoutable”, que lo recibió con un nutrido fuego de fusilería. Uno de los disparos franceses hirió a Nelson, que quedó tendido sobre la cubierta. Aun así, el buque británico logró doblegar a su rival y a otras dos naves enemigas, entre ellas el “Bucentaure”, buque insignia de Villeneuve, que fue tomado prisionero.

Mientras tanto, el navío insignia español “Príncipe de Asturias” fue rodeado por varios barcos enemigos y luego de un intenso intercambio de disparos de artillería debió darse a la fuga con grandes daños en su estructura.

Al caer la tarde, la batalla había terminado con una aplastante victoria de los británicos. Nelson murió por las heridas recibidas, pero alcanzó a saber del triunfo logrado antes de expirar.

Causas y consecuencias

Causas

Las principales causas de la batalla de Trafalgar fueron las siguientes:

  • La vieja rivalidad entre Francia y Gran Bretaña, cuyo inicio algunos historiadores sitúan en la guerra de los 100 años y otros en la batalla de Hastings, en 1066, tras la cual el duque normando Guillermo el Conquistador se adueñó de Inglaterra.
  • Las desmedidas ambiciones personales de Napoleón Bonaparte, que aspiraba a constituir un imperio continental que dominara toda Europa y que extendiera su influencia sobre el mundo occidental.
  • La ruptura del Tratado de Amiens, firmado en 1802, que establecía la paz entre Francia y Gran Bretaña. Esta era una paz precaria, que se quebró debido a la coronación de Napoleón como emperador y a sus pretensiones de extender su dominación por todo el continente. Estas circunstancias llevaron al reinició las hostilidades porque Gran Bretaña no podía permitir que Francia construyera un imperio que amenazara su existencia.
  • La alianza entre Napoleón y Carlos IV de España, fundada en el interés de Bonaparte de invadir las islas británicas y en el de los Borbones españoles de recuperar el peñón de Gibraltar, que habían perdido en 1713, tras la firma del Tratado de Utrecht.

Consecuencias

Entre las consecuencias de la batalla de Trafalgar, se destacan las que se enumeran a continuación:

Muerte de Cosme de Churruca, pintura realizada por el artista español Eugenio Álvarez Dumont en 1892. Museo del Prado, Madrid, España.

Muerte de Cosme de Churruca, pintura realizada por el artista español Eugenio Álvarez Dumont en 1892. Museo del Prado, Madrid, España.

  • Francia perdió 12 navíos, reportó 2218 muertos, 1155 heridos y más de 500 prisioneros.
  • Gran Bretaña no perdió ningún buque, aunque tuvo que lamentar 449 muertos y 1241 heridos.
  • El vicealmirante Nelson murió por las heridas recibidas y se convirtió en uno de los héroes más importantes de la historia británica.
  • España, por su parte, perdió 10 naves, tuvo 1022 muertos, 1383 heridos y unos 2.500 prisioneros.
  • La flota británica quedó intacta y durante 1806 y 1807 protagonizó la conquista de la colonia neerlandesa de El Cabo de Buena Esperanza y las llamadas Invasiones Inglesas al Río de la Plata.
  • Napoleón no pudo concretar la invasión a Gran Bretaña, por lo que desvió su atención a sus rivales continentales, a las cuales derrotó en Ulm y en la batalla de Austerlitz.
  • El debilitamiento de la flota española implicó que España no pudiera proteger debidamente sus colonias americanas. Esto contribuyó a que se desarrollaran los procesos de independencia hispanoamericanos cuando la familia real española fue apresada por los franceses en 1808.

Importancia histórica

Luego de Trafalgar, Napoleón abandonó la idea de invadir Gran Bretaña. Impuso, en cambio, un bloqueo continental que impedía a los habitantes del Imperio napoleónico comprar mercaderías inglesas. Pero esa medida, que pretendía poner en recesión la economía británica, fracasó rotundamente.

La importancia de Trafalgar radica en que impuso la superioridad naval de Gran Bretaña, debido a la destrucción de gran parte de la flota francesa y de parte de la española.

Esa superioridad naval fue una de las bases de la consolidación del Imperio británico, que alcanzó su apogeo entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Protagonistas

Los principales protagonistas de la batalla de Trafalgar fueron los siguientes:

  • Horatio Nelson (1758-1805): vicealmirante británico que se desempeñó como comandante de la flota de su país en las guerras contra Francia, durante las cuales logró éxitos navales de resonancia en San Vicente (1797), Aboukir (1798) y Copenhague (1801). Murió en Trafalgar debido a las heridas recibidas durante el ataque de su nave insignia, el HMS “Victory”, al centro de la flota franco-española.
  • Cuthbert Collingwood (1748-1810): vicealmirante británico, segundo de Nelson en Trafalgar, donde comandó el HMS “Royal Sovereign”, nave insignia de la segunda división. Murió de cáncer a bordo de un navío de línea en las cercanías de las islas Baleares, el 7 de marzo de 1810.
  • Pierre Charles Villeneuve (1763-1806): vicealmirante francés, comandante de la flota franco-española durante la batalla de Trafalgar. Fue tomado prisionero por los británicos y liberado poco después. Fue encontrado muerto en un hotel de Rennes, con seis puñaladas en el pecho, mientras intentaba llegar a París para solicitar una entrevista con Napoleón.
  • Federico Gravina (1756-1806): militar siciliano, comandante de la flota española en Trafalgar. Durante la batalla resultó gravemente herido, ya que un cañonazo británico le arrancó un brazo. Si bien logró sobrevivir y regresar a Cádiz, murió al año siguiente por el agravamiento de sus heridas.
  • Cosme Damián Churruca (1761-1805): científico y militar español, brigadier de la Real Armada y alcalde de Motrico. Se distinguió en la batalla de Trafalgar en la que comandó el navío de línea “San Juan Nepomuceno”. Murió arengando a sus hombres, tras haberse desangrado luego de que una bala de cañón le arrancara una pierna.
  • Baltasar Hidalgo de Cisneros (1756-1829): militar español, comandante del navío “Santísima Trinidad” en Trafalgar. En 1809 fue designado virrey del Río de la Plata. Falleció de causas naturales en Cartagena, España.
Bibliografía:
  • Adkins, Roy. Trafalgar: biografía de una batalla. Barcelona, Planeta, 2005.
  • Cayuela Fernández, José Gregorio. Trafalgar. Hombres y naves entre dos épocas. Barcelona, Ariel, 2004.
  • O’Brian, Patrick. Hombres de mar y guerra, la Armada en tiempos de Nelson. Barcelona, Edhasa, 2004.
  • O’Donnell, Hugo. La campaña de Trafalgar. Madrid, La Esfera de los Libros, 2005.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Marcelo Néstor Musa (2019). Batalla de Trafalgar. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/batalla-de-trafalgar/). Última edición: abril 2024. Consultado el 21 de julio de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!