Información del artículo

Fecha de publicación

julio 28, 2021

Última edición

julio 28, 2021

Tiempo estimado de lectura

8 minutos

Compartir

Facebook Icon

Citar el artículo

Paola Maurizio (2021). Hernán Cortés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/hernan-cortes/). Última edición: julio 2021. Consultado el 28 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!

Contenidos

Retrato de Hernán Cortés. Pintor no identificado.

Hernán Cortés

Conquistador, explorador, militar y empresario español.

8m
·
Tabla de contenidos:

Datos

Nacimiento Medellín, Extremadura (España), 1484.
Fallecimiento Castilleja de la Cuesta, Sevilla (España), 2 de diciembre 1547 (63 años).
Ocupación Conquistador, explorador, militar, empresario.
Causa de la muerte Enfermedad.

¿Quién fue?

Publicidad

Hernán Cortés fue un conquistador español que, en 1519, en el contexto de la conquista de América, inició la expedición al continente que culminaría dos años más tarde con la caída de la ciudad de Tenochtitlán y, con ella, la del imperio mexica.

La hazaña que significó la conquista de México, realizada en contra de las órdenes de las autoridades españolas y con unas huestes muy reducidas en comparación con el poderío militar azteca, lo transformó en una figura legendaria incluso durante su vida.

Los documentos de la época lo describen como una personalidad arriesgada y valiente; con gran sentido del humor, culto y agradable en la conversación y, al mismo tiempo, ambicioso, arrogante y violento.

Una de sus principales características fue su tenacidad para conseguir sus objetivos sin importar los medios que necesitara emplear para hacerlo. Fue, al mismo tiempo, un hábil negociador y estratega y un hombre de acción. Estableció alianzas y pactos, pero no dudó en llevar adelante actos extremadamente crueles cuando lo consideró necesario a sus fines.

Infancia y formación

Cortés nació en Medellín, una localidad pequeña y empobrecida de Extremadura, en España, en una familia de la baja nobleza que, aunque no era rica, tuvo los medios suficientes para permitirle realizar estudios.

Sus padres fueron Martín Cortés de Monroy y Catalina Pizarro Altamirano.

Tuvo una educación básica en la escuela de su pueblo y es probable que haya recibido entrenamiento en equitación y manejo de la espada, como correspondía a alguien de su condición social, ya que se sabe que dominaba ambas disciplinas.

Publicidad, continua debajo

Cuando tenía 14 años, sus padres lo enviaron a estudiar en la ciudad de Salamanca, donde permaneció dos años. No existe registro de que haya realizado estudios en esa universidad, pero sí que adquirió cierta cultura y algunos conocimientos de derecho y de latín que aprovechó años después cuando tuvo que plantear demandas ante el rey. Los escritos que redactó como informes justificatorios de su conducta para el rey Carlos I, conocidos como Las cartas de relación, están escritas en un lenguaje elegante y culto, aunque poco claro.

Luego, pasó un tiempo en Valladolid, donde estaba instalada la corte real. Allí trabajó con un escribano y aprendió el oficio.

Su vida en América

Para un joven inquieto y ambicioso como Hernán Cortés, las únicas posibilidades de adquirir un nombre y fortuna en la España de la época eran participar en las guerras europeas o probar suerte en América, descubierta por Cristóbal Colón hacía muy pocos años.

De modo que en 1504, se embarcó hacia La Española (actualmente Santo Domingo), que era, en ese momento, el único territorio americano donde había asentamientos españoles. Permaneció allí durante siete años durante los cuales se estableció como colono con algunos indígenas encomendados y trabajó como escribano.

En 1511, acompañó la expedición de conquista de la isla de Cuba, en la que se destacó por su eficiencia como soldado y negociador. Instalado allí, trabajó como secretario de Diego Velázquez, el gobernador, y más adelante, fue nombrado alcalde de Santiago de Baracoa, donde además se dedicó a la ganadería y a la minería.

Durante ese periodo, se casó con Catalina Juárez (o Suárez Marcaida), su primera esposa, que falleció en circunstancias confusas unos años después (algunos autores sostienen que habría sido asesinada por el propio Cortés).

Conquista del Imperio mexica

En 1518, el gobernador de Cuba, Diego Velázquez, decidió organizar la llamada Armada de México, una expedición para explorar el continente donde, según todas las noticias, existía un rico imperio. Cortés consiguió ser nombrado capitán e inmediatamente se hizo cargo de la organización de una flota con un contingente de 600 hombres.

En este proceso se hizo evidente su obstinación para llevar adelante la empresa y también su capacidad de seducción. Como Velázquez sospechó que Cortés realizaría la expedición por su cuenta, trató por todos los medios de evitar que pudiera completar los preparativos y envió a apresarlo a dos funcionarios que terminaron pasándose al bando del conquistador.

La captura de Moctezuma, ilustración del libro Historia de la conquista de México.

La captura de Moctezuma, ilustración del libro Historia de la conquista de México.

Una vez en territorio mexicano, Cortés utilizó una estrategia de conquista basada en una combinación de diplomacia y negociación para conseguir el apoyo de algunos grupos indígenas, como los tlaxcaltecas, que fueron sus aliados incondicionales durante todo el proceso de conquista y de amedrentamiento en otros casos. En la ciudad de Cholula, por ejemplo, sus fuerzas asesinaron entre 5000 y 6000 personas desarmadas en pocas horas como escarmiento por una sospecha de traición.

En 1521, Cortés finalmente logró tomar la ciudad de Tenochtitlán y de ese modo, finalizó la conquista del imperio mexica. Durante toda la expedición, a los efectos de las leyes españolas el conquistador estuvo en situación de criminal, ya que había desoído las órdenes del gobernador y había realizado una expedición sin autorización de las autoridades españolas. Recién en 1522, ante la evidencia de la importancia de la conquista, el rey Carlos I no tuvo más remedio que reivindicarlo. Ese mismo año, lo nombró gobernador y capitán general de Nueva España. Por una real cédula del año siguiente, le encomendó además la evangelización de los indígenas, algo que Cortés ya había ordenado.

Sus años de prosperidad

Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, México.

Palacio de Hernán Cortés en Cuernavaca, México.

Después de la caída de Tenochtitlán, Hernán Cortés se instaló en Coyoacán, donde se construyó una casa fortaleza y se rodeó de una corte. Su poder sobre españoles e indígenas despertó enemistades que lo acusaron ante el rey de querer apropiarse de Nueva México para transformarlo en su propio reino, entre otros cargos. Ante las acusaciones de traición, en 1528 decidió presentarse ante el rey para defenderse. Allí, negoció su situación directamente con el rey, quién le otorgó el título de Marqués del Valle de Oaxaca y lo casó con una mujer noble, Juana de Arellano y Zúñiga. Con ella tuvo seis hijos, de los cuales dos fallecieron poco después de nacer.

Además, Cortés tuvo varios hijos con distintas mujeres indígenas y españolas. Se menciona una incluso, Leonor Cortés Moctezuma, que habría tenido una de las hijas del emperador azteca derrocado. De esos hijos, reconoció a 5, a los que incluyó en su legado.

A su regreso a México, se instaló en Cuernavaca donde se estableció como empresario agropecuario, minero e inmobiliario, logrando obtener enormes riquezas. También participó de algunas expediciones de Conquista.

Entre 1530 y 1540, llevó una vida lujosa rodeado de una verdadera corte que, según algunos testimonios no del todo demostrados, tenía incluso un harén con varias concubinas.

Muerte

En 1540, Cortés regresó a España para tramitar diversos reconocimientos ante el rey. Los tiempos de la burocracia de la corte española se alargaron y ante la evidencia de que ya no retornaría a México dictó su testamento.

Murió el 2 de diciembre de 1547 a los 63 años a causa de una enfermedad, aparentemente gastrointestinal, en Castilleja de la Cuesta, Sevilla, España.

Fue sepultado con honores en una tumba cedida por el duque de Medina Sidonia en contra de su deseo de que fueran llevados a Nueva España. Por diversas circunstancias, sus restos fueron trasladados entre siete veces antes de ser depositados en una pared de la iglesia de Jesús Nazareno en la ciudad de México, donde descansan en la actualidad.

Bibliografía:
  • Martínez, José Luis. Hernán Cortés. México, Fondo de Cultura Económica. 2015.
  • Miralles, Juan. Hernán Cortés. Inventor de México. Barcelona, Tusquets. 2004.
  • Benassar, Bartolomé. Hernán Cortés. El conquistador de lo imposible. Madrid, Temas de Hoy. 2002.

Compartir:
Facebook Icon
Acerca del autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar este artículo:

Al citar este artículo, reconoces la autoría original, previenes plagios y brindas a tus lectores la posibilidad de acceder a las fuentes originales para obtener más información o verificar datos.

Paola Maurizio (2021). Hernán Cortés. Recuperado de Enciclopedia Iberoamericana (https://enciclopediaiberoamericana.com/hernan-cortes/). Última edición: julio 2021. Consultado el 28 de mayo de 2024.
Copiar cita
¡Cita copiada a portapapeles!
¡Enlace copiado a portapapeles!